Como en las viejas películas. Pasajeros al tren, un ronroneo de motores, un silbido y una nube de humo sobre la locomotora de vapor. El tren de los lagos cubre un trayecto de unas 2 horas desde la ciudad de Lleida hasta la villa de Pobla de Segur a través de un paisaje espectacular.

Su historia se remonta al 1924 todavía hoy recorre, adaptándose a los tiempos modernos, la naturaleza de la provincia de Lleida entre huertos, frutales, serranías y, claro, los lagos que le dan nombre. La historia y las actividades, por último, completan la experiencia. ¡A bordo los nostálgicos y aventureros!

Fuente: ##//en.wikipedia.org/wiki/File:Mare_de_D%C3%A9u_de_la_Pertusa_%28La_Noguera%29_Catalonia.jpg##Ainhoa P##

Fuente: Ainhoa P

Un servicio regular de tren acerca a los ciudadanos a las diversas localidades que se descubren desde Lleida hasta La Pobla de Segur. El 70% de los viajes cubiertos cubren las estaciones hasta Balaguer, la última localidad de la Plana del Segre en este viaje.

Pero además del servicio público, otros dos trenes, locomotoras más exactamente, ofrecen otro bien distinto: una visita turística. Así, los viajeros descubrirán las zonas de la Plana del Segre, pero también los más de 40 kilómetros de serranía del Montsec y, por último, los lagos y embalses de la última parte del recorrido. El agua, sin embargo, está presente en la totalidad de la aventura.

El viaje del Tren de los Lagos en números

Un vistazo rápido a las características del viaje del Tren de los Lagos observando sus números nos ayudará a completar una imagen sobre lo que nos espera:

  • Longitud: 89,35 km. de vía sin electrificar.
  • 17 estaciones
  • 41 túneles y 31 puentes
  • 21 pasos a nivel
  • Ancho de vía: 1.668 milímetros (ibérico)
  • Precios: ida, 5,90 €; ida y vuelta, 10,70 €

Los tres históricos de la línea, dos clásicos del sector. Por un lado La Garrafeta, la locomotora de vapor diseñada “especialmente para los recorridos con fuertes desniveles”. Yeyé, la locomotora que cubre parte del recorrido con motor diésel, tres vagones y uno adicional con servicio de cafetería.

Viajando en el tiempo

El proyecto inicial se gestó durante el primer tercio del siglo XX. Iba a convertirse en una línea transfronteriza desde Lleida hasta la ciudad de Saint Girons, en Francia. El 1924 se inauguró la línea Lleida – Balaguer, que cubría la zona de la Plana del río Segre, nexo de unión entre las dos localidades.

La convulsa Guerra Civil y sus consecuencias truncó el proyecto original, que se reestabelció en 1949, fecha en la que ya se podía llegar a Cellers. Al año siguiente, en 1950 se accedía hasta Tremp y ya en el 1951, por último, hasta La Pobla de Segur. Finalmente, esta se convirtió en la última parada de aquel transpirenaico original.

En 2005 se hizo el traspaso de su gestión por parte de RENFE hacia los Ferrocarrils de la Generalitat Catalana (FGC) y en 2007 se restablece la línea actual.

Los lagos

En conjunto, el agua es el elemento constante de todo el viaje. Los huertos de los campesinos locales, los árboles frutales o incluso los escarpes y los acantilados de la Sierra del Montsec (como el hermoso Congost de Mont-rebei) son obra del agua y de su fuerza y constancia.

Pero el tren, que corre siguiendo el cauce fluvial, ofrece unas panorámicas exclusivas para admirar la belleza de cuatro lagos. El lago de Sant Llorenç, reserva de fauna acuática; el lago Camarasa, con 20 kilómetros; el lago Cellers y sus bosques de ribera; el lago de Sant Antoni, por último, la superficie de agua dulce más grande de toda Catalunya con 972 hectáreas y 86 metros de profundidad.

Más información | Tren dels llacs

Dónde dormir

Un Comentario publicado

  1. Juan Antonio
    Publicado 3 julio 2013 en 11:57

    Hola,
    os dejo un enlace a la ruta del Tren de los lagos, espero que os resulte interesante.
    Un viaje en el tren de los lagos
    Un saludo!

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios