Mapa
Entrada - Salida

Personas:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

29 Casas rurales en Grazalema

Más relevantes primero
  • Calendario actualizado
  • Mejor valoradas
  • Más opiniones

Hotel Villa de Grazalema

Grazalema

(4)
Por habitaciones
93 personas
34 dormitorios
83 camas
26€ pers./noche (aprox)

La Mejorana

Grazalema

Por habitaciones
2 - 12 personas
6 dormitorios
6 camas
29€ pers./noche (aprox)

Casa Concepción

Grazalema

(2)
Alquiler íntegro
2 - 9 personas
4 dormitorios
4 camas
20€ pers./noche (aprox)

Hotel Puerta de la Villa

Grazalema

Integro o habitaciones
2 - 70 personas
33 dormitorios
61 camas
32€ pers./noche (aprox)

Alojamiento Rural Tassone

Grazalema

Alquiler íntegro
6 personas
3 dormitorios
5 camas
23€ pers./noche (aprox)

Casa El Simancón

Grazalema

Alquiler íntegro
2 - 5 personas
2 dormitorios
3 camas
61€ pers./noche (aprox)

La Tinaja

Grazalema

(2)
Alquiler íntegro
4 - 4 personas
2 dormitorios
3 camas
21€ pers./noche (aprox)

Hotel Fuerte Grazalema

Grazalema

Por habitaciones
2 - 3 personas
77 dormitorios
3 camas
40€ pers./noche (aprox)

Casa Rural La Bodega

Grazalema

(1)
Alquiler íntegro
4 - 10 personas
5 dormitorios
5 camas
28€ pers./noche (aprox)

21 - 29 de 29 alojamientos rurales

Los 5 imperdibles de una escapada rural en Grazalema

Uno de los pueblos con más encanto de la Sierra de Grazalema es el que lleva su mismo nombre. Ubicado en medio del Parque Natural, destaca por sus callejuelas llenas de casas de cal que relucen al sol, su gustosísima gastronomía y un el enclave natural donde se encuentra.

En este pequeño pueblo rural encontrarás varias iglesias y ermitas, aunque lo más llamativo es el propio casco urbano. Así como su estructura, típica de un pueblo árabe; con casas encaladas, calles estrechas, tejados a dos aguas y miles de flores decorando los balcones. 

Si tienes tiempo, te recomendamos que olvides el reloj y camines sin prisas por sus calles. De vez en cuando, debes asomarte por alguno de los múltiples miradores que salpican sus calles. Desde ellos, podrás observar el mayor patrimonio de la zona: su espectacular entorno natural.

1. Alucina con el skyline más idílica del Parque Natural Sierra de Grazalema

En verano reluce el blanco de la cal de sus casas entre los pastos y las montañas verdes; en primavera algunos campos se transforman con el amarillo de las flores y el pantone es, simplemente, alucinante. 

El otoño también nos regala preciosos paisajes que parecen sacados del salvapantallas de Windows, con tonos ocre y multitud de matices y, finalmente, en invierno no es nada raro ver como un manto blanco cubre todo el paisaje, como si de un pequeño Belén gaditano se tratara. 

Y es que Grazalema es el único pueblo de la Sierra donde nieva prácticamente cada invierno. Así que, vayas cuando vayas, su skyline y el encanto de sus casitas blancas recortadas en un paisaje rural casi virgen te enamorará. 

Además, en el pueblo encontrarás cobijo en forma de bares, restaurantes, pequeñas tiendas donde comprar deliciosos quesos de la zona y acogedoras casas rurales donde darte una ducha bien refrescante en verano o tomarte un café bien calentito en invierno. 

2. Made in Grazalema: descubre todos los productos de la zona

Parece mentira que en una población de poco más de 2.000 habitantes haya tanta actividad. Y es que Grazalema rebosa vida desde todos sus rincones. En sus calles encontrarás varios productos típicos de la zona como artesanía textil, una gran variedad de vinos de la zona o quesos de todo tipo. 

En cuanto a su vasta tradición de artesanía textil, destacamos las mantas de Grazalema. Se fabrican desde el siglo XVIII, donde antiguamente había hasta 10 fábricas. Una de las principales razones de esto la encontramos a la abundancia de pastos en la comarca. Además, el particular clima del Parque Natural de la Sierra de Grazalema, con copiosas lluvias, repercute en la producción de una fibra de mayor calidad por parte de las ovejas. 

También se pueden visitar la fábrica y el museo, donde encontrarás otros complementos como ponchos, bufandas, capas, chales o corbatas. 

Todo ello producido con una lana suave, de gran calidad y elaborada con un proceso totalmente artesanal. Sin duda alguna puede ser el souvenir perfecto y, si en invierno te mueres de frío, el salvavidas a un clima continental inesperado para algunos viajeros. 

3. Prueba las mejores delicias gaditanas 

Sus bares y restaurantes ofrecen muchos platos típicos e irresistibles. En especial, te recomendamos que pruebes la sopa de Grazalema; elaborada con el caldo del puchero, hojas de yerbabuena, pan, huevo y chorizo. 

Tampoco puedes perderte la clásica, pero no menos sabrosa, sopa de espárragos, las tagarninas, la carne de venado o el delicioso cordero al horno. Para endulzar una buena comilona y empujarlo todo tienes múltiples opciones, pues la repostería de Grazalema es muy variada en dulces. 

Te recomendamos que pruebes los amarguillos, una deliciosa masa de almendra picada, azúcar, huevo y limón rayado; o los cubiletes, un exquisito mantecado hecho a base de manteca de cerdo, harina, canela, azúcar con relleno de cabello de ángel

Si tras caminar por el sofocante sol de verano quieres darte el capricho de un buen aperitivo, lo mejor es que te decantes por los embutidos, las chacinas o los quesos payoyos. Ah, y no nos olvidemos de los vinos, pues no hay nada como regar una buena escapada rural con alguno de los vinos D.O de la tierra que visitas.

4. Estrénate en la ruta del Salto del Cabrero 

Sin duda se trata de una de las mejores rutas que quedan abiertas durante el verano en la Sierra de Cádiz. 

Por temas medioambientales, rutas como la ascensión al pico más alto de Cádiz, el Torreón, o la espectacular ruta por el Pinsapar de Grazalema, se mantienen cerradas desde el 1 de Junio al 31 de octubre. Estas medidas tratan de evitar incendios y así conservar el precioso Parque Natural de Grazalema.

Lo mejor de esta ruta es que es apta para todo tipo de viajeros, ya que no requiere de esfuerzos físicos descomunales. Sólo necesitas ganas de caminar y mucho espacio en tu cámara fotográfica para inmortalizar los paisajes incomparables que vas a encontrarte.

El sendero más típico se llama el “sendero del moro”, y es donde discurre la parte principal del arroyo. Eso sí, es más recomendable atreverse con la ruta del Salto del Cabrero en primavera, cuando la sierra está más verde que nunca y hace menos calor. Si vas en verano es recomendable llevar muchísima agua y protección para el duro sol de la zona. 

5. Déjate enamorar por sus rutas de senderismo 

La Sierra de Grazalema está reconocida como Parque Natural desde 1984 y, actualmente, también como Reserva de la Biosfera. El pueblo de Grazalema goza de una ubicación ideal dentro de la sierra para hacer rutas de senderismo, en bicicleta o a caballo. 

Dos de las rutas más destacables de la zona son la ruta del Pinsapar, la Garganta Verde y el Salto del Cabrero. 

Además, la carretera de la sierra nos permite hacer gran parte de la Ruta de los Pueblos Blancos que, se caracterizan por el color de sus fachadas y su pasado musulmán. 

Algunos de los pueblos que vas a encontrarte y desde donde podrás hacer más escapadas y rutas de senderismo son Arcos, El Bosque, Zahara de la Sierra o Villaluenga del Rosario. 

Todos ellos gozan de un enclave privilegiado para admirar el paisaje de la Sierra, pasear, comer bien y conocer en profundidad a este pequeño diamante de la península: Grazalema y su Sierra.