Gracias a la Diputación de Ávila, organizamos el #GredosRuralTrip, un viaje de 3 días para conocer la Sierra de Gredos, y como hay muchas maneras de contar un viaje, voy a intentar explicaros cómo estimular los 5 sentidos en Gredos. ¿Empezamos?

1. El Olfato

Bolsita de Lavanda y programa del #GredosRuralTrip

Nada más llegar, nos quisieron poner en situación, para acostumbrarnos a la zona y sentirnos como en casa, para ello Isabel de ASENORG (Asociación de Empresarios de la Zona Norte de Gredos), nos obsequió con unas bolsitas de lavanda natural, cogidas esa misma mañana en la Sierra. Automáticamente se nos activaron los sentidos y nos transportamos al bosque bajo la lluvia. Una experiencia sensorial que se convertiría más tarde en real.

El bosque en Gredos

La ruta micológica que realizamos nos dio la ocasión de estimular nuestras narices, recolectando setas y aprendiendo cuáles de ellas son comestibles. Personalmente me sorprendió la cantidad de níscalos que asomaban entre la pinaza y hojarasca otoñal que cubría el suelo de los bosques como si de una alfombra vintage se tratara.

Ruta micológica

Fuente: Anibal Trejo

Si lo que queréis es vivirlo en primera persona, os animo a contactar con Gredos-Guides, quiénes conocen la zona como si una parte de ellos mismos se tratara. ¡Nos encantó la pasión que mostraba JuanFran (nuestro guía) en sus explicaciones y recomendaciones!

Pero nuestro olfato, no paró de trabajar en los tres días que anduvimos por Gredos (tuvimos ayuda para ambientar la naturaleza), la lluvia puso de su parte ofreciendo ese olor a bosque mojado (que yo llamo olor a caracoles, por la cantidad de caracoles que suelen salir después de la lluvia) y que, por alguna razón que desconozco, hace que te sientas más en sintonía con la naturaleza ¿no creéis? (Se acercan otros sentidos…)

Olores, hubieron muchos más, como por ejemplo el olor a leña quemada de las chimeneas, o de las cocinas de las casas y restaurantes, que te abrían el apetito por más que estuvieses saciado con el opulento desayuno, o el olor a cuero de las monturas de los caballos… en fin, muchos olores en el #GredosRuralTrip.

2. El Tacto

Gredos a Caballo

Fuente: Anibal Trejo

Si a ti lo que te va es lo de tocar cosas, aquí van unas sugerencias de cómo estimular el sentido del tacto en Gredos:
Da un paseo a Caballo: exacto, la clave es acariciar al caballo que da serenidad y agarrar las riendas firmemente, pero con suavidad para no volverlo loco con órdenes contradictorias. Además la postura, la fuerza de las piernas y la seguridad que tengas al montar harán de tu experiencia algo inolvidable. Nosotros, lo pasamos genial en nuestra ruta a caballo por Gredos, recorrimos parte de Hoyos del Espino y de Navarredonda, cruzamos el río Tormes y disfrutamos de lo lindo por el bosque y las praderas mientras la lluvia caía sobre nosotros y se acercaba la noche. Un precioso recuerdo por el que volver a Gredos.

Rafa de Gredos a Caballo

La ruta GR-10: Esta gran ruta que cruza la península desde Valencia a Lisboa, es una de nuestras recomendaciones para acercarse y conocer Gredos. No es necesario que recorráis los más de 1.600 km que tiene, simplemente podéis hacer el tramo que sale desde el mismo Parador de Gredos y caminar, ir en bici, en carro o corriendo hasta que el cuerpo aguante. Por el camino, encontraréis plantas medicinales y aromáticas, las cuáles es un placer tocar y oler, id con cuidado de no pisar las numerosas variedades de setas que crecen por doquier y bueno, si os apetece podéis abrazar algún árbol y sentir su energía (no seréis los primeros ni los últimos que se abrazan a un árbol).

Caminar por la GR -10

3. El Oído

¿Qué te parece disfrutar del silencio? Es un gusto, ¿verdad? Pues en Gredos es fácil, no cuenta con el ruido de las grandes ciudades, ni autopistas, ni grandes fábricas, por lo que es fácil que en cualquier momento puedas parar y escuchar. Escuchar el silencio, levemente interrumpido por el canto de alguna ave, quizás un Milano Real o una carbonera, probablemente si te acercas a Gredos a mediados de septiembre y durante un mes, podrás disfrutar de la Berrea, un espectáculo sonoro en el que los venados luchan y cantan para atraer a las hembras con ánimo de encontrar pareja para procrear.

Como no era época de Berrea, nos acercamos a la cafetería Drakar y, junto al fuego, escuchamos las historias y leyendas de la zona, relatadas por el alcalde de Navarredonda José Manuel Jiménez. Todo ello amenizado con una cata de Gintonics y escuchando el crepitar del fuego, mientras en la calle seguía lloviendo. ¡Un lujazo!

Historias y copas en Gredos

4. La Vista

Sentido activo desde el minuto en el que entramos en la ruta al Parador desde Ávila en nuestra “ruralvan”. Estábamos cada vez más cerca del Pico Almanzor y, aunque nunca llegamos a pisarlo, era como una estrella polar que nos guiaba al Parador de Gredos.

Vistas al Pico Almanzor

Fuente: Anibal Trejo

Y el Parador ya es en sí mismo un lugar para mirar y adentrarse en la historia (más o menos) reciente de nuestro país, puesto que allí en la “Sala de los Ponentes” se firmaron las enmiendas que hicieron nacer la Constitución del ’78. Además desde el mismo Parador hay unas estupendas vistas de la Sierra, que son un placer de día y de noche, y en cualquier época del año… pero lo son más en Primavera cuando los piornos florecen y se viste la montaña de color amarillo chillón, ofreciendo un espectáculo a la vista.

Birdwatching Gredos

Fuente: Anibal Trejo

Y como hablábamos de ver, o de observar, tanto de día como de noche puedes dedicarte a la vida contemplativa acudiendo al Hostal Almanzor (de día y a ciertas horas) para pasar un agradable rato en su “hide” observando las aves que se acercan para que las mires (porque a las aves les gusta que las miren). Nosotros pudimos observar varias especies, entre las que se encuentran: el trepador azul, el piquituerto, el carbonero, la lavandera, o la lavandera bollera… no se acercaron muchos, pero nos dieron un buen rato de fotos, risas y silencio, que el silencio ya hemos dicho que también es importante.

Observación Astronómica Gredos

Al anochecer el espectáculo de Gredos mejora, os recomiendo acercaros al Milano Real o realizar una actividad con la entidad Cielo Oscuro y disfrutar de una velada de observación astronómica, no en vano obtuvieron la certificación Starlight. ¿Qué encontraréis? Un cielo donde millones de estrellas iluminan la noche, convirtiendo al cielo en un espectáculo de luz infinito.

5. El Gusto

Gastronomía Gredos

Ahora sí, vamos a saborear una parte importantísima del viaje y es que el gusto jugó papel muy especial en el mismo. Numerosos fueron los platos que allí degustamos. Desde los más típicos como el Chuletón de Ávila, los judiones del Barco de Ávila, las patatas machaconas, etc. hasta algunas delicatessen conjugadas con productos de la zona. Imaginad las siguientes recetas: carpaccio de boletus pinícola con helado de sésamo, Vieira a la plancha con boletus macerado en tomillo, vinagre de jerez y jamón de pato, alcachofa confitada en aceite de oliva y terrina de foie… Vamos, ¡que comimos de lo lindo! Os dejamos la lista con los lugares en los que disfrutamos de la gastronomía. Os aseguramos que no volveréis con hambre después de pasar unos días en Gredos:

Cerveza de Gredos

Tampoco olvidéis una visita a la Fábrica de cerveza de Gredos, donde podréis conocer cómo se elabora la cerveza artesanal, cuáles son sus ingredientes, tiempos de cocción, diferencias entre cada tipo de cerveza… y lo más importante ¡degustar los diferentes tipos que allí se fabrican! ¿Os imagináis una cerveza de cereza?

El Gustazo

Si con todos estos estímulos todavía no has saciado tus ganas de sensaciones, tenemos algo que viene de regalo y que te esimulará cuerpo y mente como pocas cosas lo hacen.
¿Te preguntas qué es?
Pues ni más ni menos que una tarde de relax en el Spa Rural Aguas de Gredos, allí oirás los chorros de agua, olerás al limón de la ducha de aromaterapia, verás gente muy relajada y, si quieres, estimulraás tu tacto a través de uno de los masajes y terapias que allí ofrecen. ¿No te parece el mejor fin de viaje?
Spa Rural Aguas de Gredos
Después de todo lo dicho, sólo nos queda recomendaros que os acerquéis a Gredos y disfrutéis como nosotros de este viaje sensorial. ¿Os animáis?

5 Comentarios publicados

  1. Anibal Trejo
    Publicado 12 diciembre 2014 en 10:29

    Ya me estaba siendo difícil empezar a olvidar lo que he disfrutado de Gredos durante aquellos días y no se me ocurre venir y leer tu entrada… ¡Mono de volver otra vez al 100%!

  2. Cristina Perseguer Cristina Perseguer
    Publicado 12 diciembre 2014 en 11:50

    Jajaja, la próxima a ver si sale en primavera y así vemos los piornos y pasamos menos frío… Me alegra que te guste Anibal (sin í)

  3. Carolina Selles
    Publicado 15 diciembre 2014 en 13:03

    Genial post y una buenísima manera de guiarnos con los sentidos. Habrá que ir a Gredos.

  4. Jorge
    Publicado 18 diciembre 2014 en 19:15

    La sierra de Gredos es impresionante, tambien muy recomendable en la epoca esta invernal, el realizar rutas con raquetas de nieve !!!

  5. Sergio M.
    Publicado 29 enero 2017 en 17:07

    ¡Wow! Buena forma de enriquecer mis sentidos y poder ofrecérselo a más personas en mi proyecto. Gracias por tus palabras que nos llegan a los 5 sentidos.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios