Obra de Menau en Algarve. Por Fundação EDP

Es la otra Portugal, la que no suele destacar en las guías de viaje, y algo está ocurriendo. Aparecen paradas de autobús en las que un cielo nocturno se llena de estrellas, señales de tráfico que se convierten en arte, muros perdidos que se transforman en altavoces críticos contra la contaminación, transformadores eléctricos en los que caben rostros de lugareños, muros que se salvan de la cotidianidad gracias a poemas visuales… Suena a un país de las maravillas, pero en él, el papel de Alicia lo protagoniza un grupo de artistas.

Si hasta ahora hablar de graffitis en Portugal significaba viajar a Lisboa, el proyecto Arte Pública, de la Fundación Eléctrica de Portugal (EDP), aporta una alternativa en el mapa del arte contemporáneo. El proyecto revitaliza las zonas rurales del país utilizando el lenguaje del arte urbano.

Iniciado en 2015, está presente en cinco regiones: Médio Tejo, Trás-os-Montes, Ribatejo y Alentejo. Este año 2019, estrena nuevas obras en Braga, en Minho, y en Fundão, en Castelo Branco.

Algarve

Obra de Padure. Por Fundação EDP

Al-Garb, ‘El Occidente’, es el nombre que los árabes dieron a esta región del sur de Portugal por su lejanía con respecto a las zonas más poderosas del al-Ándalus. Siglos después, se ha convertido en una de las regiones más turísticas del país.

Hay zonas del Algarve en los márgenes de los circuitos más turísticos que se pueden conocer gracias a esta especial ruta de los graffitis: comienza en Vila do Bispo, la capital del percebe, famosa para los aficionados al marisco, y llega, siguiendo en paralelo la costa, hasta Alportel. En total 130 kilómetros para conocer un Algarve alternativo.

Los seis artistas invitados son Xana, Jorge Pereira, Mariana la Miserable, Padure, Susana Gaudêncio y Tiago Batista y han realizado un conjunto de 20 intervenciones de arte urbano. Como el colorista mural comunitario ideado por Xana, en Portimão (Figueira); el simpático burrito de Daniel Padure, en Alte; o las divertidas criaturas de mar que ocupan la estación transformadora de Mexilhoeira Grande, en Portimão.

Por supuesto, en Vila do Bispo habrá que aprovechar para pasar un rato por playa de Castelejo y lugares tan pintorescos como la villa de Sagres, que posee uno de los paisajes más impresionantes del Algarve, tampoco hay que perderse Benagil.

Alentejo

Obra del artista NADA. Por Fundação EDP

Évora, la sorprendente ciudad de las tres murallas, es una de las ciudades más bellas de Portugal. Es la base que utilizan los turistas que suelen recorrer la región de Alentejo, que con una superficie similar a Galicia es la región más despoblada de Portugal.

En Alentejo hay playas hermosas, castillos, calles estrechas y llenas de encanto como las de Monsaraz, ciudades romanas… Pero este viaje comienza en Campo Maior, donde la figura de un contrabandista que carga una gran bolsa en sus espaldas sorprenderá al viajero. Ocupa la fachada del cuartel de los bomberos del municipio. Su autor es NADA, y con la figura quiso representar una parte importante de la historia de la región fronteriza con España en la que en otra época abundaron los contrabandistas.

Campo Maior es hoy una tranquila localidad en la que el tiempo parecería haberse detenido si no fuera por los graffitis que han aparecido recientemente. En la localidad, hay que visitar la singular Capilla de los Huesos, construida en 1766, una de las tres existentes en Portugal.

La ruta Continúa por Degolados y Ouguela con 11 intervenciones artísticas en total, realizadas por Luís Silveirinha, André Calado, alias NADA, Luís Managem, alias ORPHÃO y André Clérigo. Estos graffitis maridan a la perfección con los vinos alentejanos.

Ribatejo

Intervención de la artista Priscilla-Ballarin. Por Fundação EDP

En lo alto de una meseta, Santarém se convierte en un mirador fantástico sobre el paisaje modelado por el Tajo. El latido cotidiano en los pueblos del distrito de Santarém está marcado por una cadencia de pequeños hábitos que se repiten a diario. Por ejemplo, el divertido desorden de los niños que esperan cada mañana en Vila da Marmeleira el paso del autobús que les lleva al colegio.

Ahora ese momento se ha llenado de poesía: el interior de la parada en la Av. Jose Pereira Caldas está pintado con un azul profundo y destacan unas pequeñas estrellas que parecen brillar. Es una de las once obras que ocupan los espacios públicos de Vila da Marmeleira, Assentiz, Ribeira de São João y São João da Ribeira. Sus autores son un grupo de aguerridos artistas del spray: João Seguro, Samina, Rosemary y Priscilla Ballarin.

También en Vila da Marmeleira aparece un bello rostro en una estación eléctrica: esta vez es la cara de una anciana. Todos la llaman la Ereira. Es el recuerdo a una mujer que horneaba castañas y garbanzos y los vendía en la plaza.

Por supuesto, entre obra y obra hay que visitar Santarém, la capital del gótico de Portugal. Se encuentra a sólo unos 30 kilómetros de los espacios intervenidos. La ciudad fue el hogar de los reyes de Portugal a lo largo de la Edad Media, también era donde se reunían las Cortes y el primer parlamento del país, así que lustre no le falta.

Trás-Os-Montes

Obra de Alfândega da Fé. Por Fundação EDP

Una de las regiones del proyecto con más obras por metro cuadrado. Más de una docena de artistas han realizado 33 intervenciones artísticas hasta el momento en espacios públicos en Alfândega da Fé, Miranda do Douro, Mogadouro y Torre de Moncorvo. Casi doscientos kilómetro de tradición y arte.

Mesetas espléndidas, aldeas históricas, una gastronomía tradicional fantástica, aguas termales, vestigios romanos, edificios medievales, y ahora, en Trás-os-Montes también los graffitis. Las coloridas caras de la torre eléctrica de Gonçalo, alias MAR, en Mogadouro o las divertidas señales de tráfico intervenidas por Hazul en Alfândega da Fé, llenarán de sorpresas el viaje por la región.

Tampoco hay que perderse el sutil horizonte que logra Gabriela Vaz-Pinheiro con la instalación de un espejo apaisado que refleja el paisaje de un prado de amapolas y hierba, en Torre de Moncorvo. En la región, se tiene a las amapolas como un símbolo de la Primera Guerra Mundial, ya que después de quedar arrasados los campos por las batallas era la única flor que conseguía florecer.

Cerca de Torre de Moncorvo, está Chaves. La que fue una de las ciudades romanas más importantes de la Península Ibérica, es hoy la ciudad termal del norte de Portugal, famosa por las aguas medicinales que brotan de la tierra a 73 ° C y que los mismos centuriones acudían a tomar.

Médio Tejo

Obra de Carlos Vicente y Violant. Por Fundação EDP

Al escénico castillo de Almourol de Vila Nova da Barquinha le ha salido una seria competidora: una Sofía, a la vez sensual e inteligente, de gran formato que ocupa una fachada en la calle D. Maria II. Se trata de una de las 11 intervenciones artísticas que forman parte del programa de la Fundación de Arte Público EDP en el Medio Tajo.

Este es un viaje por cuatro parroquias de especial encanto rural: Vila Nova da Barquinha, Atalaia, Playa Ribatejo y Tancos. Las obras realizadas entre 2018 y 2019 son creaciones de los artistas Alexandre Farto, alias Vhils, Manuel João Vieira, Violant y Carlos Vicente.

Hay también unos barcos de papel coloridos que parecen flotar en un lago bajo la luna llena o los pecios de un transatlántico y de una avioneta en una escena apocalíptica que quiere ser crítica con la contaminación y el abuso del medioambiente. No es menos espectacular el graffiti cinemático que ha diseñado Violant en Vila Nova da Barquinha para denunciar la crisis financiera que azotó al mundo en 2007. Una buena base para conocer esta región histórica es Tomar, la ciudad templaria.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios