Mont-rebei

Fuente: Machbel

La geografía española está repleta de lugares naturales de gran belleza, tan sólo hay que atreverse a buscar un poco más allá de los lugares típicos para conocerlos. Uno de estos lugares asombrosos es el desfiladero de Mont-Rebei (también llamado Congost de Mont-Rebei), situado a caballo entre Huesca y Lleida.

Este gran desfiladero, con paredes de hasta 500 metros de altura, es un accidente geológico natural y por su fondo fluye el río Noguera Ribagorzana, que nace en los Pirineos y marca parte de la frontera natural entre Aragón y Cataluña.

Mont-rebei

Fuente: Machbel

Hay dos formas de acceder a este paraje protegido que son los que usan los visitantes: seguir el antiguo camino excavado por el ser humano en la ladera catalana, o subir a contracorriente por el río. Huelga decir que la segunda opción es la más cómoda y espectacular, ya que en kayak o barca, resulta más impresionante toparse con enormes farallones de piedra a ambos lados según se avanza.

Hay que resaltar la quietud de las aguas, que crean imágenes perfectas reflejadas de la montaña, cuyas laderas escarpadas se espejan dando lugar a formas geométricas que recuerdan al arte fractal o incluso a los tests de Roscharch. Está claro que es un lugar perfecto para fotógrafos.

También podría gustarte…

El viaje en barca es una experiencia que gusta a todo el mundo. Empieza con emoción, la lancha se mueve a buena velocidad hasta llegar a la zona protegida, en la que, para disfrutar del entorno, hay que bajar las revoluciones hasta casi quedar parados y así no perturbar la superficie pulida del río ni a las aves que allí residen.

Mont-rebei

Fuente: Machbel

Mont-rebei

Fuente: Machbel

En cuanto al antiguo camino excavado en la ladera catalana, hay que decir que se suele tardar en completar alrededor de cuatro horas durante las que se atraviesan diferentes túneles excavados a pico y pala en la dura piedra. Cuidado a los débiles de corazón, puesto que la mayor parte de este sendero, aun corriendo parejo al río, se mantiene casi en su totalidad (excepto un fragmento al final) a una altura aproximada de la mitad de la ladera.

Las partes más atractivas del camino son: poder cruzar el puente colgante sobre el río, uniendo Aragón y Cataluña y la impresionante escalera de madera en forma de zigzag que sube (o baja, según en qué sentido se haga) desde la altura a mitad de la ladera hasta la zona más alta.

El camino no requiere una gran forma física, pero en ciertas zonas carece de barandillas, por lo que hay que tener cuidado, sobre todo si se quiere realizar con niños o mascotas.

Fuente: Machbel

Fuente: Machbel

Fuente: Machbel

Fuente: Machbel

Concluyendo, el Congost de Mont-Rebei es uno de los parajes naturales protegidos más entretenidos y hermosos del pre-Pirineo, siendo un buen primer bocado antes de continuar hacia espacios cercanos, ya en plenos Pirineos, como el Parque Nacional de Aigüestortes o Benasque, el famoso pueblo para ir a practicar deportes de invierno. Y aunque Benasque se llene principalmente cuando hace frío, el desfiladero de Mont-Rebei está perfecto todo el año.

Casas rurales en Mont-rebei

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios