Infografía del turista sénior

Introducción

Universo: 2.500.441 INE 2013
Error muestral: 0.9%
Nivel de confianza: 95%
En 2013, según datos del INE, los 15.044 establecimientos de turismo rural abiertos dieron empleo a una media de 21.474 personas, creciendo en un 0,22%. El número de alojamientos descendió en una tasa de -1,21% y la ocupación en un porcentaje de -6,30% entre semana y de -0,33% los fines de semana.

En un momento de cierto estancamiento de la demanda de turismo rural en nuestro país, el turismo sénior (en nuestro estudio incluimos a todos aquellos viajeros con edad superior a los 50 años) se convierte en una oportunidad de negocio para los establecimientos y sobre todo puede ser un elemento decisivo de desestacionalización, uno de los principales problemas para esta tipología turística.

No obstante, atraer a este segmento de mercado significa no solo llamar a su puerta sino ofrecer un servicio que satisfaga sus necesidades, se adapte a su perfil y facilite su acceso a los recursos, dadas sus especiales características e intereses, condicionados no solo por la edad o su estado físico, sino por otras demandas no siempre homogéneas de este colectivo.

Por ello el Observatorio del Turismo Rural ha elaborado una infografía con los principales rasgos de los turistas de más de 50 años.

De la infografía sobre el Turista Sénior sacamos las siguientes conclusiones:

El propietario del alojamiento debería apostar por este tipo de cliente debido a que tiende a realizar estancias en alojamientos rurales con mayor frecuencia, concretamente el 86,4% hacen entre 1 y 3 escapadas al año. Este dato puede significar que el turista sénior dispone de más tiempo libre y, por tanto, más facilidad para viajar entresemana, lo que se convierte en una excelente oportunidad para el empresario rural, intentando desestacionalizar su demanda.

Además del tiempo libre observamos que tiene un poder adquisitivo mayor, ya que mientras el español medio gasta 44,2€ por persona y día en sus estancias, en el caso de los mayores de 50 años, este gasto medio se incrementa hasta los 52,66€. Este dato es especialmente relevante para el desarrollo de las zonas rurales, puesto que podría significar que además del alojamiento, el turista sénior, tiene un presupuesto que incluye otros servicios añadidos como podrían ser la gastronomía y actividades al aire libre.

Este carácter previsor, se puede complementar con el hecho de que suelen realizar la reserva con más de 1 mes de antelación, algo destacable, puesto que en turismo rural, lo habitual es realizar la reserva con entre 15 días y 1 mes.

La antelación es uno de los factores clave a tener en cuenta en una buena estrategia de marketing para seniors, ya que conociéndola, es fácil pensar en ofertas que premien este carácter previsor del turista de más de 50 años.

En cuanto al tipo de alojamiento que busca este tipo de turista, extraemos de los datos que prefieren el alquiler por habitaciones, ya que habitualmente viajan en pareja (82,7%). La ubicación (52%) es uno de los aspectos más importantes para ellos, que viajan motivados por el encanto natural de la zona, así como estar en contacto con la naturaleza.

Sin embargo, la conexión a internet pasa a un segundo plano en los elementos más valorados para el turista senior, puesto que el 38,7% indica no hacer uso de internet durante su estancia.

Al contrario de los millenials, el turista más adulto prefiere realizar su reserva por teléfono (48,6%), incluso pudiendo realizar la reserva online, el 55,2% indica que no organizaría su escapada desde un dispositivo móvil.