Fuente: ##//www.flickr.com/photos/sky_hlv/12730649695##Jose A.##

Fuente: Jose A.

Siguiendo el cauce que va erosionando pacientemente la Sierra de Aracena, bañando el paisaje de la franja Norte de la provincia de Huelva, accedemos, además de al espectáculo de la Naturaleza, a la villa histórica y blanca de Zufre y su embalse. Domina desde hace siglos el valle de la Ribera del Uerba; un “Nido de Águilas” desde donde se avistaban los pasos.

Los árabes, avanzados ingenieros de su tiempo, llegaron en el siglo VIII para quedarse y hacer del agua y su recorrido el protagonista principal de la vida cotidiana. Zufre, que en el idioma original significaba “tributo”, se convirtió en un importante centro, en parte por su situación excepcional para comunicar Sevilla.

Fuente: ##//commons.wikimedia.org/wiki/File:Virgen_del_puerto_zufre.JPG##	Donpositivo##

Fuente: Donpositivo

De hecho, tan importante llegó a ser que la villa se fortificó, muralla y torreones, para conservar el dominio de este paso de la Sierra. Pero sobrevino el cambio en el poder durante el siglo XIII, cuando los intereses de portugueses, castellanos capitaneados por Pelayo Correa y musulmanes que defendían su territorio, chocaron inevitablemente. La batalla de Tentudía inclinó la balanza hacia los cristianos del Norte, en cuya fecha se instauró la patrona de Zufre, Nuestra Señora del Puerto, que recuerda la batalla y la victoria cristiana sobre los musulmanes.

Pero por muy interesante que resulte la historia de un lugar y por mucho que de ella se pueda extraer el hilo que lo sitúa en el momento actual, no puede el viajero por menos que deleitarse con el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, el cual excede los límites de este breve artículo, y que abraza la población de Zufre.

El casco antiguo y central de Zufre fue declarado con razón y motivos Bien de Interés Cultural, incluyendo en esta categoría la ermita de Santa Zita, el Humilladero de San Sebastián, el Ayuntamiento y la Iglesia de Santa María. Los zufreños, o también moclinos, pasean por sus estrechas calles medievales y blancas entre los adarves, tradición musulmana, hasta encontrarse con un punto luminoso de su loma que mira el paisaje natural hasta el horizonte.

Alojamiento

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios