Banyalbufar

Fuente: Circumnavigation / Shutterstock

La lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco quiere proteger y valorar la diversidad natural y cultural del mundo, tanto material como inmaterial.

Desde 1994, el Comité del Patrimonio Mundial lanzó la estrategia global para confeccionar una lista “representativa, equilibrada y creíble”.

55 elementos de esa lista corresponden a España. Los últimos 5 se declararon entre 2007 y 2012. Son estos:

1. Patrimonio del mercurio. Almadén e Idria

Parque Minero de Almadén

Parque Minero de Almadén. Fuente: Stephen Haworth

Las minas de mercurio de Almadén (en Ciudad Real) y las de Idia (en Eslovenia) se declararon Patrimonio Mundial en 2012. Son las dos minas de mercurio más grandes del mundo. En el caso de España, fue el último lugar declarado como tal por la Unesco (Bien Cultural).

La Unesco valora las minas por la importancia fundamental que el mercurio tuvo en las relaciones entre Europa y América durante siglos y desde el Renacimiento. La primera extracción fue en 1490.

La mina de Almadén no hay peligro. “No hay ningún filón abierto”, advierte Fernando Moreno, antiguo trabajador de la mina reconvertido a guía turístico. Más información sobre la Mina de Mercurio de Almadén.

2. Serra de Tramuntana

Banyalbufar

Fuente: Circumnavigation / Shutterstock

Se dice que la Sierra de Tramuntana, en Mallorca, es la continuación de las Sierras Béticas andaluzas, solo que una parte está sumergida. Los habitantes de la Serra se han adaptado a un terreno precioso pero difícil.

Por ejemplo, la escasez de agua dio origen a un sistema parcelado de gestión hídrica heredera, todavía, de época feudal. Las laderas están tomadas por las terrazas para cultivos, interconectadas con molinos, entre otros mecanismos, y separados por piedras sin argamasa, para ahorrar agua. El terreno, además, filtra el agua de la lluvia y no se mantiene en embalses naturales.

La Serra de Tramuntana reúne algunos de los pueblos más bonitos de la isla (Valldemossa, Sóller, Fornalutx, Banyalbufar) y el pico más alto de Mallorca: el Puig Major (1.445 m).

Se incluyó en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco el 2011.

3. Arte rupestre del Valle del Côa y de Siega Verde

Fuente: ##//www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/patrimonio/mc/patrimoniomundial/bienes-declarados/por-ano-de-inscripcion/siegaverde.html###MECD##

Fuente: #MECD

Fuente: ##//www.mecd.gob.es/cultura-mecd/areas-cultura/patrimonio/mc/patrimoniomundial/bienes-declarados/por-ano-de-inscripcion/siegaverde.html###MECD##

Fuente: #MECD

A ambas orillas del Duero, en la frontera entre España y Portugal, los yacimientos de Arte Rupustre del Valle del Côa (Portugal) y Siega Verde (a 15 km de Ciudad Rodrigo, Salamanca) constituyen un ejemplo único de las relaciones sociales, económicas y culturales de nuestros antepasados.

Los yacimientos de Siega Verde se despliegan en 645 grabados en los límites del río Águeda. Las creaciones del lado portugués entraron en la lista de la Unesco en 1988. Las de Siega Verde se incluyeron, complementando las anteriores, en 2010.

Más información sobre los yacimiento de Siega Verde

4. Torre de Hércules

Torre de Hércules

Fuente: Anibal Trejo / Shutterstock

La Torre de Hércules es un faro colosal que difícilmente se mantenía fuera de la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco. La declaración llegó en 2009.

La Torre de Hércules está en A Coruña, mide 55 metros y se levantó a mediados del siglo I o principios del siglo II. Es el único faro romano en el mundo que sigue alumbrando.

Por la península de la Torre se extiende un museo al aire libre. Alrededor de la Torre se diseminan esculturas que refieren relatos mitológicos, al mar, la historia y las rutas de navegación.

5. Parque Nacional del Teide

Parque Nacional del Teide

Fuente: Mikadun / Shutterstock

La Unesco miró hacia Tenerife en 2007. Ese año el Parque Nacional del Teide se integró en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

Aquí se encuentra el techo de España: 3.719 metros sobre el nivel del mar. El Teide es un ejemplo, como pocos, del origen y evolución de las islas oceánicas.

Además, es un espectáculo. Sorprende que donde hubo fuego haya un ecosistema vivo y delicado. Su cercanía con el océano concede un espectáculo infrecuente: el mar de nubes que suele envolver la montaña.

Un Comentario publicado

  1. David
    Publicado 17 marzo 2016 en 19:58

    Ojalá pudiera visitar tantos lugares. Tengo q reconocer q el trabajo q hacéis de periodismo turístico – a mi parecer- es estupendo. Uno se siente orgulloso de tantas cosas bonitas por ver en nuestra tierra. Un saludo.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios