Sergio Parra

Sergio Parra

Juntaletras, divulgador y alfanumérico vocacional. Siempre a la caza de historias que iluminen el camino y de enseñanzas que permitan capturar lo que te salga al paso. Escribo en Yorokobu, Jot Down y Muy Interesante, y soy editor de Xataka Ciencia y Diario del Viajero. Cuando necesito recogimiento, escribo libros. Cuando me siento extrovertido, salgo en el canal de YouTube Optirrealismo o el podcast Xanadú: Hearst & Kane. Cuando busco perspectiva, me marcho lejos en bicicleta.

https://www.instagram.com/melvinud/?hl=es

Leer es bueno, pero en exceso no tanto. Provoca miopía, sobre todo si lees en el móvil. Debido a las pantallas, estamos leyendo más que nunca en la historia (aunque no sean libros, sino whatsapps o estados del Facebook), lo que está aumentando todavía más los casos de miopía…

Si bien los microbios que prosperan en la suciedad son la fuente de muchas de las enfermedades humanas, el exceso en el uso de estas herramientas para combatirlos puede tener un efecto contraproducente: dejarnos más expuestos e inermes frente a las infecciones. Aunque resulte difícil de asumir para muchas personas, sobre todo muchos padres: ser más limpio no es siempre se traduce en estar más sano.

Nuestro oído juega un papel fundamental, pues el ruido de los alimentos influye en cómo percibimos su sabor. El ruido de la comida es como la voz de una persona: transmite sensaciones subliminales. Así que, superando la misofonía de algunos (la intolerancia al sonido de masticar de otras personas), vamos a explorar algunos de estos sonidos como buenos gastronautas, y audionautas.

La forma en que ingerimos los alimentos importa. También su punto de cocción. Su dureza. La velocidad a la que tragamos, las veces que masticamos. Todos esos factores acaban determinando cómo asimilamos los nutrientes y, lo que es más importante, qué nutrientes se quedan fuera de nuestra boca o de nuestros intestinos.

Hace apenas unas semanas, un equipo médico estadounidense hizo uso de la herramienta de edición de genes CRISPR para intentar remediar una enfermedad genética en una persona viva. Su nombre es Victoria Gray, y una mujer de Mississippi que había nacido con la enfermedad de células falciformes falciformes, una afección a menudo dolorosa y debilitante causada por una mutación genética que altera la forma de los glóbulos rojos.

A pesar de que solemos tener la sensación contraria, a medida que transcurren los años disponemos no solo de más tiempo libre, sino también de más dinero (no necesariamente más monedas en el bolsillo, sino que podemos adquirir mayor número de cosas con ellas porque los bienes y los servicios son cada vez más baratos). No, no es una errata. Disponemos de más tiempo. Y las cosas son menos caras.