Otra forma de entender el turismo rural, o de complementarlo, son las escapadas gastronómicas. Practicándo este tipo de actividades, además de conocer un lugar con encanto y el entorno natural que lo rodea, llevarás tus sentidos a gozar de nuevas sensaciones descubriendo, al tiempo, la esencia más profunda del lugar en el que te encuentras.

Aquí tienes una selección de eventos gastronómicos y lugares que “saborear” para que encuentres inspiración a la escapada que planeas, junto a las casas rurales con restaurante y otro tipo de servicios con el objetivo de que disfrutes de los productos de esa tierra.

La francesinha: dos rebanadas de pan de molde entre las que se colocan filetes, jamón cocido, salchichas y chorizo (generalmente linguiça, un embutido luso). Esa bomba está cubierta por queso gratinado y regada por una salsa hecha con cerveza y tomate, entre otros ingredientes.

En 2019 el título a la Mejor Croqueta del Mundo se lo llevó el chef Javier Ugidos, del restaurante toledano Tobiko. Ugidos se presentó al Campeonato Internacional Joselito a la Mejor Croqueta de Jamón del Mundo –celebrado en el marco de la XVII edición de Madrid Fusión el pasado enero– con una propuesta innovadora a la par que fácil.

Como ocurre con el Rioja, por ejemplo, hay diferentes tipos de vino de Oporto, determinadas por la uva utilizada y el tiempo de envejecimiento en los barriles de madera. Los más populares son el Ruby y el Tawny además de los blancos y los rosados…

Allí donde fueres, bebe lo que vieres. Disfruta de un culín de sidra, brinda con el cava, saborea el taxacolí, tómate unos cuantos rebujitos y prepara un ron miel. La noche es larga, tanto como nuestra lista de bebidas de España. Turistas que venís a nuestro país: sí, hay bebida más allá de la sangría.

Portugal está preparado para que incluso a los que no les guste el bacalao acaben comiéndolo. Según se dice, tienen más de 1.000 recetas para prepararlo, así que entre tanta variedad, alguna habrá que convenza al comensal más reacio. Ante tal alarde de creatividad, sería bastante descortés no probarlo por lo menos.

Cuando se habla de quesos en Europa, las miradas se dirigen a Francia o a Suiza. Sin embargo, hay un enclave en el norte de España que resulta ser la mayor “mancha quesera” del continente: Asturias es la región que más amplia variedad de este producto reúne en sus límites. Por algo se la conoce como “El país de los 40 quesos”.

Nada mejor para descubrir Portugal que caminar, hacer tantos kilómetros como puedas, entrar en los bares, mercados, restaurantes, allí donde los aromas te cautiven, donde veas que van los del lugar, que por algo son de ahí y conocen todos los secretos, y, sobre todo, déjate guiar por nuestro particular menú portugués, para que sepas qué debes pedir según dónde estés.

Llamado así por la variedad de productos de su catálogo, Casa Maragato -en el puerto de Pajares- tiene un largo recorrido histórico: actualmente, tras el mostrador se pone la quinta generación de la familia que lo abrió allá por 1847.

A finales del siglo XIX, la fabricación del chocolate estaba en manos de empresas familiares que elaboraban sus productos de manera artesanal. Los amantes de este producto tienen suerte porque en España hay unos cuantos lugares que visitar en busca de un buen chocolate hecho a mano.

Es uno de los platos más populares de Extremadura: las migas. Dependiendo de la zona llevarían tocino, olivas, sardinas, bacalao o hasta uvas o leche. Lo que sí tienen en común es el pan ‘reposao’, el aceite de oliva y los ajos. En Extremadura, además, hay que sumarle el pimentón de La Vera.