Las playas de interior son uno de tantos caprichos con que la Naturaleza nos deleita. El agua del Mar se filtra a través de los acantilados, por las cavidades que forma en sus materiales calizos. La erosión constante, que da origen a las formaciones kársticas ha conseguido finalmente llegar tierra adentro.

En Asturias hemos encontrado dos playas de estas características: la playa de Cubijeru y la playa de Gulpiyuri. La primera en la localidad de Buelna, la segunda en Naves (Llanes), ambos en el hermoso concejo de Llanes, separadas en unos 25 kilómetros de distancia. A escasos metros del Cantábrico, estos pequeños rincones gozan de mayor intimidad y menor espacio. Durante la bajamar desaparecen. Durante la pleamar, vuelven a existir estos breves paraísos.

[mappress mapid=”34″]

Para disfrutar por completo de la experiencia de estos paisajes habrá que llegar a la hora de la pleamar, es decir, pasada la mañana cuando el mar comienza a crecer, cíclicamente, cada día. Como reclamando lo que es suyo, el mar recoge sus aguas de estas dos playas en bajamar, por lo que habrá unas horas en las que será, más que otra cosa, monte y naturaleza a secas.

La playa de Gulpiyuri

Para llegar a la playa de Gulpiyuri habrá que llegar hasta la zona Norte de Naves. Con vehículo propio, se deberá aparcar hasta una zona de parking, situada a poco más de medio kilómetro hasta el paraje.

La playa se extiende a lo largo de 50 metros de longitud, en breve rincón lleno de encanto donde todavía los servicios comerciales de las playas más turísticas no han llegado: ni chiringuitos, ni ventas, ni socorristas ni papeleras. Aquí es lo agreste, tan natural como el primer día.

La playa de Cubijeru

Como la del Gulpiyuri, a la playa del Cubijeru se accede a pie. Desde la localidad de Buelna se inicia una caminata de unos 800 metros hasta encontrar la valla que cierra el paso a las vacas que pastan en el lugar. Tras ello, este pequeño secreto asturiano.

La del Cubijeru mide 35 metros de longitud, algo más pequeña que la anterior. Es otro de los secretos mejor guardados del Principado y también aquí brillan por su ausencia los bienes y servicios que ya caracterizan buena parte de los lugares costeros del país.

Si quieres pasar un día excepcional tendrás que madrugar, colocar la toalla en los pocos metros que hay de fina arena (más allá todo es piedra) y colocar en la bolsa la comida y la bebida para toda la jornada. El que va, no lo olvida. Y repite.

Alojamiento

Organízate la escapada a estos hermosos rincones y prepara unos días en las casas rurales de Llanes. Ahí van algunas sugerencias:

Un Comentario publicado

  1. carmen
    Publicado 5 julio 2011 en 20:25

    Muy cerca de la playa de Gulpiyuri esta la playa de San Antolín de Bedón. Esta ya es una playa “clásica” pero en un paisaje espectacular en la ría del Bedón. Y por la zona de Cobijeru estan los bufones de Buelna, otro espectaculo producido por la erosion kárstica de los acantilados.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios