Magazine Naturaleza Los lugares más increíbles del mundo también están en España

Los lugares más increíbles del mundo también están en España

4.6K Shares

Montañas, playas de aguas turquesas, grandes dunas, islas, pueblos de colores, etc. España tiene de todo. Con ello no queremos decir que no sea necesario salir fuera de nuestras fronteras, claro que hay que hacerlo. Conocer otros lugares y culturas es de lo más enriquecedor, no hay mayor aprendizaje que el que te enseña un viaje.

Sin embargo, no hace falta ir muy lejos para maravillarse con los paisajes. Nuestro país está lleno de contrastes, tanto naturales como culturales. En este post os mostramos algunos rincones del mundo que, viajando, nos han recordado a los que tenemos en casa.

Esta lista solo es una pequeña representación, pero estamos seguros de que hay muchos más. ¿Conoces alguno?

1. Sequoia National Park (California) vs Secuoyas del Monte Cabezón (Cantabria)

La razón del enorme parecido entre el Parque Nacional de Secuoyas de California con el de Cabezón de la Sal es porque se trata del mismo árbol. Esta especie, que se caracteriza por sus grandes dimensiones -algunos árboles pueden llegar a alcanzar los 115 metros de altura- es originaria de Norteamérica, por lo que en Cantabria ha sido importada

En 1940, la política forestal del país obligaba a reducir las importaciones de madera para el uso industrial. Para cubrir la demanda nacional, en Cabezón de la Sal se plantaron secuoyas (848 repartidas en 2,46 hectáreas), eucaliptos y pinos. Los motivos es que se trataban de árboles de gran altura y longevos, por lo que podrían obtener la madera necesaria.

Las secuoyas son, posiblemente, los seres vivos más altos del planeta. Pueden vivir mil años, crecen 1,80 metros de altura por año, y para abrazar su tronco se necesitan unas tres personas. Desde el 2003, el bosque de secuoyas de Cantabria está protegido como Monumento Natural.

2. Calzada del gigante (Irlanda del Norte) vs Los órganos (La Gomera)

Este es el órgano que cualquier sirena querría tener de acompañamiento a sus cánticos. Está en la costa noroeste de La Gomera, en las Islas Canarias, aunque solo se puede acceder a él por mar (en los alrededores hay numerosos barcos turísticos que te acercan hasta él). Estas columnas basálticas, de 200 metros de ancho y 80 de largo, se parecen a la calzada del gigante precisamente por su composición, y porque ambas están moldeadas por el mar.

Los órganos se crearon con el magma de un antiguo volcán que no logró salir a la superficie y acabó resquebrajándose.

3. Cañón del Antílope (Arizona) vs Cuevas de Can Riera (Barcelona)

El viento y la lluvia han cincelado las paredes arcillosas de las cuevas de Can Riera convirtiéndolas en una obra de arte. Sus formas caprichosas y su color anaranjado, cuando entra el sol por los recovecos, han hecho que sean comparadas con el cañón del Antílope de Arizona. Por supuesto, a menor escala, claro.

Las cuevas de Can Riera están situadas en Torrellas de Llobregat, a solo 30 kilómetros de Barcelona. Aunque hasta hace poco se podían visitar, para preservarlas desde marzo están cerradas al público.

4. Teatro romano de Plovdiv (Bulgaria) vs Teatro romano de Mérida (Extremadura)

Mencionamos el de Plodiv, pero también podría ser el de Éfeso (Turquía). El teatro romano de Mérida nada tiene que envidiarles. Es más, se conserva mucho mejor que los anteriores.

Fue levantado entre los años 16 y 15 a.C bajo el mandato del cónsul Marco Vipsanio Agripa, en la entonces Augusta Emerita. Fue utilizado hasta el siglo IV, momento en el que se extendió el cristianismo en la península ibérica y, dado que para ellos el teatro era inmoral, fue abandonado. El edificio permaneció cubierto de tierra hasta principios del siglo pasado, cuando se realizaron las excavaciones.

Desde 1933 en él se celebra el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y está declarado Patrimonio de la Humanidad.

5. Monument Valley (Utah/Arizona) vs Bardenas Reales (Navarra)

Ambos lugares parecen de otro planeta, de ahí a que hayan sido usados en numerosas películas y series de televisión. Las Bardenas Reales han enamorado a James Bond en El mundo nunca es suficiente y han sido el lugar de los Dothraki en Juego de Tronos.

Este inmenso parque está compuesto de suelos de arcilla, yesos y arenisca que, debido a la erosión del viento y del agua, han creado formaciones maravillosas. Dependiendo de su orografía, el lugar recibe el nombre de Bardena blanca, donde está La Pisquerra; y la Bardena negra. También hay paisajes como Castildetierra –una de las rocas más emblemáticas–, Landazuría, Caídas de la negra y Peñaflor.

Las Bardenas Reales están declaradas Parque Natural y Reserva de la Biosfera. En verano puede hacer tanto calor como en Monument Valley.

6. Cueva de la catedral (Nueva Zelanda) vs Playa de las Catedrales (Lugo)

En este caso, la playa de las Catedrales supera con creces a la cueva de la Catedral de Nueva Zelanda. Además de por número: las gallegas tienen muchos arcos; también por belleza. Su nombre original es playa de Aguas Santas y está en la localidad de Ribadeo, en Lugo. Para visitarlas hay que tener en cuenta el horario de las mareas. Solo se pueden cruzar sus arcos cuando hay bajamar; y hay que tener mucha precaución, pues con pleamar la playa desaparece por completo. Bienvenido al Cantábrico.

7. Campos de lavanda (La Provenza) vs Campos de lavanda de Brihuega (Guadalajara)

Entre los campos de lavanda franceses y los alcarreños apenas hay diferencias. Al igual que como ocurre con las secuoyas californianas en Cantabria, en Brihuega esta planta también fue importada, precisamente de La Provenza.

A partir del mes de julio, ambas localidades reciben variedad de visitas. Sus campos morados, que desprenden un agradable olor, ofrecen una imagen bucólica. No es de extrañar que el conocido como el jardín de La Alcarria se haya vuelto tan popular entre los turistas y fotógrafos.

La lavanda en Brihuega tiene muchos usos. Su aroma y propiedades sirven para crear perfumes, cremas, champús, aceites e incluso licores. En el Pósito Real de Huete venden unos licores de lavanda deliciosos. En el mes de julio, a mediados, también se celebra el Festival de la Lavanda.

8. Dolomitas (Italia) vs Picos de Europa

Montañas vertiginosas, picos, valles, lagos y pequeños pueblos de montaña. Con esta descripción podríamos estar hablando de muchas partes del mundo; entre ellas de las Dolomitas o los Picos de Europa.

El Parque Nacional de los Picos de Europa fue el primer espacio protegido de España, bajo el nombre de Parque Nacional de la Montaña de Covadonga. Está situado entre Asturias, Cantabria y León y, en 1994, los pastores de Asturias de esta zona fueron declarados pueblo ejemplar.

Algunos de los picos más emblemáticos del parque son el pico Urriellu (Naranjo de Bulnes), Peñas Santas, peña Maín y Torrecerredo, entre otros.

9. Ciudad de Anjar (Líbano) vs Medina Azahara (Córdoba)

Los omeyas dejaron numerosas ciudades a lo largo del Mediterráneo, aunque no todas se conservan en la actualidad. La guerra de Siria ha supuesto una gran pérdida de patrimonio. Aquí es donde estaba la primera capital omeya, en Damasco. Más tarde, con la fundación de Al-Andalus, fue trasladada a Córdoba.

A 8 kilómetros de la ciudad, Abderramán III construyó Medina Azahara, una de las joyas omeyas más preciadas del mundo. Con ella, el califa quería demostrar su opulencia y poder a otros califatos enemigos, como el fatimí.

Actualmente, este yacimiento arqueológico es Patrimonio de la Humanidad –igual que Anjar, en los alrededores de Beirut–, además de uno de los monumentos más visitados de Córdoba.

10. Grotte di Frasassi (Italia) vs Cuevas del Drach (Mallorca)

Situadas en Manacor, Mallorca, las cuevas del Drach son uno de los principales reclamos de la isla.

Visitar sus interiores es como viajar al centro de la tierra, más concretamente, a 25 metros de profundidad bajo tierra. La cueva tiene 2.400 metros de largo y varios desniveles. Después de maravillarte con los techos cubiertos de estalactitas –que recuerdan mucho a los de Frasassi–, llegarás hasta el lago Martel, el más grande de toda la cavidad.

Allí nos espera una sorpresa: un concierto de música clásica en el que los artistas tocarán desde las barcas mientras navegan por el lago. Si tienes curiosidad por cómo es surcar este mar interior, no te preocupes. Las barcas también están disponibles para los turistas.

11. Río Celeste (Costa Rica) vs Nacedero del río Urederra (Navarra)

En España hay muchos ríos de agua azul, aunque el Celeste y el Urederra son nuestros favoritos. Solo hay una diferencia evidente entre ambos: el clima

El Nacedero del río Urederra está en el Parque Natural de Urbasa-Andia. El camino hacia él está repleto de pozas de agua turquesa, formadas por el fenómeno kárstico en el que el agua se filtra por las grietas de las rocas. El lugar es impresionante, aunque no está permitido el baño. Para acceder hasta él basta con seguir el sendero, que tiene unos 6, 2 kilómetros de longitud ida y vuelta.

En su nacimiento, el agua brota desde más de 600 metros de la pared. Luego el río continua su curso durante 19 kilómetros hasta que sus aguas se funden con las del Ega, afluente del Ebro.

12. Jodhpur (India) vs Júzcar (Málaga)

Las ciudades de colores siempre han tenido un gran atractivo turístico, incluso mucho antes del boom de Instagram. En la India tienen de varios colores: rosa como Jaipur o azul como Jodhpur. Este color también se puede encontrar en Chefchaouen (Marruecos), Sidi Bou Said (Túnez), en la popular isla de Santorini (Grecia) y en Júzcar (Málaga).

Las casas de este pueblo malagueño fueron pintadas de este color en 2011, cuando tuvo lugar el estreno de la película de Los Pitufos. Así fue llamado durante años: el pueblo de los pitufos; hasta que en 2018 tuvieron problemas con los derechos de autor y dejó de ser pitufolandia para convertirse en la aldea azul.

Para mantener el turismo, en él se han montado varias actividades al aire libre enfocadas a las familias.

13. Red Valley Capadocia (Turquía) vs Las Médulas (León)

Es complicado que algún paisaje del mundo supere en belleza a la Capadocia, aunque hay rincones que han lograrlo igualarla.

Los pináculos de Las Médulas, en El Bierzo, no fueron esculpidos por los dioses. Fue obra de los romanos. Aquí levantaron las minas de cielo abierto más grandes del Imperio romano. Al parecer, la zona era muy rica en oro. Desde 1997, el lugar está declarado Patrimonio de la Humanidad.

Existen varias rutas que recorren la zona. Las mejores vistas se obtienen desde el mirador de Orellán, al que se accede desde un sendero en la senda de la Valiñas o por la perimetral.

14. Cascada Glymor (Islandia) vs Salto del Nervión (Burgos y Álava)

El salto del Nervión es la cascada más alta de España. La altura y la orografía del paisaje donde está –entre Burgos y Álava– nos han recordado un poco a las de Islandia. La española tiene 222 metros de caída y la época con más caudal suele ser durante el periodo de lluvias o en el deshielo. Para disfrutar del espectáculo lo mejor es acercarse hasta el mirador, donde también se puede ver el cañón del Nervión y el valle de Délika.

Tras el salto, el Nervión recorre 72 kilómetros hasta que se fusiona con el río Ibaizábal para entrar en Bilbao y, por último, salir al Cantábrico.

15. Gran Muralla China vs Alcazaba de Almería


Estamos de acuerdo con que comparar la Gran Muralla China con la Alcazaba de Almería es un poco pretencioso. Somos conscientes que nada tienen que ver. No obstante, en esta imagen la imponente muralla almeriense sí nos ha recordado a la china. La Alcazaba tiene hasta tres recintos amurallados, con torres, y está considerada como la mayor construcción medieval de Al-Andalus en la Península ibérica.

El recinto se comenzó a construir en el año XI por Abderramán III, aunque no se terminó hasta que estuvo el rey taifa de Almería, Hayrán, en el poder. El lugar es tan maravilloso que sirvió de escenario para películas como Cleopatra (1963), Conan el Bárbaro (1982), Indiana Jones y la última cruzada (1989) y series de televisión como Juego de Tronos.

16. Molinos en Holanda vs Molinos en Consuegra (Toledo)

Da igual en qué país estés, los molinos de viento siempre son atractivos para el viajero. En Holanda, junto con los campos de tulipanes, es uno de sus principales reclamos. Igual que en Castilla-La Mancha, donde El Quijote los confundió con gigantes. Los molinos de Consuegra, con el castillo de fondo, son uno de los paisajes más bonitos de España. ¿Que no? Mira bien la foto.

4.6K Shares

Artículos relacionados

5 comentarios

Luis Mateos Cuesta 8 octubre 2019 - 13:43

Conozcamos lo nuestro y así se valora mejor.

Responder
Mateos 13 octubre 2019 - 13:35

Estoy totalmente de acuerdo, he visto muchos de esos lugares fantasticos, menos horas de viaje, gastando la mitad y sosteniendo el empleo de mi Pais.

Responder
Mary 4 noviembre 2019 - 15:51

¡Hermoso país el nuestro! Y muy buena la línea móvil que permite la comparativa de paisajes.

Responder
Mary 20 enero 2020 - 14:49

Yendo al precioso pueblo viejo de Castellar de la Frontera (Cádiz) veo mariposas monarca, volando en Enero, y me entero de la existencia del «Paseo de las Mariposas Monarca» junto al embalse de Guadarranque. Ya no tengo que ir a ver su célebre migración, desde EEUU a Méjico, porque están mucho más cercanas (incluso creo que en Canarias)

Responder
Mateos 1 febrero 2020 - 13:49

AMO la diversidad y la belleza de mi País, tan cerca de casa, favoreciendo a los míos.

Responder

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

OK

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Al usar la web lo autorizas.

Copy link