Area de baño en el Río Tajo

Area de baño en el Río Tajo. Fuente: Estación Náutica Alto Tajo

Todos los años la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha publica una lista de lugares interiores de baño en la comunidad autónoma, en ríos y embalses. Esta lista incluye algunos de los sitios de baño más conocidos y normalmente concurridos de Guadalajara como Abánades, Trillo, Pareja o el embalse de Entrepeñas.

Pero más allá de estos, hay en la provincia un sinnúmero de espacios, con aguas cristalinas, que nos llaman a refrescarnos en estos calurosos días de verano. Os dejamos aquí una lista con 4 de ellos, poco conocidos y poco frecuentados, que harán el disfrute de toda la familia.

1. Pozas negras de Cantalojas

Pozas Negras Cantalojas - Piraguas El Vado

Fuente: Estación Náutica Alto Tajo

Situadas en el pueblo de Cantalojas, conocido por ser la puerta al Hayedo de Tejera Negra, las pozas negras son probablemente las más bonitas de toda la provincia. Están enclavadas en el río de la Hoz, que viene directamente desde el Hayedo, y son tres grandes pozas separadas por pequeños saltos de agua y rodeadas de un exuberante pinar.

Bañándose en sus aguas uno recuerda los paisajes alpinos o americanos, pero en plena Sierra Norte de Guadalajara.

Acceder a este paraíso requiere de esfuerzo, y de aproximadamente una hora y media de caminata desde el pueblo. El paseo es extremadamente agradable entre los pinares, hasta llegar al cruce de caminos que nos permite bajar hacia el río. La bajada es agradable, pero el camino de regreso se hace un poco duro, aunque os aseguramos que el esfuerzo habrá valido la pena.

2. La piscina natural de La Toba

Piscina Natural de La Toba - Piraguas El Vado

Fuente: Estación Náutica Alto Tajo

En este pequeño pueblo situado muy cerca de Jadraque, en plena Alcarria Alta, se construyó hace algunos años una piscina natural con zona de merendero que hará las delicias de los más pequeños.

Sus aguas se recogen del aledaño río Bornova, aguas abajo de la presa del Alcorlo. La piscina, bastante grande, suele estar bien fría, ya que el agua del Bornova fluye en verano gracias a la represa, que suelta su agua en la parte más baja y fría del Embalse. Aun así, es extremadamente refrescante y agradable para los días de verano.

Además, cuenta con una zona ajardinada y preparada para poder disfrutar de un buen almuerzo o merienda en sus mesas y bancos. Se accede a la piscina desde el camino asfaltado que une las localidades de San Andrés del Congosto y Membrillera, a medio camino a mano derecha, a la orilla del río.

3. Los Ceños

Baño en Los ceños - Estación Náutica Alto Tajo

Fuente: Estación Náutica Alto Tajo

Una de las áreas recreativas menos visitadas del Parque Natural del Alto Tajo nos ofrece uno de los espacios para baño más espectaculares y tranquilos. Situada entre los pueblos de Ocentejo y Valtablado del Río, la mayoría de personas suelen preferir la playa bajo el puente de Valtablado, por ser mucho más accesible en coche. Eso hace que Los Ceños estén prácticamente vacíos siempre.

Podemos dejar el coche en cualquiera de las dos zonas de aparcamiento de la carretera, y bajar por el sendero, unos 5 minutos caminando. Una vez allí encontraremos un gran merendero, la fuente de la Teja y varias entradas al río donde podremos disfrutar de un agradable baño. La mejor zona se encuentra aguas arriba, donde encontraremos una gran poza bajo una pequeña cascada que funciona como jacuzzi natural. Un paraíso.

4. La Poza de Doña Urraca

Muy cerca del pueblo de Puebla de Valles, y en el cauce del río del mismo nombre se encuentra esta gran piscina natural, plagada de encanto y leyendas.

La cercana playa del embalse de Beleña y lo frío de sus aguas hacen que sea poco visitada por bañistas, pero lo bonito de sus alrededores, con el puente árabe cercano, bien merecen un baño en este encantado y encantador lugar.

Para llegar a la poza podemos hacerlo desde el pueblo o desde el embalse al que se accede desde el vecino pueblo de La Mierla. Desde este embalse bajamos por la pista que lleva a los aliviaderos del embalse, y desde allí seguimos el camino paralelo al río que nos llevará al puente. Desde este, una senda nos acerca a la poza para permitirnos el baño, normalmente solitario.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios