Fira bruixes Sant Feliu Sasserra

Fuente: Fira Bruixes

Sabes que todo es teatro, pero pasas miedo. La noche del 31 de octubre y la jornada del 1 de noviembre se celebra la XI Fiesta de las Brujas en Sant Feliu Saserra, pueblecito con 661 habitantes situado en la comarca del Lluçanès (Barcelona). Cada año, por estas fechas, vuelve su vista atrás hasta el s. XVII para recuperar la magia, el esoterismo y la justicia.

El espacio y el espectáculo son los ingredientes básicos para conseguir una buena pócima de Halloween. Con el resto de elementos el resultado de la Feria de las Brujas es tan atractivo como aterrador. Una trama bien representada, personajes de cuento insertados en una historia de injusticia real y los tradicionales puestos de artesanía, pasacalles o invocaciones son algunos de los secretos de esta caldo festivo.

Justicia para las mujeres de los siglos XVI y XVII

El origen de la celebración se encuentra en los episodios macabros que tuvieron lugar entre los siglos XVI y XVII en la localidad. Muchas mujeres fueron condenadas a la horca injustamente acusadas de prácticas de brujería. La última de ellas fue La Napa -María Pujol- que fue ahorcada en 1767 inculpada de asesinar a una niña. Era la última “bruja” de Cataluña condenada. E injustamente.

Pero por ser terrible no se quiere olvidar y la mejor manera de hacerlo es a través de una gran representación festiva. La fiesta comienza puntualmente a las 23.00 h cuando una bruja se descuelga desde el campanario de la iglesia e invoca la celebración. Es la noche del 31 de octubre, fecha en la que muchas culturas han establecido el fin de un ciclo o la apertura del submundo a la esfera de los mortales.

Acto seguido llega el pasacalles esotérico que descubrirá a los aterrados expectadores “los rincones más tenebrosos de San Feliu Sasserra”. Serán los mismos viajeros quienes comprenden mejor la historia y los acontecimientos “tenebrosos” a medida que transcurre la celebración. Rituales, cazas de brujas, juicio y finalmente la escenificación del ahorcamiento en el Serrat de les Forques (Monte de las Horcas), lugar donde históricamente se torturaba a los condenados.

A propósito de la celebración, a las 12 del mediodía del mismo 31 de octubre se organiza una visita guiada y a plena luz por el pueblo y su historia. Podréis aprender más sobre la temática esotérica en el Centro de interpretación de la Brujería.

La Feria de las Brujas, la artesanía y el esoterismo

Al día siguiente se organiza la XII Feria de las Brujas. El pueblo continuará imbuido en su ambiente esotérico porque aquí se dispondrán los echadores de cartas y las pitonisas variopintas, mujeres con gran habilidad para preparar pócimas y un nutrido abanico de personajes extraídos de cuentos y leyendas.

En las calles también habrá lugar para la artesanía en las numerosas paraditas. Más allá del propio ambiente de Sant Feliu de Sasserra también se pueden visitar otros espacios relacionados con la brujería:

  • El Roc Foradat en Prats de Lluçanès, donde La Napa preparaba sus ungüentos.
  • El Llano de las Brujas, el Monte de los Muertos o el Torrente del Infierno, parajes con sus nombres históricos sugerentes.
  • El Gorg Negre (Pozo Negro) en Sant Martí de Sobremunt. Tal era su profundidad que se creía que llegaba hasta el Infierno.

Cómo llegar

Se puede llegar fácilmente en coche siguiendo la carretera C-25 hasta las salidas 151 o 164, dependiendo del punto de salida.

También se puede llegar en autobús a través de la compañía Sagalés. Desde Barcelona, el trayecto cuesta 6,05 €.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios