Canarias es el lugar de Europa con más horas de sol: 3.000 horas de luz 365 días al año. Pero es mucho más que “sol y playa” y el Cabildo Insular de Tenerife está trabajando para mostrárselo al mundo. El pasado 28 de marzo se inauguró el Sendero de los Sentidos, una experiencia que pueden disfrutar niños, senderistas y personas con alguna discapacidad.

Este recorrido se encuentra en el Llano de los Loros, dentro del Parque Rural de Anaga (14.419 hectáreas de laurisilva, bosques y extraordinario paisaje de endemismos). El itinerario, breve y accesible para todos, propone diferentes experiencias a través del olfato, la vista o el tacto con las que descubrir distintos elementos del entorno.

El sendero y los sentidos

De entre los tres itinerarios que se han preparado en el Llano de los Loros, uno de ellos es el que se ha adaptado completamente para personas con alguna discapacidad, motora o sensorial.

Es el más breves de los tres con una duración de 20 minutos y 340 metros de longitud. En cambio, los otros dos recorridos son de 544 metros y 1.272 metros. En estos trayectos se han incluido elementos por lo general extraños en un sendero: tirolinas y pérgolas, también puentes de madera, para salvar obstáculos. Pero ¿qué quiere decir sensorial?

Parque Rural Anaga

Fuente: Noemi M. M.

El Sendero de los Sentidos incorpora paneles con signos sensoriales que captarán la atención de los viajeros. En estos puntos se podrá oler, tocar o mirar un determinado elemento de la flora, la fauna o la geología.

Se han escogido minuciosamente los miradores desde los que contemplar el conjunto del Parque Rural Anaga.

El Cabildo Insular de Tenerife muestra así su voluntad de dinamizar desde otro punto de vista los valores naturales, históricos y culturales de la isla, más allá del sol y playa.

Al proyecto se destinaron 144.000 € y ya está en marcha para que accedan a los itinerarios todo tipo de público.

Más información | El Sendero de los Sentidos

Un Comentario publicado

  1. ignacia
    Publicado 15 agosto 2012 en 11:35

    en verdad esprecioso y completamente relajante, es encontrarse con dios y con uno mismo, me encanta caminar en los montes de anaga

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios