Júzcar, un pueblo blanco de la Serranía de Ronda (Málaga), se situó en el mapa turístico precisamente transformando su color en junio de 2011. Sony Pictures, productora del film The Smurfs, eligió Júzcar como el Pueblo de los Pitufos: las fachadas se pintaron de azul, los 221 habitantes vieron agitadas sus vidas durante unas semanas y recibieron cientos de curiosos. Pero ¿qué ha sido del pueblo de los Pitufos?

Pues el alcalde, David Fernández, continúa siendo “Papá Pitufo”, continúan pensando que “la iniciativa es muy positiva”, las casas se fijaron en azul tras votación popular y los fines de semana se organizan actividades relacionadas con esos pequeños seres entrañables.

Con 149 votos a favor, 36 en contra, 4 nulos y 6 en blanco, Júzcar aprobó mantener las fachadas de las casas de color azul pitufo en diciembre de 2011.

Pese a todo, el Pueblo Azul, Júzcar, no ha perdido su carácter, no se ha vendido al turismo, por decirlo así. Las actividades de fin de semana tienen más que ver con la cultura y gastronomía locales que con los Pitufos, pero aprovechan la estética y aquel mundo de fantasía para mantener la atracción. ¿Quién no querría aprovecharlo?

Desde el 1 de septiembre de 2012, un grupo de empresarios, junto con el Ayuntamiento, declararon Júzcar el “Pueblo Azul” a propósito de las actividades que se podrían realizar. Aunque el “Mercapitufo” ha quedado temporalmente suspendido, los fines de semana en Júzcar se programan:

  • Pitutalleres: de micología y manualidades.
  • La Ruta de la Pitu-Tapa, para conocer y degustar los productos locales.
  • El Show Pitufo, un espectáculo de animación.

¿Qué más? El Pueblo Azul, con 221 habitantes, ha conseguido emplear a algunos de sus vecinos gracias al tirón de Los Pitufos. Pero los viajeros, además del colorido, algunas actividades y los detalles expuestos en el Centro de Información de Júzcar, no deben esperar una perversión de los orígenes en favor de un lanzamiento hollywodiense.

Los Pitufos son amantes de la micología, del medio ambiente y del desarrollo sostenible, además de ser seres trabajadores y alegres, como los mismos lugareños.

Júzcar continúa siendo un pueblo de la Serranía de Ronda con su propia historia. Su edificio más valioso es la iglesia de Santa Catalina, que lleva en pie desde el siglo XVI. Su entorno de naturaleza es su atractivo, también la antigua fábrica de Hojalata, que habla más que cualquier libro sobre el pasado industrial del lugar y su capacidad de adaptación.

El Pueblo Pitufo sigue elaborando artesanalmente sus alpargatas de esparto y sus objetos de corcho, no ha olvidado la cocina tradicional que en parte coincida con las setas, las casas de los Pitufos, y en parte no: las migas típicas, el conejo al ajillo o las sopas de la serranía.

Júzcar sigue siendo un pueblo con atractivos propios, no un espectáculo.

Casas rurales cerca del Pueblo de los Pitufos

Un Comentario publicado

  1. cristina godinez
    Publicado 1 septiembre 2013 en 10:04

    Hola, buenos dias. Pienso que podrían hacer algún espectáculo infantil, dada la nueva imagen del pueblo, la cual está muy bien.

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios