Casas rurales en Castellón

Precio medio aprox.
Tipo de alquiler
Características
  • Otras características
  • Seleccionadas otras 0
    características Modificar
    Seleccionada otra característica Modificar
Buscar alojamientos

264 alojamientos coinciden con tus requisitos

Ver en un mapa
Más relevantes primero

Hospedería El Palén

Segorbe
Por habitaciones
1 - 16 personas
8 dormitorios
15 camas
30 
pers. noche
aprox

Hotel Molí l´Abad

La Pobla de Benifassà
Por habitaciones
2 - 10 personas
5 dormitorios
21 camas
28 
pers. noche
aprox

Los Morretes

Montán
Alquiler íntegro
2 - 28 personas
6 dormitorios
menos de20 pers. noche
aprox

Casa Rural Masía Nueva

Segorbe
Alquiler íntegro
4 - 12 personas
4 dormitorios
12 camas
29 
pers. noche
aprox

261 - 264 de 264 alojamientos rurales

Qué hacer en una escapada a Castellón

Siendo la segunda provincia más montañosa de España, la provincia de Castellón esconde auténticos tesoros naturales para los amantes del turismo rural y natural. Castellón aglutina albuferas, sierras, parques naturales, una diversa flora, extensos bosques, dunas... y ofrece una red de senderos de 1.000 kilómetros para que los descubras.

Con más de 250 alojamientos rurales, Castellón te atrapará por su variedad paisajísitca y el encanto de sus pueblos. Hemos preparado una selección de lo mejor de esta provincia para tu próxima escapada rural.

Parque Natural de la Serra d'Espadà

Con 31.180 hectáreas, el Parque Natural de la Serra d'Espadà sorprende por tener el mayor alcornocal de la Comunidad Valenciana. También atrapan sus afloramientos de areniscas, salpicados de fuentes naturales y que han dibujado en el relieve un escarpado paisaje. La fauna del parque también posee una gran diversidad y no es difícil pasear junto con culebras bastardas, lagartos ocelados, águilas perdiceras, arrendajos o zorros.

Los aficionados al senderismo deben iniciar sus rutas desde los bonitos cascos antiguos de Tales y Sueras. Todos los senderos están muy bien señalizados y pasan por frondosos bosques y el espectacular embalse de Onda. Sin embargo, el parque tiene muchísimas otras alternativas. Si se va en grupo, debe notificarse la visita previamente, ya que, para asegurar la calidad de la visita y la conservación del medio natural, el parque tiene reguladas las visitas de grupos.

Dentro del parque podemos pasear por Almedíjar, Veo o Aín, pueblos con encanto medieval y con restos de castillos moriscos. También merece la pena acercarse a Alfondeguilla, Algimia de Almonacid, Alcudia de Veo o Villamalur para contemplar las construcciones de piedra en las que en los siglos XVIII y XIX se conservaba la nieve durante todo el año.

Ya fuera del parque hay que visitar los pueblos de Segorbe (con una catedral medieval), Onda (declarada Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural), Navajas (con una torre árabe del siglo XI), Montanejos (con aguas termales en las que relajarse al aire libre) o Vall d’Uxó (con la cueva de San José, en la que navegar por río subterráneo y contemplar los restos de yacimientos y pinturas rupestres del Paleolítico).

Parque Natural de la Tinença de Benifassà

El Parque Natural de la Tinença de Benifassà cuenta entre sus casi 5.000 hectáreas con los ríos Sénia y Cervol y parte del macizo de los puertos de Beceite. Por ello, es fácil que ofrezca al visitante una gran variedad de hábitats naturales: frondosos enclaves de quejigo; extensos bojedales; diversidad de aves rapaces, como el águila real, el buitre leonado o el halcón peregrino, o llamativos animales, como la cabra montés, la garduña o la jineta.

Este parque alberga las poblaciones de la Pobla de Benifassà, Ballestar, Boixar, Coratxà, Fredes, Castell de Cabres, Bel y Vallibona. Una vez allí, deben visitarse las pinturas rupestres de la cueva del Rosegador, en la Pobla de Benifassà; los restos del asentamiento del poblado ibérico del Ballestar, con dos casas de piedra y sus eras; o el barranco de la Tenalla, lleno de cascadas, saltos y cuevas.

Cerca del parque encontramos dos poblaciones ideales para terminar una escapada rural: Morella y Xert. Morella, declarada Conjunto Histórico Artístico, es un espectáculo en sí misma y fue tierra de cátaros en el siglo XIII. Esta localidad está coronada por un magnífico castillo y rodeada de murallas hechas aprovechando la roca natural. Además, cuenta con 16 torres y 6 portales. Por su parte, Xert también tiene una fortificación natural y conserva un antiguo poblado árabe.

Recorridos urbanos por Castellón

No podemos terminar esta guía rural por Castellón sin mencionar algunos de sus pueblos con más encanto. Seleccionamos los más bonitos para que te enamores también de los paisaje urbanos de esta tierra:

Peñíscola

Peñíscola siempre aparece en las listas de los pueblos más bonitos de España. Y no es de extrañar, ya que posee un extraordinario casco antiguo, rodeado de murallas, y un castillo templario que el el Papa Luna convirtió en palacio y biblioteca papal.

Vilafamés

Vilafamés, de origen islámico, alberga restos de un homo neanderthalensis y de poblados íberos. Conserva también un castillo árabe y un sistema de murallas que engloba el recinto primitivo de la población, El Quartijo.

Xàtiva

Su castillo y doble fortaleza fue declarado como una de las siete maravillas valencianas. Por sus empinadas calles podemos ver el reflejo del original poblado íbero, la fortaleza romana que le siguió y algunas construcciones árabes.

Culla

Un entramado de estrechas calles y pequeñas plazas y los restos del antiguo castillo árabe del siglo XIII hacen que Culla esté declarado Bien de Interés Cultural.

Bocairent

Su red de calles medievales hacen de esta villa un lugar encantador. El casco antiguo, construido con piedras ocres y repleto de empinadas calles, termina en las llamativas Covetes dels Moros (un conjunto de cuevas artificiales, con aberturas en forma de ventana, colgadas en un acantilado rocoso).

Vistabella del Maestrat

De origen medieval, Vistabella del Maestrat está declarada Bien de Interés Cultural gracias a la conservación de parte de su muralla, sus portales de acceso y su torreón. La iglesia parroquial de la Asunción (siglo XVII) es una visita obligatoria para contemplar la torre-campanario de 30 metros y las bóvedas de crucería estrelladas.