Camí de Ronda de Calonge

Camí de Ronda de Calonge. Fuente: funkyfrogstock

Caminar puede ser la mejor forma de conocer un lugar. Paso a paso nos hacemos con detalles que a otras velocidades, las del coche o las del avión, se borran sin oportunidad. Caminando podemos parar o acelerar según nuestro interés, podemos preguntar, hablar. Por todo ello, caminar es la mejor forma de conocer la Costa Brava.

Los caminos de ronda en Costa Brava

Camí de Ronda de

Josep Ensesa de S'Agaro. Fuente: Marques

Los caminos de ronda de la Costa Brava son senderos que discurren por el litoral. A un lado los bosques de pinos; al otro, los acantilados, el mar, las calas. Los caminos de ronda son la mejor forma de llegar a algunas de estas playas, además de ser una estupenda forma de conocer la cultura y la historia de la Costa Brava.

El origen de los caminos de ronda es fascinante. La primera mención que se encuentra de ellos es un pequeño plano de mediados del siglo XVII. En un inicio, fueron creados como lugares de observación con el fin de advertir de peligros que llegaran del mar, para conectar núcleos habitados de la costa y para acceder a lugares aislados como faros o fortificaciones. Luego fueron incluso usados por contrabandistas. No fue hasta el siglo XX que los caminos de ronda se consideraron espacios turísticos.

Cinco caminos de ronda de la Costa Brava

Camí de Ronda de la Costa Brava

Camí de Ronda de la Costa Brava. Fuente: funkyfrogstock

Busca un calzado cómodo, ropa adecuada para caminar, traje de baño, algo de comida, agua para hidratarte, y, cómo no, cámara de fotos, porque nos vamos a recorrer algunos de los mejores caminos de ronda de la Costa Brava.

1. Camino de ronda de Aiguablava a Pals

Este es uno de los caminos de ronda más conocidos. Al no ser muy exigente físicamente, es ideal para iniciarse en el senderismo en la Costa Brava. Conecta la preciosa playa de Aiguablava, en Begur, con la playa del Racó, colindante con el municipio de Pals. Caminamos entre pinos y matorrales, en un recorrido que sigue la costa y que nos lleva hasta algunas de las playas más bellas del litoral, como la de Aiguablava, playa de Sa Tuna o la pequeña cala de Sa Riera.

2. Camino de ronda de Cadaqués a Portlligat

Un camino de ronda une Cadaqués, el pequeño pueblo pesquero al que Josep Pla dedicó un libro, con Portlligat, el lugar que Dalí escogió para instalar su casa. Durante el recorrido se disfruta de unas panorámicas sobre el blanco pueblo de Cadaqués. El tramo final es algo más exigente a nivel físico; pero una vez alcanzado el destino, podremos visitar la Casa Museo de Dalí. ¿Sabías que instaló un espejo en su dormitorio para poder ser la primera persona de la península en ver salir el sol desde la cama?

3. Camino de ronda Port de la Selva a Llançà

Desde Port de la Selva, en la comarca de l’Alt Empurdà, podemos seguir dos caminos de ronda. El primero es corto y enlaza la preciosa cala Fornells con la de Tamariu, pasando por algunas playas espectaculares, hasta alcanzar el Faro de Punta Sarnella. Pero para los que quieran disfrutar de una buena caminata, la ruta sigue desde la playa de la Colomera hasta Llançà. Son cinco kilómetros hasta llegar a la cala de la Gola que nos muestran lo más característico de esta zona del litoral.

4. Camino de ronda a Tossa de Mar

Cala Llevadó es una de las bellas calas de la Costa Brava localizada entre Lloret de Mar y Tossa de Mar, en la comarca de la Selva. Es el punto de partida de un precioso tramo de camino de ronda dominado por el macizo de l’Ardenya. No está entre los caminos fáciles de seguir por su nivel técnico. Se pasa por acantilados que pueden poner en apuros a los menos acostumbrados al esfuerzo físico. La contrapartida son unas vistas espectaculares sobre el litoral hasta llegar a Cala Pola.

5. Camino de ronda de Platja d’Aro a Sant Antoni de Calonge

De Platja d’Aro a Calonge por un camino de ronda de poco más de dos kilómetros que se caracteriza por sus tramos entre túneles de piedra y por sus espectaculares vistas. Las calas que encontramos hacen que el recorrido se nos haga corto. De todas, tal vez sea Sa Cova, la más bella. Rocas y vegetación, subidas y bajadas, hasta llegar a la playa urbana de Torre Valentina, ya en Sant Antoni de Calonge.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios