Otra forma de entender el turismo rural, o de complementarlo, son las escapadas gastronómicas. Practicándo este tipo de actividades, además de conocer un lugar con encanto y el entorno natural que lo rodea, llevarás tus sentidos a gozar de nuevas sensaciones descubriendo, al tiempo, la esencia más profunda del lugar en el que te encuentras.

Aquí tienes una selección de eventos gastronómicos y lugares que “saborear” para que encuentres inspiración a la escapada que planeas, junto a las casas rurales con restaurante y otro tipo de servicios con el objetivo de que disfrutes de los productos de esa tierra.

Los calçots empezaron a consumirse a finales del siglo XIX en la localidad de Valls (Tarragona). Allí, un agricultor al que llamaban Xat de Benaiges decidió asar unas cebollas pero se le quemaron. En lugar de tirarlas -tendría mucha hambre- decidió quitarles la parte churruscada y comerse el interior descubriendo así un manjar que acabó siendo el centro de una fiesta popular.

La violeta perfuma el campo que rodea la ciudad y provee a las confiterías de un sabor que se luego se endulza en sus obradores. Pocos souvenirs hay mejores que los caramelos elaborados con esta flor. Además llevan consigo un buen cotilleo histórico que contar cuando se regalan.

¿Sabes por qué no es buena la sombra de un nogal? ¿Te han contado qué pasa si cueces las nueces? Nueces Valle de Ocón nos explica todos los secretos de…

La forma en que ingerimos los alimentos importa. También su punto de cocción. Su dureza. La velocidad a la que tragamos, las veces que masticamos. Todos esos factores acaban determinando cómo asimilamos los nutrientes y, lo que es más importante, qué nutrientes se quedan fuera de nuestra boca o de nuestros intestinos.

Se pueden escoger muchas temáticas para realizar una ruta por España y una de las más gozosas puede ser conocer las bebidas más típicas de las diferentes localidades. Dulces, amargas, con burbujas o de colores, todas tienen una historia detrás que las ha hecho populares.

Hay muchas razones para visitar la Serra da Estrela, un sistema montañoso situado en el centro del Portugal peninsular. Una, es el monumento de la Torre, que marca el punto más elevado de esa zona del país. Y otra, es una de las mayores delicias gastronómicas del mundo: el queso…

En el interior de la región Centro de Portugal hay 12 aldeas que hacen las delicias de quien las visita. Impasibles al tiempo, entre castillos y murallas, guardan los vestigios de varios pueblos desde el principio de los tiempos: visigodos, romanos, musulmanes y templarios. También conservan las tradiciones gastronómicas que las hacen únicas en el mundo.

El botillo puede que sea uno de los productos gastronómicos más contundentes del país. Se trata de un producto cárnico elaborado con diferentes partes del cerdo. Su aspecto es el de un embutido grande y gordo (no alargado como un chorizo, por ejemplo). El proceso de elaboración tiene varios pasos que hay que seguir a pies juntillas.

Raro será que las personas que escojan el norte de España como destino no incluyan la gastronomía en su lista de intereses. Es uno de los tópicos más certeros de los que se le atribuyen a la zona, además de la belleza de sus paisajes. Lo del mal tiempo está empezando a cambiar debido al cambio climático, pero aún hay que meter el chubasquero en la maleta.