Iglesia gótica de Prades (Catalunya)

Iglesia gótica de Prades, con piedra roja de su entorno. Fuente: SBA73

El colorido pueblo de Prades no es singular por sus tejas ni por la piedra roja de algunas de sus casas ni por las especies de pino rojo que abunda ni por la tonalidad de su geomorfología, sino por todo lo que se encuentra en él, se conserva, se vive y se disfruta, como su patrimonio, su naturaleza o sus tradiciones. A 940 metros de altitud, Prades es un pueblo de altura.

Esta villa con historia se encuentra en Las Montañas de Prades, en la provincia de Tarragona, dentro de la comarca de Baix Camp a 59 kilómetros de la capital; desde Barcelona le separan 136 kilómetros de distancia. Goza de un entorno natural envidiable, irrigado por los ríos Francolí y el Montsant (este último perteneciente a la cuenca del Ebro), en el que conviven especies endémicas vegetales y animales.

Mirador de la Pena

Fuente: Alex Muntada

Qué ver en Prades

Pero vayamos por partes. La biodiversidad presente en Prades se ha considerado como un “oasis” en el que conviven especies singulares. Algunas de las especies animales que se pueden observar en este lugar son el gato salvaje, la ardilla, zorros, halcones, dragones o salamandras; las especies vegetales dominantes son las encinas, las carrascas, el roble melojo o el pino rojo.

Culturalmente los visitantes tienen la oportunidad de conocer la esencia y las raíces de sus habitantes, de gran parte de la historia de Cataluña en el que el condado de Prades tuvo un papel importante, a través del patrimonio conservado en la villa y de las fiestas y tradiciones que se celebran.

Mercado de Prades

Mercado de Prades. Fuente: Andrew Wilkinson

Cada 23 de abril se celebra en toda Cataluña, y por supuesto en Prades, el día de Sant Jordi, de la rosa y el libro; en mayo, Prades celebra la fiesta del Tomillo, un evento popular al aire libre en el que se viste de gala el pueblo para recibir la estación primaveral; en julio, la fiesta del Cava, donde este licor tan de la esta tierra fluye por los caños de la Fuente Renacentista durante toda una noche; en agosto, por último, aunque no acaba ahí el calendario festivo, se organiza el Concurso de Perros Pastores, un evento muy arraigado al que acuden gentes de Francia, País Vasco y Cataluña.

El patrimonio histórico-artístico de Prades no se queda atrás, pese a que los lances y batallas a lo largo de su historia han arrasado parte del mismo. Se conserva parte del castillo que fue destruido casi por completo durante la Guerra dels Segadors (s. XVII); se conservan también las murallas; la Plaza Mayor es parte indispensable del patrimonio de Prades y la iglesia de Santa María la Mayor ofrecen el característico color de piedra roja de la villa.

Alojamiento

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios