Magazine Mundo rural 10 pueblos portugueses abandonados que merecen una visita

10 pueblos portugueses abandonados que merecen una visita

93 Shares
Drave
Drave, Arouca. Por João Nuno Brochado

Según los últimos Censos realizados en Portugal en 2011, hay 9.492 localidades con 50 o menos habitantes. La despoblación afecta principalmente al interior de Portugal y ocurre debido a la migración, especialmente hacia las ciudades más grandes y al extranjero, o con la muerte de las pocas personas mayores que quedan.

Con el estancamiento demográfico, el envejecimiento de la población y una fuerte emigración, se ha acelerado la desertificación de los lugares más pequeños y es probable que en el próximo Censos, en 2021, haya aún más aldeas abandonadas.

Aunque actualmente estén a merced de la naturaleza, muchos de estos pueblos conservan sus encantos y guardan innumerables historias que contar. Descubre 10 pueblos abandonados en Portugal que vale la pena visitar.

1. Colcurinho, Oliveira do Hospital

Colcurinho
Fuente: colcurinho.chaosobral.org

Despoblado desde los años 50 del siglo pasado, el pueblo de Colcurinho está en la sierra do Açor, a 500 metros del pueblo de Chão Sobral. Hoy solo quedan las paredes de las casas de esquisto y la capilla de Santo Antão, construida en el siglo XVI, es el único edificio que no está en ruinas.

Cada año, el domingo inmediatamente posterior al 17 de enero, la gente vuelve al pueblo para rogar la protección de Santo Antão, el patrón local. También hay en el pueblo de Colcurinho un puente, construido en esquisto, y un molino de agua, junto a la capilla.

2. Barbelote, Monchique

Barbelote
Fuente: webapp.algarvefantastic.com

Escondido en las montañas de Monchique, el pueblo de Barbelote tiene cerca de una docena de casas abandonadas y en ruinas. El pueblo está ubicado en una ladera muy inclinada, escondido en un valle profundo.

El ex libris del lugar es la cascada de Barbelote, una de las más bonitas del municipio. El agua cae entre matorrales, en una falla de la roca y consigue un pequeño espejo de agua. En la sierra de Monchique hay dos cascadas más: la cascada Penedo do Buraco y la cascada Chilrão.

3. Adagoi, Valpaços

Adagoi
Por ManuelBarreira

Hasta principios de la década de 1980, 11 familias y unas 50 personas vivían en Adagoi, en el municipio de Valpaços. Hoy en día nadie vive en este pueblo de nombre peculiar, de origen germánico, Adeguaoy, que significa vega o pequeño valle, lo que prueba el paso de suevos y visigodos por este lugar.

Adagoi se encuentra entre los arroyos Adagoi y Alhariz, lo que significa que está rodeado de los paisajes más bellos de todo el municipio de Valpaços.

4. Rocha Amarela, Loulé

Rocha Amarela
Por Museu Municipal de Loulé

Rocha Amarela, ubicado en el pueblo de Alte, en el municipio de Loulé, está completamente desierto desde la década de 1970. Actualmente, lo que se encuentra allí es una pequeña cantidad de edificaciones, las cuales se dividen entre casas residenciales, anexos agrícolas y almacenes, todos ellos en ruinas.

5. Broas, Mafra

Broas
Por Reino Baptista

El pueblo de Broas, en Mafra, está abandonado hace unos 40 años. Es un pueblo medieval con poco más de una decena de casas, corrales y pequeños edificios que servían de almacenes agrícolas. Hoy en día, muchas casas ya no tienen techo y la abundante vegetación se está apoderando de la ladera.

El nombre de Broas se debe a la morfología del terreno en esta zona donde existen elevaciones con forma de cono o “broas” (un tipo de pan de maíz).

6. Safira, Montemor-o-Novo

Safira
Por Carlos Farrica

No está claro cuándo se fundó el pueblo medieval de Safira, en la región de Alentejo, pero se sabe que su iglesia fue construida en el siglo XV. Actualmente, esta iglesia está parcialmente en ruinas y el pueblo está deshabitado desde mediados de la década de 1930.

En tiempos de gloria, el pueblo de Safira incluso se convirtió en parroquia en el municipio de Montemor-o-Novo. Había una fábrica de cal y dos minas en la zona, una de arsénico y otra de cobre. En cuanto a la agricultura, predominó el cultivo de cebada.

7. Drave, Arouca

Drave
Por João Nuno Brochado

Situado entre las sierras de Freita, São Macário y Arada, a una altitud de 600 metros, Drave es un pueblo deshabitado, integrado en el Geoparque de Arouca. Es un pueblo típico en el que las casas están hechas de piedra, llamada piedra lousinha, y su techo es de esquisto. Las calles son irregulares.

El pueblo está muy aislado y no es accesible en coche. No tiene luz, agua corriente, saneamiento, gas, correo, teléfono y la red de telefonía móvil es escasa. Sin embargo, merece la pena visitar este lugar mágico para disfrutar del paisaje único del valle rodeado de altas montañas.

8. Levadas, Castro Daire

Levadas
Fuente: Canal M87

En medio de la sierra de Montemuro, se encuentra el pueblo de Levadas, que pertenece a la aldea de Cabril. Se compone en su totalidad de casas de arquitectura tradicional, con paredes de granito y tejados de esquisto. Sin embargo, el último habitante abandonó el pueblo a principios de la década de 2000, transformando a Levadas en un pueblo fantasma.

A unos dos kilómetros de este pueblo se encuentra el pueblo de Moimenta, que tenía una mina de wolframio. Mucha gente empezó a salir de Levadas y se fue a vivir a Moimenta, construyendo casas modernas. Con el cierre de la mina, la gente incluso se vio obligada a emigrar para buscar trabajo en otro lugar.

9. Antas de Mazes, Lamego

Antas de Mazes
Fuente: portoenorte.pt

El pueblo de Anta o Anta de Mazes, que pertenece a Lazarim, en Lamego, está ahora completamente deshabitado, aunque muchas casas permanecen en buen estado. La mayoría de las casas, con características muy rústicas, están construidas en piedra (granito) y tienen techos de paja. En el interior todavía se pueden ver chimeneas y hornos.

Los antiguos habitantes se limitan ahora a cultivar la tierra y llevar ganado a pastar al antiguo pueblo.

10. Vale de Poldros, Monção

Vale de Poldros
Por Fernando Gonçalves

Vale de Poldros es conocido como el pueblo de los Hobbits, por su similitud con el paisaje verde de la saga El Señor de los Anillos, pero también como la tierra de un hombre solo, porque aquí solo vive permanentemente Fernando Gonçalves.

La Branda de Santo António de Vale de Poldros es una de las 10 brandas en Alto Minho y la mejor conservada. Una “branda” es un conjunto de “cardenhas”, que son los pequeños refugios de piedra que aún se pueden encontrar en el Vale de Poldros.

Situado en medio de la ladera, a unos 1200 metros de altitud, esta branda se eleva sobre el río Vez, ofreciendo fantásticas vistas de toda la región.

Érase una vez un pueblo de un solo hombre

Palabras como “confinamiento” y “aislamiento social” entraron en el vocabulario de nuestra vida diaria debido a la crisis de la Covid-19. Pero, para Fernando Gonçalves, el único habitante permanente de Vale de Poldros (al norte de Portugal), estas palabras no son nuevas.

Vale de Poldros

Read more

Drave
93 Shares

Artículos relacionados

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap