Molinos de Consuegra

Molinos de Consuegra. Fuente: leoks / Shutterstock

Ya sabemos cuáles son los 10 lugares imprescindibles de Castilla-La Mancha para nuestros viajeros. Durante un mes, cerca de 3.000 viajeros han indicado su paisaje predilecto de Castilla-La Mancha.

Durante más de un mes, nuestros viajeros han participado en el sorteo para ganar una escapada a Castilla-La Mancha y han votado por su rincón favorito. Así son los rincones más deseados de Castilla-La Mancha para nuestra comunidad de viajeros:

1. Toledo

Toledo

Fuente: Anton_Ivanov / Shutterstock

Toledo es ciudad Patrimonio de la Humanidad declarada por la Unesco. Emerge a orillas del río Tajo. Los palacios, el alcázar, la mezquita, las sinagogas o incluso las espadas son símbolos ya de una de las ciudades más poderosas y cultas de la Europa emergente de la Edad Media. Es sin duda, y con 1094 votos, un lugar imprescindible durante una escapada a Castilla-La Mancha.

Mira las casas rurales en Toledo:

2. Calares del río Mundo y de la Sima

Calares Rio Mundo

Fuente: Turismo Castilla-La Mancha

Parecen los Pirineos, pero es Castilla-La Mancha. El Parque Natural de los Calares del río Mundo y de la Sima están en Albacete, en un territorio que comprende la Sierra de Alcaraz y la Sierra del Segura. Es una rareza: hay más de 35 especies vegetales endémicas. Cada año, la naturaleza se reivindica a sí misma en una explosión de fuerza: el reventón, la aparición del río Mundo desde la cueva con un rugido.

Mira las casas rurales cerca de los Calares del río Mundo y de la Sima:

3. Cuenca

Fuente: Turismo Castilla-La Mancha

Fuente: Turismo Castilla-La Mancha

El símbolo de la ciudad de Cuenca son sus Casas Colgadas (que no “colgantes”). Es, por decirlo así, la ciudad de la sorpresa y el vértigo. La ciudad emerge sobre la Hoz del Huécar. ¿Cómo levantaron los edificios pendientes de un acantilado en el siglo XV? Como Toledo, la Unesco declaró Cuenca ciudad Patrimonio de la Humanidad. Un rincón imprescindible que pasear, admirar y degustar.

Mira las casas rurales de Cuenca:

4. Alcalá del Júcar

Alcalá del Júcar

Fuente: Turismo Castilla-La Mancha

Un justo vencedor. La villa de Alcalá del Júcar se encarama sobre una montaña a orillas del Júcar. En lo más alto, el Castillo, se domina el conjunto. Desde allí se contempla el meandro del río y el puente de piedra, así como los recovecos de sus callejones y el juego de las casas trepando por la ladera. Destacan las Cuevas del Diablo, la ermita de San Lorenzo y la plaza de toros. Un imprescindible en toda regla.

Mira las casas rurales de Alcalá del Júcar:

5. Lagunas de Ruidera

Ruidera

Fuente: Turismo Castilla-La Mancha

Parque Natural exquisito y zona recreativa. El Parque conecta 15 lagunas a través de pequeños saltos de agua y de túneles naturales. La zona de baño más conocida es la “Plaza de Toros”, en una poza de la Laguna Colgada. Hay otras zonas de baño en las lagunas de la Redondilla, Santo Morcillo, la Tomilla, la Salvadora y San Pedra). Comparte territorio con Ruidera (Ciudad Real) y Ossa de Montiel (Albacete).

Mira las casas rurales cerca de las Lagunas de Ruidera:

6. Nacimiento del río Cuervo

Rio Cuervo

Fuente: Turismo Castilla-La Mancha

El Nacimiento del río Cuervo es Monumento Natural desde 1999. El conjunto ocupa más de 1.700 hectáreas. El río nace en Vega del Codorno, a unos 1.490 m de altitud. Es un rincón especial. El agua brota: un manantial sereno que se escurre por la roca, cubierta de musgo, y conforma las llamadas “chorreras”. En invierno, como veis, se llegan a congelar.

Mira las casas rurales cerca del Nacimiento del río Cuervo:

7. Pueblos negros de Guadalajara

Campillo de Ranas. Pueblos Negros

Campillo de Ranas. Fuente: Turismo Castilla-La Mancha

Los Pueblos Negros de Guadalajara, como Campillo de Ranas, por ejemplo, son un conjunto etnográfico cada vez más valorado en el interior de Guadalajara. Es la llamada “arquitectura negra”: la pizarra es la base de las construcciones populares y el símbolo de la relación armónica entre el hombre y el paisaje que le rodea.

Mira las casas rurales cerca de los Pueblos negros de Guadalajara:

8. Consuegra

Consuegra

Fuente: Turismo Castilla-La Mancha

Consuegra no es un miembro de tu familia política, es el paisaje literario más famoso de las letras españolas. Los molinos de viento de Consuegra son el símbolo del Quijote, lo que todos recordamos de lo que hemos leído (o nos han contado) sobre la obra inmortal de Cervantes. Esta villa de Toledo, bañada por el río Amarguillo y rodeada de montes, es una visita obligada. Destacan, además de sus molinos de viento, el castillo y la iglesia de Santa María la Mayor. No olvidéis pedir unas judías con perdiz.

Mira las casas rurales de Consuegra:

9. Ciudad Encantada

Ciudad Encantada de Cuenca

Fuente: rubiphoto / Shutterstock

¿Qué pensarían los hombres del Paleolítico de este paisaje? Pensarían que es un regalo divino, una manera inexplicable de que la naturaleza se exprese. Es un lugar mágico de la Serranía de Cuenca. Pero hoy sabemos mucho más de él, que nuestros antepasados. La naturaleza kárstica del conjunto ha sido moldeada a voluntad por los elementos. El resultado, una reunión de esculturas de roca que recuerdan, como las formas en las nubes, a objetos, animales y humanos.

Mira las casas rurales cerca de la Ciudad Encantada:

10. Sigüenza

Fuente: Migel / Shutterstock

Fuente: Migel / Shutterstock

Por último, Sigüenza: una hermosa villa del norte de la provincia de Guadalajara. Fue estratégica durante la Edad Media para controlar el paso del alto Henares y los valles de los ríos Dulce y Salado. Esa importancia se tradujo en comercio, cultura y riqueza. Su rico patrimonio arquitectónico se declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1965. No puedes escaparte a Castilla-La Mancha sin pasar por Sigüenza. ¡Es imprescindible!

Mira las casas rurales en Sigüenza:

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios