Chinchón

Fuente: Víctor Ferrando

¿Quién no ha escuchado hablar de Chinchón? Vale, también puede ser una bebida, y un juego, pero nos estamos refiriendo a un bonito pueblo de la provincia de Madrid. Uno de los municipios que merecerían estar en la lista de pueblos más bonitos de Madrid, y tal vez de España.

Es un pueblo relativamente pequeño, de unos 5.000 habitantes, y se puede recorrer fácilmente a pie. Chinchón está situado al sureste de Madrid, concretamente a unos 45 kilómetros de la capital, entre los ríos Tajuña y Tajo.

1. Chinchón y su Plaza Mayor, lugar de celebraciones y comidas

Chinchón

Fuente: Víctor Ferrando

Chinchón

Fuente: Víctor Ferrando

El principal atractivo de Chinchón es su gran Plaza Mayor, centro neurálgico de la localidad. Es una plaza de origen medieval, con varios accesos y una forma bastante irregular. Data de entre los siglos XV y XVI y los 234 balcones que dan a ella tienen barandillas de color verde. Es el lugar ideal para reunirse y tomar algo en sus muchas terrazas o bien para comer.

Pero también es el lugar donde se celebran la mayoría de las fiestas del pueblo. Por ejemplo, durante las fiestas patronales que se celebran a mediados de agosto, la Plaza Mayor de Chinchón se transforma en una plaza de toros. Y a finales del mes de febrero en un gran mercado medieval en el que también se hacen desfiles, torneos y, por la noche, el fuego cobra protagonismo.

Comer en la Plaza Mayor de Chinchón es una gran idea si estás de visita. La mayoría de restaurantes tienen mesas y sombrillas en la propia plaza y el ambiente suele estar muy animado. En cuanto al precio, hay diversas opciones, menús especiales y carta, pero la mayoría de restaurantes tienen un menú fijo con bebida y postre a un precio fijo de 25€, por lo que tan sólo hay que elegir cuál de las muchas opciones es la que más nos gusta, y a comer en un lugar bonito. También es posible comer en algunos de los balcones que dan a la plaza, pero para esto es necesario reservar y los precios suben.

2. El Castillo de Chinchón

Fuente: Víctor Ferrando

Fuente: Víctor Ferrando

No se trata de una gran fortaleza. Tampoco está en muy buen estado de conservación, ni se puede visitar su interior. Pero el Castillo de Chinchón es algo que no te puedes perder en una visita al pueblo, tanto para conocer de cerca su historia como para observar desde él una magnífica vista de todo el pueblo.

El castillo original fue arrasado en el año 1520. Posteriormente, los Condes de Chinchón decidieron construir el actual castillo sobre los restos del anterior. Un par de siglos más tarde, durante la Guerra de Sucesión, pasó a manos del Archiduque de Austria, quien lo convirtió en polvorín hasta que sufrió un incendio. Mas tarde, durante la Guerra de la Independencia, fue saqueado e incendiado.

Ya en el siglo XX fue usado como fábrica de licores y en la actualidad es de propiedad privada, aunque en su interior no se realiza ninguna actividad.

Otros lugares interesantes que ver en Chinchón

Chinchón

Fuente: Víctor Ferrando

Chinchón

Fuente: Víctor Ferrando

Curiosamente, Chinchón es un pueblo que tiene una torre sin iglesia y una iglesia sin torre. Hablamos de la Parroquia de la Asunción y de la Torre del Reloj.

La Parroquia de la Asunción es una iglesia situada muy cerca de la Plaza Mayor. Desde la plaza, se ve como un gran edificio que domina todo el espacio. Si estás arriba, frente a la iglesia hay un mirador desde el que se tienen unas vistas excelentes de la Plaza Mayor y todo el pueblo. Incluso del Castillo. Esta iglesia carece de campanario ya que se construyó como capilla para los Condes de Chinchón, por lo que al no tener la necesidad de llamada al culto para el resto de la población, no tenía sentido ese campanario. Posteriormente se decidió no instalarlo ya que muy cerca está la Torre del Reloj, que podía hacer esa función.

Por su parte, la Torre del Reloj fue parte de la Iglesia de Nuestra Señora de Gracia, construida en el siglo XV pero destruida por los franceses en el año 1808. Años más tarde se reparó la torre, pero se dejó sin construir la iglesia.

Además de estos dos lugares imprescindibles que ver en Chinchón, también merece la pena caminar por las calles cercanas a ellos, conociendo la arquitectura popular y algunos edificios singulares.

Y también acercarse a conocer otros lugares de interés como el Convento de las Clarisas, las Ermitas de San Antón y San Roque, el Teatro Lope de Vega, la Casa de la Cadena, Convento de San Agustín, convertido en la actualidad en Parador.

Visitas cerca de Chinchón

Ya que estamos en la zona, y si nos queda tiempo libre para otras visitas, podemos visitar pueblos cercanos. Entre las sugerencias estarían Colmenar de Oreja o Villarejo de Salvanés. Este último cuenta también con una fortificación en forma de torre que se puede visitar.

Y por supuesto, podemos aprovechar para conocer algunas de las bodegas de la zona, que cada día producen mejores vinos.

Casas rurales en Chinchón

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios