Casas rurales con jacuzzi en La Rioja

Elige tu escapada en una casa rural con jacuzzi en La Rioja para disfrutar de una estancia burbujeante. En EscapadaRural contamos con una amplia oferta de casas rurales en La Rioja con jacuzzi.

Precio medio aprox.
Tipo de alquiler
Características
  • Otras características
  • Seleccionadas otras 0
    características Modificar
    Seleccionada otra característica Modificar
Buscar alojamientos

Casas rurales en La Rioja con jacuzzi (13)

Ver en un mapa
Más relevantes primero

La Antigua Bodega y Lagos de San Isidro

Alcanadre
Integro o habitaciones
2 - 44 personas
12 dormitorios
15 camas
23 
pers. noche
aprox

La Antigua Bodega y Los Lagos de San Isidro, son dos casas rurales, construidas sobre una vieja bodega riojana, de la cu...

Riojania

Munilla
Alquiler íntegro
2 - 17 personas
15 camas
109 
pers. noche
aprox

Riojania en el spot para TV: Campaña Turismo La Rioja desde 13 abril de 2015 “La Rioja es el lugar donde te reencuentra...

La Casona del Pastor

Valgañón
Integro o habitaciones
2 - 24 personas
9 dormitorios
19 camas
43 
pers. noche
aprox

La Casona del Pastor es una antigua casa de labranza cuya construcción data del siglo XVIII, ubicada en la villa de Valg...

La Casa de Villar

Villar de Torre
Alquiler íntegro
6 - 12 personas
4 dormitorios
7 camas
25 
pers. noche
aprox

La Casa de Villar es una antigua casa de más de 200 años situada en un entorno privilegiado, ya que nos encontramos en p...

Casa Rural El Caracol

Tricio
Por habitaciones
2 - 14 personas
5 dormitorios
8 camas
37 
pers. noche
aprox

Casa rural con capacidad para 10 personas ampliables a 14 con supletorias que dispone de 5 habitaciones de diferentes t...

Hospedería Señorío de Briñas

Briñas
Por habitaciones
8 personas
4 dormitorios
4 camas
65 
pers. noche
aprox

Chalet Kennedy

Sojuela
Alquiler íntegro
8 personas
4 dormitorios
6 camas
50 
pers. noche
aprox

Hotel Real Casona de las Amas

Azofra
Por habitaciones
2 - 68 personas
16 dormitorios
30 camas
33 
pers. noche
aprox

Hospederia La Calera

San Millán de la Cogolla
Alquiler íntegro
18 - 26 personas
11 dormitorios
15 camas
22 
pers. noche
aprox

Anahuaska

Panzares
Por habitaciones
1 - 20 personas
12 camas
71 
pers. noche
aprox

Hotel Villa Sonsierra

San Vicente de la Sonsierra
Por habitaciones
25 personas
13 camas
35 
pers. noche
aprox

Casa Senderuela

Panzares
Integro o habitaciones
1 - 15 personas
8 dormitorios
8 camas
30 
pers. noche
aprox

Señorío de la Murada

Ortigosa de Cameros
Por habitaciones
2 - 20 personas
8 dormitorios
15 camas
128 
pers. noche
aprox

Escapada rural por La Rioja: vino, diversidad y espíritu salvaje

Cuando pensamos en La Rioja lo primero que nos viene a la cabeza es su delicioso vino, pero La Rioja es mucho más. La Rioja también es un paisaje cambiante, monumentos, pueblos de piedra llenos de historia, productos de sus huertos y una infinidad de rutas que abren senderos por zonas rurales que parecen apenas inexploradas.

¿Cómo moverse?

Sin duda alguna, la mejor manera de desplazarse por La Rioja es en coche, pues sus rutas invitan a pararse, fotografiar o saborear un buen vino. Si el coche no es una opción, también puedes optar por el tren, que atraviesa todo el norte de La Rioja de este a oeste, siguiendo el curso del río Ebro; o en autobús, puesto que existen líneas de autobús variadas y muy completas: el metropolitano, el interurbano y el rural. Así pues, ¡moverse en La Rioja es fácil!

Nada más empezar el viaje verás que La Rioja está dividida en tres subregiones según el cauce del río Ebro: la Rioja Alta, la Rioja Media y la Rioja Baja. Así, cada una de ellas cuenta con una particular zona de valle en su parte norte con vegetación mediterránea, y una zona de sierra en la parte sur, de vegetación continental.

Rioja Alta, el altar del vino riojano

La primera parada imprescindible en Rioja Alta es Haro, la capital del vino en La Rioja. Pasear por sus callejuelas es un continuo descubrimiento de míticas bodegas como Muga o CVNE, entre muchas otras.

Además, Haro huele a buen vino, madera y tapeo. Es una localidad ideal para venir en pareja, familia o amigos y perderte en su precioso casco antiguo entre fachadas marrones y balconcitos blancos, hasta dejarse caer en alguna de sus plazuelas para saborear alguna tapa de la zona.

Cerca de Haro encontrarás la Ermita de San Felices. Los paisajes que la rodean son tan espectaculares que en 2014 fue nombrada mejor rincón de España 2014. Además, tiene un precioso mirador donde querrás saborear la brisa y el silencio de esta zona rural rodeada de frondosa vegetación.

Tampoco puedes perderte, Ezcaray, la primera localidad turística de La Rioja. Encajada en las faldas de la Sierra de la Demanda, esta preciosa localidad riojana todavía conserva muchísimos atractivos para el turismo rural: naturaleza, bosques, patrimonio cultural, deportes de aventura y una gastronomía de infarto.

Es especialmente recomendable terminar el día con un paseo por sus callejuelas observando la belleza particular de sus casas. Si el nombre te recuerda al País Vasco, cuando pasees por sus calles tendrás un hermoso déjà vu y creerás estar en alguna localidad vasca.

Otro esencial de la Rioja Alta es Santo Domingo de la Calzada. Esta localidad riojana invita a los paseos y la contemplación; a la lectura, las conversaciones y la calma, todo ello copa de vino en mano, como no puede ser de otra manera. Hay que fijarse mucho en la cuidada arquitectura de sus casonas antiguas. Su espectacular catedral tampoco te dejará indiferente y, por supuesto, no puedes irte del pueblo sin tomarte algunas tapas típicas en su alegre y siempre vital Plaza Mayor.

Rioja Media, historial con laureles y sierras salvajes

Lo primero que hay que ver en la Rioja Media es Logroño. Y si algo queda claro nada más llegar, es que en la capital riojana se vive muy bien. Su excelente gastronomía y sus deliciosos vinos serán tus mejores compañeros de viaje cuando recorras sus calles peatonales en invierno. Si vas en verano, te recomendamos perderte puedes en sus frondosos parques y plazuelas, donde también podrás saborear vinos exquisitos.

¿Un imprescindible? Patearte la calle Laurel de arriba a bajo. Es una de las zonas de tapas más famosa de España y ya cuenta con más de 60 establecimientos. Nada como culminar el día con pinchos, migas o una tapa de rotos o de champis frescos.

Antiguamente, esta calle estaba llena de prostitutas. Así pues, para que los clientes supieran cual era la que estaba disponible colgaban en los balcones una ramita de laurel. En épocas de crisis, era usual ver toda la balconada de la calle repleta de ramas de laurel. De ahí su particular nombre.

Tras visitar la capital, puede que te apetezca perderte en una zona más apartada, rural y menos típica. En este caso, no puedes perderte los Cameros, una tierra salvaje y llena de contrastes, que parece diseñada a medida para los amantes de la naturaleza sin aditivos.

Es especialmente recomendable recorrer los numerosos caminos en los bosques de Cameros Nuevo, cuyo corazón es el Parque Natural de Sierra Cebollera. Su paisaje es salvaje y principalmente compuesto de vergel de robles y hayedos regados por el Iregua. Al terminar la ruta o paseo, nada como posar tu equipaje en alguno de los acogedores alojamientos rurales del Rasillo de Cameros.

También es aconsejable dejarse caer en Villoslada de Cameros, un pueblo con toda la esencia de una zona rural que mantiene toda la genuinidad de antaño. Su puente de piedra, sus casitas blancas y la atmósfera de calma que la rodea, te evocarán otra otra época. Tomarse algo en sus calles hará que te sientas como el protagonista de una película italiana de los años 50.

Rioja Baja, tierra de dinosaurios y terruños

Quizás la localidad más conocida de la Rioja Baja es Calahorra, una ciudad con un casco antiguo donde podrás degustar auténticas joyas culinarias. A parte de la Rioja del vino, también existe otra Rioja menos conocida: la del terruño y los productos de la huerta. Así, en esta localidad es muy interesante coincidir con las Jornadas Gastronómicas de las Verduras, uno de los eventos turistíco-culturales más importantes de la región, que tiene lugar en primavera. Pero Calahorra se vive paseando por sus campos, observando sus huertas y perdiéndote junto al Cidacos. En cualquier caso, en Calahorra da igual la ruta que escojas, siempre te acompañan los aromas de la tierra y la experiencia es total.

Y si tras los paseos quedas KO, nada como dejarte caer en Arnedillo. Esta preciosa localidad posee tres cuidadas ermitas y un balneario cuyas aguas termales rondan una temperatura de 52 grados y poseen propiedades medicinales. ¡Saldrás con las energías totalmente renovadas! Y si todavía tienes pilas, puedes acercarte a observar las pisadas de dinosaurios que hay cerca de la localidad, visitar el observatorio del buitre o gozar de los caminos rurales cerca de la vía verde del Cidacos.

Pero si eres un auténtico aventurero o un amante de la arqueología, debes visitar el auténtico “pueblo de los dinosaurios”. Atravesado por el río Cidacos, encontrarás Enciso, un pequeño municipio cercano al límite con Soria. Si te dejas caer por ahí, no puedes dejar de visitar las pisadas de dinosaurios.

Enciso tiene más de 3.000 icnitas. Además, también cuenta con un centro paleontológico que ayuda a conocer cómo se formaron las icnitas de dinosaurio en La Rioja y a qué especies pertenecieron. Si eres un apasionado de esta era tan misteriosa, Enciso te hará sentir como si estuvieras en algún lugar de la isla de Jurassic Park.