Magazine Mundo rural Consejos para evitar la estacionalidad en turismo rural

Consejos para evitar la estacionalidad en turismo rural

0 Shares
Por Pxhere / Mohamed Hassan

La estacionalidad es un gran problema en el sector turístico en general que se agrava todavía más si analizamos sus efectos sobre el turismo rural en particular. Siempre ha sido objeto de debate y por eso hoy hemos querido reflexionar sobre ello con el objetivo de sugeriros propuestas prácticas que modifiquen en lo posible la estacionalidad del sector.

1. La estacionalidad en turismo rural

En este gráfico podréis apreciar las búsquedas de los términos «casas rurales» (azul) y «casa rural» (rojo) que se han realizado en Google a lo largo del 2011. Si pusiéramos el gráfico de 2010, las diferencias no sería sustanciales: seguiríamos viendo montañas pronunciadas por el aumento de demanda y valles (a veces profundos) en los que se da un periodo de relativa inactividad. Este podría ser el perfil de la estacionalidad del turismo rural en España.

El turismo rural se enfrenta a un problema aún más grave que el de los hoteles urbanos. La estacionalidad presente en el turismo de «sol y playa» consigue atenuarse gracias a apoyos y una mayor profesionalización del sector. En cambio, en el turismo rural la figura del empresario se transpone por la del propietario, brilla por su ausencia los mayoristas que quieran ofrecer paquetes y faltan intermediarios que auxilien en parte a las casas rurales en época de menor actividad del sector.

La estacionalidad no es fenómeno nuevo. Ya en 2001 se reflexionaba sobre la estacionalidad en el turismo rural español para, después del análisis de datos, extraer conclusiones que pudieran convertirse en ideas realmente eficaces que combatieran esos periodos de inactividad. En aquel tiempo la solución pasaba por internacionalizar el mercado, captar a clientes extranjeros, y el correo electrónico, entonces sin implementar, se aparecía como una herramienta necesaria para llegar a viajeros europeos: mitigaría en parte la barrera idiomática y superaría la distancia evidente.

Todavía hoy la del mercado exterior sigue siendo una de las ideas para desestacionalizar la demanda, aunque ya no se atribuye al éxito de la estrategia el uso del correo electrónico, herramienta más que asentada. Sin embargo, pese a ser una idea excelente, los viajeros extranjeros en alojamientos rurales representan un 6% del total (11.029 viajeros), según la última encuesta de ocupación publicada por el INE. Es decir, se deberían concentrar las estrategias sobre el restante 94% (155.935 viajeros), residentes en España.

La visibilidad de un alojamiento rural es clave a lo largo de todo el año, ya sea en los periodos de mayor actividad como en los valles de búsquedas de casas rurales. Es fundamental que te vean. Pero la estrategia no depende únicamente de los viajeros, de que ellos busquen por su propia voluntad y te encuentren a ti como primera opción. Para evitar en lo posible la estacionalidad conviene no ya despertar el interés sino crearlo en los propios viajeros; incentivar sus ganas de escaparse. Pero ¿cómo?

Intentamos responder a estas preguntas poniéndonos en el lugar de los viajeros (¿qué buscan? ¿cuándo pueden escaparse? ¿qué les interesa?) para extraer ideas que cada alojamiento pueda implementar a su manera. Tomamos como base algunas de las iniciativas para desestacionalizar que ya se presentaron en el e-book de hosteltur y las reflexiones de nuestra experiencia propia en marketing online. Por supuesto, cuantos más participéis con vuestra sugerencias más enriquecedoras resultarán las conclusiones.

2. Sugerencias para desestacionalizar la oferta de turismo rural

En nuestra reflexión hemos considerado qué factores de decisión afectan a los distintos viajeros a la hora de preparar una escapada de turismo rural.

Virgencita, virgencita, que me quede como estoy

Sabemos que la crisis económica pone muchas trabas a la innovación y aumenta el riesgo a la hora de poner en práctica nuevas ideas. Por eso creemos que el primer paso que se debe dar es precisamente vencer el miedo y el inmovilismo que produce. Aquello del «Virgencita, virgencita, que me quede como estoy» y esperar a que amaine puede provocar una actitud distante con la realidad de tu negocio y reducir tus expectativas a lo que se te ofrece desde fuera. Como alojamiento rural, en un entorno concreto y con una trayectoria única, puedes ofrecer a los clientes algo que otros no tengan. Muchas de las ideas para desestacionalizar que te proponemos no requieren inversión económica, aunque sí una inversión de tiempo y un esfuerzo de imaginación y de análisis.

La tipología de viajero

Quizás ya lo habías planteado, pero es la base de toda acción: conocer los tipos de viajeros que pueden estar interesados en disfrutar de tu negocio. Hay viajeros solitarios, viajeros en pareja, otros que viajan en grandes grupos, otros en cambio se escapan en familia. Seguro que conoces muchos más. Cada uno de ellos espera una escapada diferente y tiene variada disponibilidad para realizarla. Puedes elaborar una lista con tu propia tipología de viajeros y señalar las expectativas que imaginas que tiene cada uno de ellos durante su escapada. Éstos serán tus «nichos de mercado».

Por ejemplo, un grupo de amigos espera conocer el entorno en bicicleta: ¿conoces las rutas de BTT de la ona?; una familia prefiere tranquilidad y servicios en el alojamiento; una pareja descubre un patrimonio que desean conocer de cerca y alojarse en una bonita casa rural con chimenea: ¿dispones de folletos informativos?. Cada tipo, además, tiene sus propios tiempos y calendarios, por lo que podrías difundir entre ellos tus nuevas ideas personalizadas en el momento exacto. Desarrollamos la idea en los siguientes puntos.

Calendarios para todos

La disponibilidad de un grupo de estudiantes universitarios está sujeta al calendario académico, igual que la de los docentes. La mayoría de las familias pueden escaparse en función de su calendario laboral. Las personas de la tercera edad tienen un calendario mucho más flexible, aunque un presupuesto más ajustado. A cada tipo de viajero le corresponde un calendario anual en el que se señala su disponibilidad. Después del verano (ver gráfico) se observa una caída de búsquedas, pero el mes de septiembre es presumiblemente el más indicado para jóvenes y estudiantes, justo antes de comenzar el nuevo curso académico, por ejemplo.

Bases de datos y campañas de emailing

Elabora una buena base de datos que clasifique los distintos tipos de viajeros, confecciona un calendario para cada tipología y elabora propuestas para tu negocio atendiendo a las necesidades de cada uno de ellos. Con esta información y con los movimiento regulares provocados por la estacionalidad podrás dirigirte a cada uno de ellos el momento oportuno a través del correo electrónico. Con el emailing conseguirás enviar propuestas que interesen a cada uno de los grupos que has establecido y captar su interés.

Aprovecha las fiestas

Los picos de búsquedas del gráfico se dan por lo general en los periodos de vacaciones, que coinciden a su vez con las grandes fiestas en nuestro país (Navidad, Nochevieja, Semana Santa y puentes, como el de Diciembre). Seguidamente le suceden las caídas y baja el interés general por los alojamientos rurales. Si tienes en cuenta estas fluctuaciones, podrás aprovechar los periodos de abundancia para ofertar estancias más largas, elaborar promociones en las fechas clave para conseguir reservas durante el periodo de mayor actividad en el sector, ofrecer extras a los mejores clientes para fidelizarlos y enviarles propuestas durante las fechas de menos actividad. Incluso puedes ofrecer descuentos por reservas anticipadas para asegurarte las reservas en las fechas clave.

Es importante conocer los tempos del sector. Pero también puedes modificar las tendencias en tu región considerando las fiestas locales de tu entorno como ferias medievales o temáticas, ferias gastronómicas, concentraciones deportivas e infrecuentes… incluso acoger celebraciones como Halloween para ofrecer algo diferente. En definitiva, se trata de aprovechar las singularidades de tu casa y de tu región para favorecer todos los momentos del año y evitar en lo posible la estacionalidad.

Descuentos en los valles de reservas

Después de las grandes fiestas, programa descuentos importantes en los periodos de inactividad muy claros como son las semanas posteriores a fin de año, a la Semana Santa o las vacaciones estivales. Conecta con los diferentes viajeros ofreciendo un paquete de propuestas con un precio de oferta.

No sólo es tu casa rural, también son los eventos

También puedes utilizar los eventos de tu entorno municipal para estimular a los distintos viajeros.

  • Eventos culturales: exposiciones, visitas guiadas a conjuntos históricos, actividades entorno al patrimonio artístico de la región, etc.
  • Eventos deportivos: organización de competiciones deportivas de distintas disciplinas como la escalada, maratones, concentración de vuelos en globo o incluso la Vuelta Ciclista España son algunos ejemplos. Selecciona al potencial cliente que le pueda interesar y aprovecha la ocasión para ofrecerle algo distinto.
  • Festivales de música y escenarios de películas: el tirón de grandes nombres puedes utilizarlo a tu favor. Eso sí, debes contar con suficientes atractivos en tu entorno para poder utilizarlos como gancho.
  • Eventos gastronómicos: siempre es hay tiempo para comer bien. A través de la gastronomía y los productos y platos de temporada puedes llamar la atención sobre muchos viajeros: rutas gastronómicas, visitas guiadas por bodegas, degustaciones o talleres de elaboración artesanal de productos como mieles, confituras u otro tipo.

Cursos, talleres y actividades al aire libre

Ofrece actividades dentro y fuera tu casa rural. Claro que a cada tipología le corresponderá una u otra. Si tienes alguna habilidad o afición, puedes proponerla como cursos o talleres, como la elaboración de productos caseros. Estas son algunas sugerencias:

  • Organización de actividades al aire libre: guía o informa a tus clientes de las posibilidades del entorno, de sus atractivos y diseña una estancia para ellos enriquecedora. Hay viajeros que gustan de ir a su propio ritmo: puedes ofrecer bicicletas, folletos, etc, además de la comodidad de tu casa rural. Incluso puedes tratar de llegar a acuerdos de colaboración con empresas de actividades de tu entorno para conseguir descuentos para los viajeros.
  • La vegetación y la fauna del entorno de tu casa rural puede ser un atractivo genial. Hay quien ya ofrece salidas de campo para aficionados a la ornitología, con expertos, avistamientos y unas jornadas completas para aprender todo lo relacionado con las aves.
  • Muchos viajeros buscan casas rurales que admitan animales para sus escapadas. Pero ¿imaginas una casa rural donde se hicieran cursos de adiestramiento?
  • Talleres de artesanía como elaboración de confituras, de restauración de muebles, de mimbrería… Lo que tu afición te permite.

En definitiva, pregúntate qué puede ofrecer tu zona y tu alojamiento, define grupos de intereses en una base de datos bien organizada y comunícalo en las fechas adecuadas. Asegúrate de que en la ficha de tu alojamiento de los portales donde esté anunciado queda bien explicado.

Una casa rural 4 estaciones

Como la pieza de Vivaldi o la famosa pizza, las 4 estaciones también deben estar presentes en la visión de tu negocio de turismo rural. Junto con la disponibilidad, la climatología es uno de los principales condicionantes de los viajeros a la hora de escaparse. Y como los viajeros, también los productos gastronómicos tienen sus propios tiempos. Aprovecha cada época del año para ofrecer algo distinto, acorde con el tiempo: gastronomía de temporada, escapadas para disfrutar de la nieve, de la playa, de las fiestas nacionales y regionales. Acompasa el clima del momento con el calendario de cada viajero y ofrece un paquete atractivo con el que despertar su interés.

La fidelidad no es sólo en el amor

Fidelizar clientes quizás es una de las mejores inversiones que puedes hacer por tu alojamiento rural. Para evitar la estacionalidad en la medida de lo posible, puedes aplicar descuentos exclusivos a anteriores clientes que visitaron la casa por las mismas fechas, especialmente si se trata de un valle de inactividad. Por ejemplo, aquellos clientes satisfechos pudieron haber celebrado un cumpleaños: en ese caso puedes anticiparte y proponerles tu negocio de nuevo, pero con ventajas exclusivas.

Visibilidad

Un alojamiento rural debe estar presente en internet. La visibilidad es esencial para el negocio a lo largo de todo el año, en periodos de mayor y menor actividad de los viajeros. Prepara la inversión en publicidad, estima el retorno de tu inversión y decide en qué portales de turismo rural anunciarte para asegurarte de que la información llega al consumidor final y tienes presencia en el mercado.

3. Acciones de oficinas de turismo para evitar la estacionalidad

A continuación te dejamos un listado breve de campañas oficiales que se propusieron para estimular la demanda de los viajeros en temporada baja. Puedes preguntar a la oficina de turismo de tu municipio qué acciones se desarrollan al respecto o cuáles se espera implementar en el futuro:

Y tú, ¿qué medidas propones para desestacionalizar la demanda en turismo rural?

0 Shares

5 comentarios

3hermanas 26 de enero de 2012 - 12:15

no se qe hacer para recibir mas gente en mis casa hace poco qe hemos empezado y no llama mucha gente y tampoco tenemos mucho presupuesto para pagar por ponerlas en muchas pg

Responder
Posada el campanario 26 de enero de 2012 - 15:50

Aunque estés en muchas páginas web te va a dar igual. Hay que estar en las que funcionan y no todas lo hacen.
Nuestra estacionalidad es distinta. No es tanto por épocas, sino que trabajamos el fin de semana. De domingo (que ya es día de salida) hasta el viernes (que nunca se llena, pero algo cae) estamos absolutamente MUERTOS. Intentar que venga la gente entresemana es realmente difícil.

Responder
Pedro Prieto 26 de enero de 2012 - 20:31

Hola, me gustaría que hicieráis una sección de ofertas con actividades (como pueden ser los talleres de los que habláis en este artículo), en los cuales la oferta no consiste en reducir el precio (que algunos ya los tenemos muy bajos), sino en ofrecer un taller o cualquier otra actividad de regalo. Por ejemplo, si hago un taller de hacer pan, el regalo es ver o colaborar en hacerlo y llevarse un pan de regalo. ¿Qué os parece?
Un saludo,

Pedro

Responder
Fernando 27 de enero de 2012 - 19:03

Una buena opcion es ofertar en un programa de beneficios para empleados. La oferta siempre esta disponible y la puedes actualizar cuando quieras. No te suponen grandes cantidades de ventas pero si ayuda a darte a concoer. Y es gratis, solo te retienen una baja comisión cuando alguien hace una reserva. Yo estoy en tablondecorcho.com

Responder
magda 27 de enero de 2012 - 20:50

Para luchar contra la estacionalidad hay que dirigirse al segmento que viaja durante el año, por su poder adquisitivo y por su nivel cultural. El verano no cubre los gastos
El mercado interior y más ahora en plena crisis y el elevado nivel de paro es dificil que pueda permitirse viajar , y como mucho un fin de semana, por lo tanto hay que pensar en paises con menos afectación , pero para ello hay que tener el web en 3 idiomas y hablarlos para poder atender a los clientes. Otra posibilidad es diferenciarse en algún aspecto, actividad, situación etc…

Responder

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap