Aranda de Duero Fuente: Víctor Ferrando

Aranda de Duero (Burgos) es uno de esos pueblos a los que hay que ir sí o sí. No sólo porque da gusto caminar por sus calles descubriendo rincones peculiares. También por su fuerte apuesta por la cultura y la música. Por sus bodegas y vinos de gran calidad. Y, por supuesto, por su Lechazo Asado.

Aranda, como se le conoce habitualmente, es un pueblo que pilla de paso entre Madrid y el norte. O al revés, y tal vez por eso lo visitamos menos de lo que deberíamos. Pero es ideal para una escapada de un día, o de un fin de semana.

Aranda de Duero Fuente: Víctor Ferrando Aranda de Duero Fuente: Víctor Ferrando

Una vez decidas hacer una escapada a Aranda, el tiempo que pases allí se te hará corto. Entre sus muchos atractivos está la Plaza Mayor, lugar de partida para una visita a la población y en la que se encuentra el Centro de Interpretación de la Arquitectura Asociada al Vino.

Desde allí podremos subir por la Calle de la Miel hasta llegar a la Iglesia de Santa María la Real, que data del siglo XV. A continuación, siguiendo la Calle San Juan, llegaremos a la Iglesia de San Juan, también de estilo gótico, y en cuyo interior se encuentra el Museo de Arte Sacro. Estos dos templos religiosos albergaron la exposición Las Edades del Hombre en el año 2014.

Aranda de Duero Iglesia de Santa María de Aranda de Duero. Fuente: Víctor Ferrando Aranda de Duero Iglesia de San Juan de Aranda de Duero. Fuente: Víctor Ferrando

Como oferta cultural tenemos varios museos, como el Museo Casa de las Bolas, el Museo de la Cerámica, o el Museo de Juegos Tradicionales. Pero también a las afueras de Aranda está el Museo del Tren, ubicado en una antigua estación ferroviaria. Si eres an de los trenes, no te puedes perder todo lo que allí tienen.

La ciudad, atravesada por el río Duero, que delimita la parte antigua, tiene tres puentes de gran interés. El más famoso es el Puente Romano, pero también merece la pena visitar el Puente Conchuela y el Puente románico de las Tenerías. Junto a las aguas del Duero, se ha creado un museo de esculturas al aire libre.

Aranda de Duero Fuente: Víctor Ferrando

Pero tal vez lo más impresionante de Aranda de Duero es lo que hay bajo el suelo. Más de siete kilómetros de bodegas y galerías subterráneas recorren el subsuelo de muchas casas y calles de Aranda. Y muchas de ellas son visitables.

Recomiendo visitar la Bodega de las Ánimas, para la que hay que reservar en la Oficina de Turismo. Pero también buscar por sus calles la entrada a otras bodegas e incluso aceptar la oferta de los arandinos que amablemente te abren la puerta de sus casas para que visites su increíble bodega familiar. Te llevarás más de una grata sorpresa y de paso tendrás un rato de charla con gente local.

Aranda de Duero Bodegas de Aranda de Duero. Fuente: Víctor Ferrando

Cada año, durante todo el mes de junio, se celebran las Jornadas Gastronómicas del Lechazo Asado de Aranda de Duero. Se trata de un evento gastronómico excepcional que se viene repitiendo sin interrupción desde el año 2000, y en el que diversos asadores de la población ofrecen un menú especial que gira por completo en torno al Lechazo.

Cada uno de los restaurantes crea una serie de entrantes y postre especial para la ocasión, y lo marida con el vino que considera más apropiado. Pero el plato principal siempre es una abundante ración de Lechazo Asado. Si eres fan de la carne, disfrutarás como un niño de tu visita a Aranda durante ese mes.

Aranda de Duero Lechazo asado. Fuente: Víctor Ferrando

Pero no sólo se come Lechazo Asado en junio, faltaría más. En Aranda puedes comer Lechazo cuando quieras, pero también degustar otras especialidades gastronómicas propias de la zona, como la morcilla dulce arandina y la torta de aceite de Aranda. Sus restaurantes y asadores apuestan fuerte por la gastronomía tradicional de la zona, pero también ofrecen propuestas innovadores y platos de alta cocina con ingredientes clásicos. Yo no me lo perdería.

Lo que tengo muy claro de Aranda es que saben montárselo muy bien. Durante el mes que duran las Jornadas del Lechazo, se organizan diversas actividades como conciertos y visitas teatralizadas. Pero si vas en otras fechas, has de saber que Aranda apuesta por los festivales de música, como el Sonorama en agosto, o que sus fiestas patronales en septiembre son de lo más divertido.

Aprovechando el viaje a Aranda de Duero, tenemos otras localidades cercanas que son muy interesantes para visitar. Por ejemplo, podemos dar un paseo por Gumiel de Izán, Peñaranda de Duero o Peñafiel, siguiendo la Ruta del Vino Ribera del Duero y visitando alguna de las muchas bodegas que se encuentran en las cercanías de Aranda. Si te gusta el vino, lo pasarás en grande.

También podemos ir hasta la fantástica villa de Lerma, e incluso tenemos la propia Burgos capital a menos de una hora de distancia en coche. Y por supuesto, también tenemos lugares naturales de gran belleza como el Parque Natural de las Hoces del Río Riaza.

Cómo llegar a Aranda de Duero.

Casas rurales en Aranda de Duero

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios