Mapa
Entrada - Salida

Personas:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

27 Casas rurales en Albarracín

Más relevantes primero
  • Calendario actualizado
  • Mejor valoradas
  • Más opiniones

La Casa Grande de Albarracín

Albarracín

Alquiler íntegro
2 - 28 personas
13 dormitorios
16 camas
38€ pers./noche (aprox)

La Casona de Ajimez

Albarracín

Por habitaciones
2 - 15 personas
9 camas
41€ pers./noche (aprox)

Apartamentos los Mayos de Albarracin

Albarracín

(2)
Alquiler íntegro
1 - 10 personas
3 dormitorios
7 camas
18€ pers./noche (aprox)

Hotel Prado del Navazo

Albarracín

(2)
Por habitaciones
2 - 10 personas
6 dormitorios
9 camas
34€ pers./noche (aprox)

Apartamentos Los Aperos

Albarracín

(2)
Integro o habitaciones
12 personas
9 camas
23€ pers./noche (aprox)

El Brezo

Albarracín

(4)
Alquiler íntegro
1 - 8 personas
4 dormitorios
6 camas
26€ pers./noche (aprox)

Casa Mediquillo

Albarracín

Alquiler íntegro
1 - 7 personas
2 dormitorios
5 camas
22€ pers./noche (aprox)

21 - 27 de 27 alojamientos rurales

Albarracín, uno de los pueblos con más encanto de España

Seguramente, Albarracín es uno de los municipios que más aparece en las listas de los pueblos más bonitos de España. Y es que este lugar enamora al visitante gracias al gran patrimonio que alberga y a su excelente conservación.

Este pueblo aragonés, situado en la colina de los Montes Universales y a 1182 metros de altitud, atrapa desde el primer momento gracias a una arquitectura medieval que parece haberse construido de un modo caprichoso dada la dificultad del terreno. 

Escalinatas, abruptas y empinadas callejuelas, pasadizos, tejados que parecen formar arcos sobre las calles, muros irregulares, diminutas ventanas... todo ello pintado del rojizo yeso que caracteriza a esta localidad. 

Además, está rodeada por un foso defensivo y una espectacular muralla, que se corona con el castillo del Andador. Un simple paseo por el el casco histórico de Albarracín es suficiente para visitarla. Te mostramos lo mejor de esta encantadora localidad para que no pierdas detalle en tu próxima escapada rural.

Lo que no puede faltar en tu escapada rural por Albarracín

La localidad de Albarracín, declarada Conjunto Histórico-Artístico y Monumento Nacional, es de gran belleza y tiene un importante patrimonio histórico. Por ello, en 1996, le concedieron la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes y, actualmente, está propuesta por la UNESCO para ser declarada Patrimonio de la Humanidad. 

Te proponemos los monumentos obligatorios que no puedes perderte en Albarracín:

  • El palacio episcopal de Albarracín sorprende por su fachada gótica y su monumental escalinata que lleva a la torre-lucernario. También cuenta con una galería de madera, típica de la arquitectura de la zona, con vistas al río.
  • Lo más interesante de la catedral de Albarracín, adosada al palacio episcopal, lo encontramos en su interior: piezas de orfebrería religiosa; el Museo Diocesano, con siete tapices de Bruselas (siglo XVI); y algunos retablos del siglo XVI. 
  • El edificio del Ayuntamiento (siglo XIV) tiene una planta en forma de “U” y rodea la mayor parte de la plaza del pueblo. Sus arcos de medio punto, sus contrafuertes y su barandilla de forja no te dejarán indiferente.
  • El castillo de Albarracín, en proceso de restauración, desde su torre del Andador (siglo X), ofrece unas bonitas vistas de la población. Su recinto amurallado nos llevará a la época del reino de Taifas, y es que este castillo fue alcázar musulmán en el siglo XI. 
  • La casa de la Julianeta es uno de los símbolos de Albarracín. Se trata de una pequeña casa de yeso y madera construida de forma irregular para adaptarla al espacio. 

Turismo rural en la sierra de Albarracín

La sierra de Albarracín alberga una multitud de atractivos para visitarla. Solo su aire puro, su tranquilidad y sus noches estrelladas ya son un gran motivo para acercarse. 

En su escarpada orografía descubrimos bosques de encinares, sabinares y coníferas, valles, cañones y barrancos; todo ello salpicado por fuentes, manantiales, cascadas, lagunas y los nacimientos de los ríos Júcar, Cabriel, Guadalaviar, Cuervo y Tajo. Los amantes del birdwatching podrán avistar especies de aves rapaces y migratorias de gran valor; pero también por su paisaje encontramos ciervos, jabalíes, ardillas…

Gracias a las lluvias, en otoño, los aficionados a la micología encontrarán en la sierra de Albarracín un paraíso con una gran variedad de setas. Recordamos que es necesario pedir permiso de recolección a los agentes forestales.

Además, en esta zona se localizan innumerables vestigios de épocas anteriores, ya que su estratégica situación favoreció el asentamiento de distintas civilizaciones. En el Parque Cultural de Albarracín se conservan muestras de arte rupestre prehistórico, que forman parte del conjunto de Abrigos de Arte Rupestre de estilo Levantino del Arco Mediterráneo, declarado Patrimonio de la Humanidad.

La sierra de Albarracín acoge los pueblos de Bronchales, Bezas, Calomarde, Frías de Albarracín, Gea de Albarracín, Griegos, Guadalaviar, Jabaloyas, Monterde de Albarracín, Moscardón, Noguera, Orihuela del Tremendal, Pozondón, Ródenas, Royuela, Rubiales, Saldón, Terriente, Toril y Masegoso, Torres de Albarracín, Tramacastilla, Valdecuenca, Vallecillo, El Villar del Cobo y Albarracín. 

Entre todos ellos existen una infinidad de senderos y rutas (a pie o en bicicleta), que te maravillarán por los espectaculares contrastes del paisaje ㅡalgunos protegidosㅡ de la región y las panorámicas que ofrecen. 

¿Qué comer en Albarracín?

La gastronomía de Albarracín se caracteriza por la contundencia de sus platos para afrontar las bajas temperaturas de la región: guisos basados en la caza, sopas de ajo, migas con uvas, caldereta de cordero, ternasco de Aragón, estofado de ciervo, conejo escabechado, truchas al vino… Los platos elaborados con setas, borrajas o cardos también destacan, ya que son un producto de primera calidad en el territorio.

Pero sin duda, los derivados del cerdo se llevan el protagonismo: el jamón D.O. Teruel o los embutidos caseros de la sierra de Albarracín han sido objeto de diferentes premios internacionales.

Y como postre, las famosas almohábanas de ben Razin, una muestra más del paso de varias civilizaciones por uno de los pueblos más bonitos de España.