Surfing

Por EpicStockMedia

Las imágenes han hecho famosa a Nazaré. No es para menos: olas espectaculares de más de 30 metros de altura rompiendo frente al faro de Praia do Norte. La razón de este fenómeno es un cañón marino subacuático que transforma las olas del Atlántico en verdaderas montañas de agua que atraen cada día a más aficionados del surf extremo como Hugo Vau.

Las mejores playas para hacer surf

Faro de Nazaré

Faro de Nazaré. Por moedas1

Playa de Nazaré

Playa de Nazaré. Por Laurent Didier

Pero no solo en Nazaré, la ciudad de las olas gigantes, también en Algarve, Alentejo, Lisboa, Oporto… Con su clima suave, olas de calidad y bellos arenales frente al Atlántico, Portugal se ha convertido en una meca para surfers de todo el mundo.

1. Playa de Cabedelo (Viana do Castelo)

Cabedelo

Cabedelo. Por bruno ismael alves

Desde el monte de Santa Luzia se puede ver el Santuário do Sagrado Coração de Jesus. Más allá, la desembocadura del río Lima y un extenso arenal de dunas rodeado por un pinar. Es Viana do Castelo, una de las ciudades más bellas del norte de Portugal y uno de los escenarios de los Descubrimientos Portugueses. Hoy en día, destino surfer internacional.

A Viana do Castelo se puede llegar desde Oporto. Aquí encontramos la playa de Cabedelo, un arenal con forma de media luna, arena fina y un fondo de pinos. Esta playa, con viento de mar a tierra durante todo el año, es perfecta para el kitesurf. Para llegar hasta allí, podemos hacerlo por carretera o usar el ferry que cruza el río.

Para cuando te bajes de la tabla, Viana do Castelo tiene un importante patrimonio de gran valor histórico y arquitectónico. Su corazón es la Praça da República, donde se encuentra la Misericordia y el chafariz, ambos del siglo XVI, así como la antigua Casa consistorial. La Catedral, de estilo románico, también es una visita imprescindible. En realidad, lo mejor es pasear e ir descubriendo sus rincones más bellos a tu ritmo.

2. Playas de Espinho (Aveiro)

Playa de Espinho

Playa de Espinho con barcas tradicionales. Por dinozzaver

Al regresar de faenar, las tradicionales barcas varadas llenan de color la arena de la playa. La misma playa, que orientada hacia el oeste, es bañada por olas potentes y de buen tamaño ideales para el surf. La playa de Espinho es una extensa franja de playa de 17 km que se expande desde el estuario del río Duero hacia el sur. Aquí se encuentra una de las olas más famosas de Portugal: la “Derecha del Casino”.

El Casino, que da nombre a la famosa derecha de Aveiro, es una de las atracciones turísticas del lugar cuando ya te has cansado (si es que eso es posible) de cabalgar olas.

Además, la población, uno de los centros turísticos más importantes del norte de Portugal, tiene otros muchos alicientes como el Balneario Marino con talasoterapia y un rico patrimonio artístico con bellos ejemplos como Igreja Matriz de Espinho o la Estação Arqueológica do Castro de Ovil, con restos de una aldea habitada entre los siglos III y II a.C.

¿Y sabes que puedes ir caminando por la costa hasta Oporto? Vale que son 18 km de sendero, pero el paseo junto al Atlántico hasta Vila Nova de Gaia es un plan alternativo si las olas fallan.

3. Playas de Ericeira (Lisboa)

Ericeira

Ericeira. Por joyt

Desde las playas de Ericeira, a escasos 50 km de Lisboa, salieron hacia el exilio Manuel II y Amelia d’Orleans, últimos Reyes de Portugal. Era el 5 de octubre de 1910, día de la proclamación de la República. Entonces, nadie podía imaginar que esas mismas playas hoy serían una de las principales mecas europeas del surf. Pero es que los espectaculares arenales de Ericeira se convirtieron en una de las primeras reservas mundiales de surf de acuerdo con la organización norteamericana Save the Waves Coalition.

De tradicional aldea pesquera, Ericeira se ha convertido en núcleo turístico para el verano. Aun así, ha sabido mantener su esencia original. Las playas de Foz do Lizandro, S. Lourenço, la de S. Sebastião o la de Ribeira d’Ilhas son, por belleza y condiciones, de lo mejor para el surf. De hecho, grandes surfistas, como es el caso de Tiago Pires, se han quedado a vivir aquí.

Hay que destacar especialmente la Playa de Ribera d´Ilhas, en la que se realiza anualmente algunas de las pruebas del Campeonato Mundial de Surf. ¡Además, Ericeira es excelente para disfrutar en sus numerosos restaurantes y marisquerías!

4. Playa de São Torpes (Alentejo)

São Torpes, Sines

São Torpes, Sines. Por Bruno Daniel Morais

La región del Alentejo también cuenta con buenas olas para los amantes del surf. No sabemos cómo se le habría dado la tabla a Vasco da Gama, pero lo cierto es que, Sines, el lugar que le vio nacer, se ha convertido en una de las mecas del surf de Portugal.

Y basta con ir a la playa de São Torpes para entender la razón: dentro del Parque Natural del Sudoeste Alentejano y la Costa Vicentina, esta playa es un hermoso arenal de arena gruesa y olas espléndidas.

Además, aquí las aguas tienen una temperatura superior al resto de las playas del área geográfica debido a la central termoeléctrica de Sines que fomenta su calentamiento (sin ser peligroso para la salud).

La ciudad, por sí sola, merece ser visitada: de lo mejor de la arquitectura portuguesa recorriendo las vías empedradas. Lo más interesante, se recorre alrededor del castillo, donde Vasco de Gama aguarda mirando hacia el mar, como si esperara la ola perfecta.

5. Playa do Amado (Algarve)

Playa do Amado

Playa do Amado. Por Ana Marques

Aljezur es un claro ejemplo de belleza paisajística del Algarve. Esta pequeña localidad al sur es un rincón solitario alejado del turismo más masivo. Pero hasta aquí llegan surfistas de todo el mundo con un punto marcado en sus mapas: la Praia do Amado. Ante nosotros se abre un paisaje que parece de otro planeta, con un horizonte erosionado de colores terrizos y naranjas.

A la orilla de esta playa vírgen –el núcleo habitado más próximo es Carrapateira a unos 5 minutos en coche– llega el oleaje que la ha convertido en una de las mejores playas de Europa para el surf. De hecho, en este arenal encontrarás dos escuelas de surf.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios