Apreciados, protegidos y maravillosamente naturales. Hay más, muchos más, pero tenemos que elegir para que la vida nos dé para visitarlos…