¿Quieres eliminar "Aýna" de los lugares donde has estado? No se pueden eliminar valoraciones de rincones o destinos. No se puede quitar el "He estado" porque has publicado una Opinión sobre este lugar :)

"¡Bienvenidos al pueblo!", como dijo Pepe en la mítica película, Amanece, que no es poco rodada en gran parte en Aýna, en plena Sierra del Segura, un lugar conocido con el sobrenombre de “la Suiza Manchega” por su increíble belleza paisajística.

Recorre sin prisas algunas de las más bellas carreteras paisajísticas de nuestra geografía. Adéntrate en la naturaleza y descubre las pinturas prehistóricas que atesora la Cueva del Niño. Asómate a contemplar el Cañón del río Mundo desde magníficos miradores colgados sobre laderas que son el reino de las rapaces.

Y, por supuesto, pasea por las callejuelas al encuentro de los lugares y personajes de la gran película de José Luís Cuerda. Sumérgete en su universo en el Centro de Interpretación, charla con los paisanos que vivieron el rodaje participando como extras e inmortaliza tu visita en el sidecar que conducía Antonio Resines. 

 

VIERNES

18:00 h: Disfruta del espectáculo

Verás que la llegada a Aýna es todo un espectáculo. Ya sea desde el norte o desde el sur, encontrarás bellas carreteras paisajísticas y magníficos Miradores como el del Diablo o el del Infierno desde los que disfrutar de unas vistas impresionantes y del majestuoso vuelo de las aves rapaces mientras va atardeciendo.

Al seguir descendiendo por la CM 3203, en un magnífico balcón sobre el pueblo, encontrarás la “Vespa con sidecar” que usaban el “ingeniero” Antonio Resines y su padre. No podréis evitar la tentación de parar para haceros una pintoresca fotografía.

El Mirador del Diablo se encuentra a 1,5 km de Aýna, en la carretera CM 3203, en el llamado estrecho del Gargantón. Desde aquí, podrás admirar el valle en todo su esplendor. En el acceso desde el sur, el Mirador del Infierno es una ventana natural con vistas a Aýna que se encuentra en la pedanía de Royo Odrea junto a La Peña que rodea a la aldea. Desde aquí podrás observar las vistosas cascadas que va creando a su paso el discurrir del río Mundo. Es accesible todo el año pero el otoño es una de las épocas ideales para asomarse a Aýna desde este mirador por el gran contraste de sus colores.

 

20:00 h: Relájate y disfruta de la cena

Acércate a tu alojamiento y relájate para salir caminando a disfrutar de una estupenda cena saboreando platos de la gastronomía local como la que ofrece el Restaurante La Toba que está basada en productos de la huerta, carnes de cerdo o cordero segureño, podemos degustar platos tan ricos como un simple tomate con ajo y aceite de oliva de la Sierra del Segura, atascaburras un plato tradicional a base de bacalao, patata, huevo y nueces de Nerpio, lomo de orza o queso frito y para terminar una hojuela con miel.

 

23:00 h: Déjate seducir por la magia de las estrellas 

Después de cenar no puedes dejar de acercarte a algún mirador en el pueblo o en su entorno para admirar la iluminación del Peñón y cuando se apagan las luces de “Los Piacarzos”, impresiónate con las incontables estrellas de uno de los cielos más limpios de España. 

 

SÁBADO

10:00 h: Visita la Cueva del Niño y Los Cárcavos

Si no has hecho una reserva previa, desde tu alojamiento te ayudarán a reservar tu plaza para la visita guiada que organiza la Oficina de Turismo. Solo disfrutar del entorno (la cueva está situada a varios kilómetros aguas arriba de la pedanía Royo Odrea, aldea de Aýna) ya vale la pena, pero lo que te va a impresionar es el arte rupestre que conserva la Cueva del Niño.

Descubierta en 1970 por un grupo de excursionistas que descubrieron asombrados sus pinturas rupestres, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. Se trata de una caverna de unos sesenta metros de profundidad, dividida en dos salas por una serie de columnas. En cada una de ellas se puede admirar un panel de pinturas de arte Paleolítico. Se organizan visitas guiadas desde la propia oficina de turismo de la localidad. 

Para aprovechar la excursión, te recomendamos visitar la Presa de los Cárcavos que está a poco más de 6 Km de Aýna, en la pedanía de Los Cárcavos. La Presa canaliza el agua hasta la central hidroeléctrica que se encuentra en Híjar, aldea de la vecina localidad de Liétor, cuenta con más de medio siglo de antigüedad y es recomendable visitarla en las horas de luz del día. Te animamos a descubrirla. No te dejará indiferente.

Contempla Aýna desde el Mirador del Infierno. Una ventana natural con vistas a Aýna que se encuentra en la pedanía de Royo Odrea y desde aquí, junto a La Peña que rodea a la aldea, podrás observar las vistosas cascadas que va creando a su paso el discurrir del río Mundo. El otoño es una de las épocas ideales para asomarse a Aýna desde este mirador, por el gran contraste de sus colores.

 

14:00 h: Es hora de la comida

Ahora vamos reponer fuerzas de una mañana apasionante, para eso nos acercaremos al restaurante más típico de Aýna el Restaurante Casa Segunda, donde degustaremos las famosas chuletas a la brasa de cordero segureño de Aýna, acompañado de unas deliciosas migas, menudillos con ajetes tiernos, ensalada con productos de la huerta y las patatas fritas al montón con huevo y para terminar un postre casero y un chupito de orujo con miel. 

 

17:00 h: Visita guiada a Aýna

Acércate antes a la Oficina de turismo que organiza ésta y otras visitas. 

La visita comienza ascendiendo por la Cueva de los Moros-Balcón de los Mayas, un espacio natural y en plena localidad que te sorprenderá y que es una calle que pasa entre dos rocas. Se trata de la antigua entrada al Castillo de la Yedra, fortaleza musulmana muy ligada a la historia de Aýna. Bajo la cueva encontramos una grieta en la roca que nos conduce al Mirador de La Mayas, situado en el centro y en la parte más alta del casco antiguo del pueblo. Desde aquí podemos admirar Los Picarzos, la roca de ocho picos sobre la que gira la localidad.

Conoce la iglesia de Santa María de lo Alto. Aunque es un templo reciente (1953) se edificó sobre los restos del Castillo de la Yedra y la antigua ermita de la Virgen de lo Alto, patrona de Aýna. Destaca su torre, fabricada en piedra de sillería en el S.XVII. En el interior se conservan tallas de madera de la imagen del niño Jesús Resucitado ("niño de la pata coja") copia de la desaparecida de Roque López (discípulo de Salzillo) y de la Virgen de lo Alto. En el altar mayor está decorado por pinturas al óleo realizadas por Cruz J. Calderón, representando la anunciación, la natividad, la coronación de Ntra. Sra. y la Santísima Trinidad, rodeado de ángeles.

Disfruta en el Centro de interpretación de la película. Aýna mantiene tan grato recuerdo de la película de José Luis Cuerda, que sigue tan vigente décadas después, que la localidad cuenta con el Centro de Interpretación de 'Amanece, que no es poco'. No puedes irte sin visitarlo. Te sorprenderá. El centro se abrió rehabilitando la Ermita de Nuestra Señora de los Remedios, que está declarada Bien de Interés Cultural y alberga en su interior un bellísimo artesonado mudéjar.

Oficina de Turismo / Museo Etnográfico.

En la Oficina de Turismo de la localidad podrás encontrar toda la información sobre Aýna y recomendaciones para sacar el máximo partido a tu estancia en este municipio de película. 

 

21:00 h: Es hora de tomar algo

Cenaremos en la cueva que tiene el Restaurante El Casino un lugar que no te esperas en un pueblo como este, sorprende al mismo entrar por su cuidada decoración, pero que cuida con delicadeza y buenas maneras el producto temporada; como setas o níscalos en otoño, productos de la huerta en verano, también cuenta con un buen surtido de pescados y mariscos o torreznos.

 

DOMINGO

10:00 h:

Visita al rÍo (Circular de los picarzos + escenarios de la peli) importante la naturaleza, mirar hacia el cielo para ver las águilas, cabra montesa o escaladores.

Acércate a la cascada del arroyo de la Toba. Aunque se puede llegar en coche, te recomendamos hacerlo dando un pequeño paseo desde el casco urbano para disfrutar del entramado de sus calles que confieren a Aýna una belleza singular. La Cascada de la Toba, de unos 20 metros, desemboca en el río Mundo, en un paraje natural rodeado de gran vegetación junto a varias zonas de baño.

Aquí, por cierto, se rodaron dos de las escenas de “Amanece, que no es poco”. Cada rincón de esta localidad está ligado a la película que tantos buenos momentos le ha dado.

Relájate en el Área recreativa del Tiñoso. Esta zona, habilitada para el descanso y el disfrute del ocio en la naturaleza, se encuentra en el antiguo campo de fútbol. Cubierta por una frondosa arbolada y equipada con mesas de madera, es una opción perfecta para pasar un rato agradable junto al río.

Recrea el rodaje de 'Amanece, que no es poco. Si no la has visto antes, acércate al Mirador donde se ubica la escultura de la famosa moto con sidecar, imagen de la película de Cuerda. Está llegando desde el norte, en un amplia curva y tiene impresionantes vistas. Tanto si se es fan de la película como si no, es un punto de visita y fotografía obligada. En la localidad podrás visitar también escenarios donde se rodaron otras inolvidables escenas de la película, como los semilleros de hombres o el huerto de la oda a la calabaza.

Practica tus deportes favoritos. Aýna es un enclave perfecto para los amantes de la escalada, el senderismo y el cicloturismo. Ubicado en lo más profundo de la garganta que forma el río Mundo y asentado sobre curiosas formaciones tobáceas ofrece atractivas vistas- caliza gris y naranja – y un escenario ideal para escalar a la vez que cuenta con un amplio número de senderos y sus paisajísticas carreteras son perfectas para los amantes del cicloturismo. También es un destino idóneo para la fotografía. Un escenario natural que te cautivará.

 

VIDEOS DE AÝNA

 

Ver más

Población:



Cómo llegar


Opiniones

  • 5
  • 4
  • 3
  • 2
  • 1
4,5
5 opiniones

Deja tu opinón

Qué dicen otros viajeros

Joel Navarro

Opinión sólo con puntuación

Susana álvarez Congosto

"Pueblo con encanto"

Genial para un fin de semana un pueblo y zona con mucho encanto
Estuvo en Agosto 2016 · en pareja
Bienvenida Ivorra Valera

Opinión sólo con puntuación

Lorena Navar

Opinión sólo con puntuación

Juan ángel Martínez González

Opinión sólo con puntuación