Llevad las botas de montaña, unos prismáticos y una cesta para recoger materiales naturales cuando vayáis de excursión. Y, si es verano, ¡no olvidéis el bañador para daros un chapuzón en las diferentes pozas que encontraréis por el camino!