Casas rurales en redes sociales

Fuente: namtipStudio / Shutterstock

«No es por no estar; si hay que estar se está, pero estar p’a ná es tontería». Parafraseando al conocido humorista José Mota, quizás ésta sea la frase que mejor define el dilema de si tener presencia en las redes sociales o no.

Una frase que encierra mucha sabiduría práctica y que nos incita a pensar en dos cuestiones de gran importancia.

  • La necesidad —o no— de tener presencia en las redes sociales, y
  • De qué forma tener presencia.

¿Es necesario estar en las redes sociales?

El intentar dar respuesta a esta pregunta nos lleva a formularnos otra: ¿estás donde están tus clientes?

Todos queremos vender, y eso requiere que haya clientes. Es más, sólo podemos vender a aquellos que puedan llegar a convertirse en clientes (además de a los que ya son clientes, claro, a quienes podemos volver a vender).

¿Están tus clientes en las redes sociales?

Yo no lo sé, evidentemente; no conozco a tus clientes. La pregunta que sigue es: ¿los conoces tu? ¿Te has preocupado de conocer la tipología de clientes que tienes? Y con ésto me refiero a origen geográfico, edad media, estatus socio-económico…

Y, sobre todo, ¿cómo han llegado a oír de ti, a conocerte? ¿Tienen presencia en las redes sociales? ¿Te han visto en ellas, si ya tienes presencia? ¡Pregúntales!

Algo que te puede resultar de mucha utilidad en este sentido es crear una hoja de cálculo en la que vayas anotando todas estas características, de forma que en algún tiempo puedas elaborar un perfil de tu cliente tipo y un perfil de tus mejores clientes.

Solo así, con todos estos datos, podrás tener la seguridad de saber si tus clientes están en redes sociales o no. Y si lo están, ahí tendremos que estar. Por mucho que se diga, no todas las personas están en las redes sociales y hacen uso de ellas.

El compromiso de las redes

El estar en las redes es una decisión importante, puesto que esta presencia comporta un cierto grado de compromiso. La presencia supone tener seguidores en mayor o menor grado, y si los seguidores no nos ven activos enseguida se olvidan de nosotros. Por eso, «si hay que estar se está, pero estar p’a ná es tontería».

¿Cómo estar presente en las redes sociales con tu casa rural?

Si hemos decidido que sí, que nuestros clientes están en las redes y vamos a ocuparnos de ellas, es más que conveniente elaborar un “plan”, por simple que sea, que nos guíe a modo de mapa; siempre es mejor un mal plan que ningún plan.

Lo primero de todo sería determinar en qué redes estar. Hay muchas, más de las que creemos, y no todas son las adecuadas para nuestra promoción. De ahí la importancia de conocer a nuestros clientes, para justamente tener presencia donde ellos estén.

Una aspecto importante a tener presente es que la mayoría de las personas que tenemos perfiles creados en redes sociales básicamente solo usamos una de ellas.

Principales redes sociales para turismo rural

No es ningún descubrimiento; coinciden con las principales redes: Facebook, Twitter, Instagram.

Facebook

La más conocida, la más ‘importante’ en tanto en cuanto teóricamente nos puede dar la mayor visibilidad por el número de usuarios que tiene en nuestro país.

En Facebook tenemos la posibilidad de dos tipos de presencia: los perfiles personales —donde tenemos “amigos”—, y las páginas de empresa o “fan-pages”, donde tenemos “seguidores”, es decir, personas que han dicho que les gusta esa página y que expresan su voluntad de ver contenidos de dicha página cuando entran a Facebook.

Es muy fácil conseguir “amigos” y bastante difícil conseguir “seguidores”, por lo que la tendencia suele ser a tener un perfil personal en vez de una página de empresa. Pero ¡ojo!, que si tu perfil personal es del tipo “Casa rural XXXX” estás incumpliendo las normas de uso de Facebook, por lo que podrían eliminarte el perfil.

La gran ventaja de Facebook está en la gran cantidad de personas que la usa, por una parte, y por las interacciones que podemos llegar a tener, por otra, de forma que se produce el famoso ‘engagement’ —vinculación emocional— entre la empresa y los usuarios de Facebook.

Por otra parte, las publicaciones que hacemos en Facebook pueden tener una “vida larga”; es decir, que si hay muchas personas que le dan ‘me gusta’, comentan o comparten, algo que hayamos publicado puede ser fácilmente alcanzable por una considerable cantidad de personas.

Aunque sin duda la característica que más me gusta de Facebook es la posibilidad de hacer campañas publicitarias —que solo podemos hacer con una página de empresa—, dado que por muy poco dinero podemos hacer que nuestras publicaciones lleguen justamente a las personas que queremos: sexo, edad, ubicación, intereses…

Otra característica de gran interés es la posibilidad de programar publicaciones, de forma que no tengas que estar permanentemente pendiente de qué publicar; en un rato se pueden dejar programadas publicaciones para una o dos semanas sin gran esfuerzo.

Ahora posiblemente estés pensando que soy “muy fan” de Facebook, o incluso que me dan comisión. 🙂 Nada más lejos de la realidad… Simplemente creo que, bien utilizada, hoy por hoy es una muy buena herramienta de promoción para tu casa rural.

Twitter

La red de ‘microblogging’; cada vez que publicamos algo ahí es como si hiciéramos una entrada en nuestro blog, aunque con una limitación importante: que solo podemos escribir 140 caracteres en total.

El esfuerzo de presencia en Twitter es mayor que en Facebook, dado que la ‘vida’ de las publicaciones que hacemos se puede medir en minutos, al contrario que en Facebook, donde la podemos llegar a medir en días.

Te tiene que gustar ese ritmo trepidante de publicaciones, de tuits que pasan rápidamente ante tus ojos… Y ten en cuenta que si tu tuiteas pasará lo mismo; tus tuits pasarán rápidamente por delante de los ojos quienes te sigan.

Si ese ritmo no es para ti, tampoco dejes de entrar en esta red. Incluso siendo pasivo tiene un gran interés, pues te permitirá descubrir a muchas personas que aportan mucho. Te permitirá aprender.

Instagram

Red social visual por excelencia, ya que se basa en compartir imágenes, y el turismo es imagen.

Como ventaja, que pertenece a Facebook, por lo que podemos compartir fácilmente lo que publicamos en Instagram en nuestro Facebook. Como desventaja, que el gran crecimiento de usuarios que ha tenido provoca que nuestras publicaciones no sean fáciles de ver, lo que hace, a su vez, que el crecimiento de seguidores sea lento.

No obstante, es muy recomendable tener un perfil en esta cuenta, aunque solo sea como fuente de inspiración —hay muchas fotografías magníficas— y para ver cómo la utilizan otros alojamientos rurales.

En conclusión…

«No es por no estar; si hay que estar se está, pero estar p’a ná es tontería».

Investiga, averigua si tus clientes y posibles clientes están ahí… date de alta en las redes en que no estés… no te agobies… no pienses que las redes sociales son el ‘bálsamo de fierabrás‘ para tu casa rural… Son un medio más; un medio interesante, sí, pero solo un medio más para darte a conocer y vender.

Escucha, aprende, sigue a quienes aportan buenos contenidos y utiliza solamente aquellas redes en las que te sientas cómodo.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios