Una original propuesta que vincula la cultura del vino marinada con otros placeres y la diversión sana. Una cena con cata de vinos, degustación de platos afrodisiacos y productos eróticos. Esta es la propuesta de Wine & Sex, la iniciativa que Bodegas Monje programa 4 veces al año coincidiendo con el cambio de estaciones. Hablamos con Felipe Monje, responsable del negocio, y penetramos en la tentadora noche de “vino, gastronomía, arte y sexo”. ¡Buen fin de semana!

Felipe de Bodegas Monje

  • Nombre: Felipe Monje
  • Cargo: Responsable de Bodegas Monje
  • Ubicación: El Sauzal, Tenerife
  • Web

¿Cómo surge la idea de organizar las noches Wine & Sex?

Habituados en esta bodega a asociar el vino con muchas disciplinas: la música, la poesía, la pintura, la moda, la literatura, etc., tras una celebración de un tappersex en la bodega, me llamaron la atención dos cosas: una, que era algo divertido que se estaban perdiendo los hombres; y dos, que integrándolo en una cata de vinos era una manera original y divertida de acercar al público al consumo y a la cultura del vino. Diez meses después organizamos el primer Wine & Sex, julio 2010.

¿Quiénes pueden asistir? ¿Se dirige a algún colectivo en particular?

Está abierto al público adulto sin limitación de tendencia sexual. Suelen acudir muchas parejas y pequeños grupos de amigos, el aforo es de 85 personas. Dentro del proyecto de franquicia que estamos estudiando, se contempla una versión single y una gay…, no queremos precipitarnos, está todo por definir y probar.

¿Con qué frecuencia organizan el Wine & Sex?

Se organiza cada tres meses, coincidiendo con cada estación, en este caso es la de verano.

La iniciativa es impactante. ¿Tienen constancia de algo parecido en otro lugar de España?

No conocemos nada exactamente igual, en vista de la repercusión y la demanda que tuvo la primera edición hemos registrado la marca en Europa y EE.UU.

Demostración de productos eróticos, ¿en qué consiste exactamente?

Se catan cuatro vinos y se maridan con cuatro platos afrodisiacos, al final de cada plato se explica algún producto erótico, haciendo participe al público.

Qué novedades se esperan para esta V edición en relación a las 4 anteriores?

Hay nueva figuración de actores al inicio y la presentación de productos será más artística.

Parece la típica estampa de un banquete romano: placer, abundancia de comidas exquisitas, algo de libertinaje. ¿No hay riesgo de que se confundan ideas…?

El sexo es imaginación y cada uno tiene la suya. Si no has estado en un Wine & Sex no puedes tener criterio para hablar de ello. Es algo sencillo y el público es el protagonista. Te aseguro que es de lo más elegante, sano, instructivo y divertido que te puedes imaginar en un ambiente de vinos.

¿Qué conclusiones saca de las ediciones anteriores?

La idea es muy versátil, da mucho juego y en estas últimas cuatro ediciones vamos probando cosas nuevas y vemos cómo van funcionando para mejorarlas. La gente que acude al evento en su gran mayoría es porque se lo han recomendado. El público sale muy contento y sobre todo “motivado”.

Es una actividad muy interesante que puede hacer descubrir los vinos y la gastronomía de las regiones donde se realice el evento. Siempre con una “máxima”, el Wine & Sex es una cata de vinos.

La última: para los que no puedan asistir en esta ocasión, ¿ya se piensa en futuras ediciones?

La próxima edición de otoño es el 29 de octubre cuyo aforo ya va por la mitad. Antes de finales de año está prevista su expansión como franquicia en el exterior.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios