Aquí descubrirás todos los lugares que deberías visitar si eres un auténtico amante de la naturaleza. Una de las virtudes del turismo rural es que integra a los que lo practican en un medio por lo común idílico, descubriendo paisajes, lagunas, montañas, valles, bosques y cuevas cuya existencia ignorabamos o habíamos olvidado. España es un lugar mágico, natural y encantador, y en EscapadaRural queremos darlo a conocer.

Si falta algún lugar especial que conoces o que te gustaría que apareciera puedes mandarnos tus sugerencias y la incorporaremos cuanto antes.

Al suroeste de la provincia de A Coruña, en la localidad marinera de Corrubedo, está el Parque Natural de las Dunas de Corrubedo. Un escenario de casi 1.000 hectáreas de superficie en el que se dan citan dunas móviles, deliciosas playas, humedales, restos megalíticos y lagunas de agua dulce y salada.

El Parque Natural Arribes del Duero es uno de los lienzos más sobresalientes del Río Duero. Este artista de la naturaleza aprovecha su paso por las provincias castellanoleonesas de Zamora y Salamanca para dibujar un paisaje de profundos cañones graníticos, cortados de cientos de metros de altura, roquedos y desfiladeros de vértigo.

El pueblo de Benasque es muy afamado por las actividades de invierno que pueden realizarse en la cercana estación de esquí de Cerler (considerada por los expertos como una de las mejores estaciones de esquí de toda España), y por ser uno de los accesos más conocidos al pico Aneto, el más alto de los Pirineos.

Arropada por los viñedos de la comarca de El Bierzo, en la zona más occidental de la provincia de León, encontramos unos de los parajes más pintorescos de la geografía española, Las Médulas. La mayor explotación aurífera a cielo abierto del Imperio romano declarada Patrimonio de la Humanidad.

El valle de Hecho es la prueba de que la historia en las zonas pirenaicas es tan rica como lo es su riqueza medioambiental.

El andurrial de las Caídas de la Negra es una de las tres reservas naturales que existen en las Bardenas Reales de Navarra. Concretamente, este paraje se localiza en la ladera sur de la Plana Negra, en la Bardena Negra.

Las Islas Baleares, además de por sus playas y el entorno natural, ahora también es uno de los destinos ornitológicos más apreciados de Europa. Para este viaje bastarán unos prismáticos, una guía de aves y un cuaderno. Opcionalmente, una cámara con un buen objetivo.

Si hay un lugar en el que sentir que los cielos son infinitos ese está sin duda en las tierras de Lleida. Viaja con prismáticos y cámara porque te esperan paisajes singulares y especies de aves tan emblemáticas como el sisón común, el cernícalo primilla, el críalo europeo, el mochuelo europeo o la ganga ibérica.

La Costa Daurada es tierra de contrastes, capaces de llevarnos desde las kilométricas playas de la costa a los sorprendentes paisajes montañosos del interior, a los rincones con historia, a los pueblos medievales, a los paisajes escarpados y a las tierras del vino.

Terres de l’Ebre en una secuencia cinematográfica, frente a nosotros pasaría tal diversidad de paisajes que nos parecería estar recorriendo el mundo entero: lagunas, montaña, humedales, salinas, cuevas, playas…