Aunque las aguas cristalinas y la arena fina sean un argumento de peso para que los fanáticos de las playas, los partidarios del campo también tienen buenas bazas con las que jugar. Las Islas Baleares –en especial la de Mallorca– tienen algunos de los parques naturales mejor valorados del país, tanto por su belleza como por su diversidad de flora y fauna.