La Ermita de San Juan de Gaztelugatxe, en Vizcaya, se encuentra construida sobre lo que parece una isla, un gran peñasco unido a la península por un pequeño hilo de rocas, construida sobre ellas una escalera la cual permite a los peregrinos llegar hasta el islote.