Por Michael Jung

Debido al envejecimiento de la población, el público sénior en España es un segmento en aumento al que se debe tener en cuenta para las estrategias futuras de cualquier sector. En el Observatorio del Turismo Rural hemos analizado este target dentro del mercado del turismo rural para identificar conductas y preferencias a la hora de realizar una escapada.

Para empezar, hemos realizado un retrato robot del perfil del viajero rural sénior en España, definido como un turista de más de 65 años de edad. En cuanto a su procedencia detectamos que los núcleos más poblados como Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía son las principales comunidades autónomas emisoras de este segmento de viajeros.

En relación a los hábitos de consumo, los viajeros de más de 65 años tienden a escaparse con su pareja o familia más próxima y valoran mucho el trato personalizado que ofrece el turismo rural. A pesar de ello, afirman que la necesidad de llegar a los destinos en coche les dificulta su viaje.

En cuanto al momento del año en que viaja el turista sénior, se reparte muy equilibradamente entre los fines de semana de primavera y otoño. Pese a ser un target con más tiempo, el aspecto meteorológico condiciona sus desplazamientos en épocas del año con temperaturas extremas.

Es por ello que intentar vender experiencias de turismo rural a este tipo de público en invierno y verano es difícil. Aun así, una estrategia para aumentar reservas es enfocar el negocio a un nicho de mercado concreto: el viajero sénior jubilado. Este grupo de turistas dispone de tiempo para viajar entre semana y puede llegar a ser un gran aliado para combatir la estacionalidad del sector.

En cuanto al procedimiento de la reserva, cabe destacar que el 46% de los viajeros sénior hace su petición de manera online, un 35% lo hace por vía telefónica y un 20% utiliza el e-mail para ponerse en contacto con el propietario.

El estudio también analiza la disposición de los clientes a pagar por sus escapadas, es decir el consumo en el destino. Tal y como pasa en otros segmentos, el presupuesto asignado a las estancias varía según la compañía. Teniendo en cuenta que el gasto medio del segmento sénior es de 39,5€ persona/día, asciente hasta los 44,72 € cuando viajan en pareja. En el caso de los viajes en familia, el presupuesto baja hasta los 37,46 € por persona/día. Por último, cabe destacar que en compañía de amigos es el momento en el que se está dispuesto a pagar menos por el alojamiento (36,43€).

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios