Magazine Naturaleza Costa da Morte, los acantilados del fin del mundo

Costa da Morte, los acantilados del fin del mundo

65 Shares
Costa da Morte

Este es un recorrido que empieza por el final, por el de los peregrinos que completan el Camino de Santiago llegando hasta Finisterre. Atrás quedan decenas de jornadas caminadas que conmemoran quemando sus botas, queridas y odiadas a partes iguales, en el cabo de Finisterre. Han llegado al fin del mundo. Están orgullosos.

Costa da Morte

Muchos de estos peregrinos ya se quitaron sus botas en la playa de Langosteira, la kilométrica playa de aguas cristalinas y arenas suaves que bien podría ser un espejismo del Caribe.

A los pies de esta playa tenía una casa Camilo José Cela, enamorado de este rincón de la Costa de la Muerte. «Finisterre es la última sonrisa del caos del hombre asomándose al infinito», escribía.

Costa da Morte

Porque esta costa, la de la Muerte, tiene su parte bondadosa y su parte cruel.

La bondad se aprecia a simple vista. Extraordinarios paisajes que hay que frotarse los ojos para creérselos; playas de ensueño con apenas bañistas incluso en agosto; la famosa gastronomía gallega en la que abunda el buen marisco; y unas costumbres y patrimonio que, al visitarlas, uno se siente su descubridor.

La parte cruel ya se intuye en su propio nombre. La escarpada costa, tan bonita para ver, es muchas veces letal para los barcos que navegan en los implacables temporales que azotan al fin del mundo.

Costa da Morte

La leyenda de la costa de la muerte se ha forjado a base de naufragios, pero también de historias de valentía, de camaradería y de mucha humanidad: la de los pueblos marineros que ven a la mar como su sustento, su vida, su razón de ser.

A lo largo de estos salvajes acantilados encontraremos innumerables faros, creados para proteger a los marineros:

  • El faro de Touriñán es el punto más occidental de Galicia y la España peninsular, siendo realmente este el fin del mundo y no el de Finisterre, pero hay que reconocer tiene un encanto diferente.
  • El faro de Punta da Barca (en Muxía) es muy poca cosa, apenas una pequeña torre que eleva la luz, pero a su lado está la peculiar iglesia de la Virgen de la Barca, que ya ha sido bañada por el mar en unos cuantos temporales. Hace unos años fue alcanzada por un rayo, por lo que ardió y tuvieron que reconstruirla. Los alrededores de la iglesia están repletos de grandes piedras, asociándose a algunas propiedades curativas, como a la «Pedra dos Cadrís», que dicen que cura los problemas de espaldas al pasar por debajo de ella. ¡Será por lo complicado que es el paso!
  • Cabo Vilán, con su respectivo faro, es otro de los más importantes en la Costa da Morte, ya que este fue el primer faro eléctrico del país y es el punto de inicio de un tramo de costa totalmente virgen, que se puede visitar siguiendo la bonita ruta de los faros a pie o en bici.
Costa da Morte

En cuanto a los pueblos de la Costa de la Muerte, hay para todos los gustos, siendo algunos de los más pintorescos:

  • Muxia, la pequeña localidad con encanto al lado de la Punta da Barca, es ideal para hacer un alto en el camino.
  • Camariñas, donde es famoso su encaje de bolillos, es una ajetreada villa pesquera innovadora en el mundo con su piscifactoría de pez plano.
  • Laxe es la villa más mediática de la Costa da Morte, pues aquí se rodó durante años la serie televisiva Mareas Vivas, todo un fenómeno regional.
  • Malpica de Bergantiños, además de ser uno de los límites de la Costa da Morte (el otro es Finisterre), tiene una gran playa ideal para los amantes del surf.

La Costa de la Muerte guarda muchos encantos entre sus pequeños pueblos, sus grandes acantilados y su excelsa historia, por lo que no me iría de esta costa sin visar dos de los lugares más singulares que puedes encontrar: el dolmen de Dombate, testigo de la riqueza arqueológica de Galicia; y el Castro de Borneiro; asentamiento de la Edad del Hierro que nos traslada a otro tiempo con su mera visita.

Costa da Morte

Tras haber visitado muchos rincones de esta costa, a la que llaman la de la muerte, te das cuenta de que lo que más abunda en ella es la vida.

Casas rurales en la Costa da Morte

Alquiler íntegro
6 - 12 pers - 25€ pers/noche
Alquiler íntegro
12 - 16 pers - 25€ pers/noche
Alquiler íntegro
2 - 8 pers - 11€ pers/noche
Alquiler íntegro
2 - 26 pers - 29€ pers/noche
Alquiler íntegro
1 - 7 pers - 23€ pers/noche
Íntegro o habitaciones
2 - 18 pers - 22€ pers/noche
Alquiler íntegro
17 pers - 40€ pers/noche
Alquiler íntegro
12 pers - 16€ pers/noche

Costa da Morte
65 Shares

Artículos relacionados

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

OK

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Al usar la web lo autorizas.

Copy link