Aquí descubrirás todos los lugares que deberías visitar si eres un auténtico amante de la naturaleza. Una de las virtudes del turismo rural es que integra a los que lo practican en un medio por lo común idílico, descubriendo paisajes, lagunas, montañas, valles, bosques y cuevas cuya existencia ignorabamos o habíamos olvidado. España es un lugar mágico, natural y encantador, y en EscapadaRural queremos darlo a conocer.

Si falta algún lugar especial que conoces o que te gustaría que apareciera puedes mandarnos tus sugerencias y la incorporaremos cuanto antes.

En pleno Pirineo aragonés, en la provincia de Huesca, se encuentra el sector de mayor hermosura del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Valle de la Pineta. Doce kilómetros de recorrido al que asoman majestuosas paredes montañosas, camaleónicos bosques de hayas y abetos, inmensos prados, ríos, vistosas cascadas y hasta un pequeño glaciar que se resiste a abandonar semejante entorno natural.

Ya está aquí uno de los estrenos televisivos más esperados: la octava temporada de Juego de Tronos. Mientras revisamos los últimos capítulos de la séptima, para ponernos al día, y comentamos quién será el próximo en morir, os proponemos un reto: ¿sabrías decir en qué lugar de España fueron rodadas estas escenas?

El agua es indispensable para la vida. La necesitamos los humanos, los animales y el planeta. También es, desde hace siglos, uno de los recursos utilizados para generar energía mecánica que, posteriormente, produciría electricidad.

Este archipiélago formado por nueve islas es una comunidad autónoma de Portugal desde 1976. Su historia empieza a mediados de la Edad Media, cuando el navegante portugués Diogo de Silves se topa con ellas y decide que ha sido un descubrimiento. Por supuesto, no es que se originasen en esa fecha, sino que hasta que llegaron los colonizadores europeos estaban despobladas.

Fabulosas playas, estribaciones montañosas y lagunas tranquilas son “la otra cara” del Alentejo, un hermoso y casi desconocido litoral que contrasta con los paisajes robustos y llanos de sus profundidades. Con el Atlántico como gran protagonista, la costa alentejana es una apuesta segura si buscamos tranquilidad y belleza por igual. De Sines a Santiago do Cacém, con vistas al Atlántico.

Viajamos a Lisboa y corremos el riesgo de pensar que con pasar por todos los miradores, subir al tranvía, probar los pasteis de belem o recorrer las calles de sus barrios ya lo tenemos todo hecho. Y, sin embargo, en el Distrito de Lisboa aguardan otros muchos planes, tesoros naturales de visita sorprendente.

El Parque Natural de Sierra Cebollera cuenta con un montón de rutas que recorren algunos de los lugares más bonitos del parque. Desde sus cascadas, pasando por los antiguos refugios de los pastores -Cebollera cuenta con una larga tradición en la trashumancia-, hasta las que coronan sus grandes cimas de más de 2.000 metros de altura.

Los acantilados son, junto a los faros, de los espacios más románticos que existen. Será esa ruptura que acaba en vertical, el no poder seguir más allá, y, sin embargo, tener el horizonte a nuestro alcance. En ellos se experimenta lo sublime de la naturaleza, una vibración que se siente muy adentro y que nos conecta con la máxima sensación de libertad. Hay muchos y de diversos tipos, pero estos son algunos de los acantilados más espectaculares de España.

Los bosques de chopos, álamos, sauces y fresnos que conforman la Reserva Natural Sotos del Ebro, en La Rioja Baja, se han convertido en el hábitat de numerosas especies de animales. La más destacable: las cigüeñas, quienes conforman la colonia de cigüeñas blancas más grande de Europa.

La Rioja no sólo está compuesta de viñedos. Su pico más alto, el San Lorenzo (2.260 metros), además de regalar al viajero uno de los paisajes más bonitos de la región durante el invierno, permite realizar numerosos deportes de aventura como la escalada, el senderismo y el esquí.