Magazine Mundo rural 10 claves de la última Declaración sobre Desarrollo Rural Europeo

10 claves de la última Declaración sobre Desarrollo Rural Europeo

Del 5 al 6 de septiembre se celebró en Cork (Irlanda) la Conferencia Europea sobre Desarrollo Rural. El evento concluyó con una nueva Declaración sobre Desarrollo Rural, bajo el título Una vida mejor en el medio rural. Es la actualización de la última Declaración, redactada en 1996. Te contamos las claves de las conclusiones y por qué podría interesaros.

La Declaración de 1996 también se firmó en Cork hace 20 años. Aquel documento marcó el futuro de las políticas rurales europeas de las últimas dos décadas. La organización declaró claves las zonas rurales y sus comunidades de acuerdo con los objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

El comisario europeo de Desarrollo Rural, Phil Hogan, defendió en su discurso de bienvenida que la nueva declaración asumirá los retos del s. XII para el mundo rural. «Las nuevas tecnologías han modificado el mundo. También suponen nuevas oportunidades para el mundo rural, que no podremos impulsar totalmente si seguimos con esta deficiente implantación de la banda ancha rural. Además, para continuar con su desarrollo, las zonas rurales de Europa necesitan políticas que sirvan para reforzar el enfoque LEADER, invertir en gobernanza, simplificar y crear estrategias comunes […] para lograr un medio rural digno», señaló Hogan.

Además, remarcó la importancia en la comunicación entre las zonas rurales y urbanas, así como las diferencias entre ambas: empleo, acceso a los servicios o renta por cápita. «Las zonas rurales tienen mucho que ofrecer a las zonas urbanas. Ambas zonas son interdependientes», dijo. Remarcó que más de la mitad de europeos vive en zonas rurales y cubre más del 75% del territorio.

Tras los discursos y talleres, los participantes apoyaron las conclusiones. Los siguientes diez puntos deberían marcar la política rural de la Unión Europea para los próximos años.

Además de servir para las políticas genéricas, cada una de estas conclusiones pueden servir a los propietarios rurales como guía de negocio: promoción de valores y compromiso. Los viajeros se sienten cada vez más seducidos por un mundo con sentido.

Podréis valorar si convertir vuestro negocio rural en un alojamiento comprometido y alineado con los valores de la Declaración para afrontar los retos del siglo XXI desde la economía local.

1. Promocionar la prosperidad rural

Poner en valor el potencial de las zonas rurales para ofrecer soluciones innovadores a los retos futuros de la sociedad: seguridad alimentaria, cambio climático, inclusión social, integración de inmigrantes o gestión de los recursos naturales.

Se propone un mecanismo de revisión rural que garantice que estas medidas se reflejan en las políticas y estrategias de la Unión Europea. Más concretamente, las estrategias deben fomentar el espíritu empresarial, la inversión, la innovación y el empleo.

Estas políticas deberían mejorar la sostenibilidad y el desarrollo local, también en España.

2. Fortalecer las cadenas de valor rurales

Se refiere a las cadenas de valor productivas y las redes locales. Esas cadenas deben reflejar los negocios emergentes en zonas rurales, fortalecer las relaciones entre ellos y responder a la creciente preocupación de los consumidores sobre la calidad de los productos y los procesos de producción.

3. Invertir en viabilidad rural y vitalidad

Las políticas europeas deberían prestar especial atención al crecimiento del empleo verde e inclusivo. También se debe superar la «brecha digital» y desarrollar el potencial de internet y la digitalización en zonas rurales.

Por otro lado, esas políticas también deberán promover la calidad de vida en las zonas rurales y satisfacer las aspiraciones de los jóvenes.

Proporcionar instrumentos financieros innovadores deberían fortalecer, de paso, los vínculos entre las zonas rurales y urbanas.

4. Preservar el medio rural

Es clave conservar el patrimonio natural y cultural de Europa. La rica diversidad de hábitats (flora, fauna, culturas y tradiciones) deben convertirse en una prioridad. Preservar el medio rural beneficia al desarrollo económico local, al turismo ecológico y a la identidad y marca de los alimentos saludables.

5. Gestión de recursos naturales

Se aboga por una gestión sostenible del agua, el suelo y la biodiversidad. Se necesitan desarrollar soluciones basadas en la ciencia, que permite producir más en menos tiempo y garantizando los recursos a las futuras generaciones.

6. Fomentar la acción por el clima

El cambio climático es un hecho irreversible. Pero es fundamental mitigar sus efectos tanto en las zonas urbanas como en las zonas rurales. Hay margen para capturar y almacenar carbono en las zonas rurales.

El potencial de las zonas rurales se basa en su capacidad de producir energía de fuentes renovables y construir biomateriales.

7. Impulsar el conocimiento y la innovación

Las comunidades rurales deben participar en la «economía del conocimiento» para aprovechar al máximo los avances tecnológicos.

Las empresas rurales deben tener acceso a la tecnología, a la conectividad y a las nuevas herramientas de gestión. Se necesita un fuerte impulso en formación, educación y asesoramiento.

Esto, unido a la cooperación entre los empresarios rurales, debería beneficiar a las zonas rurales. Todos los agentes sociales deberían trabajar más cerca para aprovechar las oportunidades del progreso científico y tecnológico.

8. Mejorar los gobiernos locales

Se refiere a mejorar la capacidad administrativa y de gestión. Cuando sea necesario, la gobernanza local debería ser reforzada con asistencia técnica, trabajos en red y cooperación.

El documento propone una estrategia basada en el éxito de LEADER y la Asociación Europea de Innovación para la Agricultura: de abajo a arriba, dirigido por iniciativas locales.

9. Avanzar en la simplificación

Reducir la carga administrativa de los beneficiarios de ayudas y políticas de desarrollo rural. Proponen, además, proporcionalidad en los requisitos y sanciones para los incumplimientos de fondos.

10. Rendición de cuentas

Todas estas líneas estratégicas deben someterse a control, monitoreo y una evaluación creíble. Analizar los beneficios de las acciones, la eficacia del gasto y evaluar la contraprestación pública. Los miembros de las zonas rurales deben tener un papel más importante en el desempeño de esta rendición de cuentas a las administraciones.

Potenciar la identidad rural, potenciar sus valores, simplificar su administración y conseguir seducir a los ciudadanos para que vivan, trabajen o viajen a las zonas rurales de Europa.

Las tareas de los alojamientos rurales deberían integrarse en una política de cooperación que trasciende los límites de sus puerta.

Y vosotros, ¿qué opináis?

Artículos relacionados

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap