Parc Natural del Montseny

Fuente: Elisabet Amengual

Cuando vives en una ciudad grande como Barcelona la necesidad de huir de la ciudad y del reloj se convierte en un asunto casi de “vida o muerte”. Tener una montaña como el Montseny tan cerca es un auténtico regalo del cielo. Por ello, yo y mis amigos decidimos volver este otoño: un fin de semana al Parque Natural del Montseny y ,como este verano, repetimos el alojamiento en Can Dolça.

Lo cierto es que Can Dolça ya se ha convertido en “nuestro rincón de descanso”. La casa es preciosa, totalmente rústica y no le falta ningún detalle.

Parc Natural del Montseny

Fuente: Elisabet Amengual

Parc Natural del Montseny

Fuente: Elisabet Amengual

Parc Natural del Montseny

Fuente: Elisabet Amengual

Parc Natural del Montseny

Fuente: Elisabet Amengual

Parc Natural del Montseny

Fuente: Elisabet Amengual

En Can Dolça las habitaciones son grandes con muebles antiguos bien conservados, los lavabos son amplios, el comedor con TV, cadena de música, chimenea, sofás, cocina grande con microondas, lavavajillas, lavadora, todo tipo de sartenes y vajilla. En el exterior las vistas del Vallés son lo mejor, puedes ver incluso el mar. Tiene una explanada con césped, tumbonas, mesa y sillas, barbacoa y piscina.

En verano pudimos disfrutar de la piscina y ahora en otoño los anochereces junto a la chimenea con juegos y charlas han sido mágicas. También nuestras mascotas, dos perritas pequeñitas, disfrutaron de todo el espacio para correr y se acomodaron junto al fuego con los demás.

Por las mañanas hicimos excursiones y por las tardes junto al fuego nos relajamos. Lo que más ha gustado es el hecho de que tienes toda la casa para ti sin nadie cerca a quien poder molestar. Las risas en el jardín contemplando las estrellas fueron espectaculares.

Parc Natural del Montseny

Fuente: Elisabet Amengual

Las excursiones que hicimos fueron básicamente el Pantano de Santa Fe y El Turó de l’Home. El primer día fuimos al Pantano, llegamos a Santa Fe y seguimos el río hasta el pantano, que estaba bastante lleno de agua. El camino fue hermoso pudiendo encontrar algunos árboles curiosos y enormes que no pudimos evitar abrazar 😉

El Turó de l’Home es la cima más alta del Montseny, con pequeños rastros de nieve, llegamos a la cima. Las vistas increibles, con los Pirineos nevados de fondo a un lado y el mar abajo en el otro…

¡Os recomiendo un fin de semana como este para desconectar y llenaros los pulmones de aire puro!

Más información | Parque Natural del Montseny

Dónde dormir

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios