Costa Brava

Costa Brava. Fuente: Kuznetcov_Konstantin

Ir a la playa con niños es toda una excursión: manguitos y colchonetas, crema solar, gafas de sol, gorra, sombrilla, cubos y palas… Pero todos los padres sabemos que merece la pena porque, una vez allí, si acertamos con la playa, van a disfrutar tanto que luego la hora de acostarse será de lo más tranquila.

Si estáis planeando una escapada en familia a la Costa Brava y queréis conocer algunas de las playas más idóneas para los niños pequeños, aquí van algunas de mis preferidas. He tenido en cuenta que: el agua no sea profunda, que sean bastante grandes para que haya espacio, que estén cerca de los aparcamientos y que tengan servicios para familias.

Ordenadas de norte a sur, aquí va mi selección de las mejores playas de la Costa Brava para ir con niños:

Llançà

Llançà es una playa genial en cualquier época del año. El agua suele estar muy tranquila y hay poca profundidad. Es de arena gruesa y encontraréis también algunas piedrecitas para jugar cerca del agua. Tienen además una zona de juego infantil en la propia playa con columpios, toboganes y castillos. Ideal para un día de poco sol.

Roses: Playa Canyelles Petites

Roses es una de las poblaciones tradicionales de la Costa Brava norte. Su Platja Gran (playa grande) es muy popular y visitada por familias, pero a mí la que realmente me encanta es la playa de Canyelles Petites, que está 10 minutos en coche, siguiendo por la carretera que va hacia Cala Montjoi.

Cala Canyelles es de arena fina, de poca profundidad y agua muy limpia. Es una playa bastante pequeña pero suele haber espacio de sobras, incluso en las primeras filas. Tenéis chiringuito en la propia playa y supermercados y restaurantes en el paseo marítimo que está justo detrás. Lo mejor: queda rasa del viento y el mar casi siempre está calmado.

L’Escala – Empúries: Playa del Portitxol y Cala Montgó

La zona de Empúries-l’Escala es muy familiar. Casi todas sus playas son idóneas para familias con niños y el pueblo de l’Escala es muy bonito, con larga tradición pesquera. Dos de las playas más recomendables en esta zona, si vas con niños, son: Playa Portitxol y Cala Montgó.

Playa del Portitxol está rodeada de vegetación y encontraréis varios pinos ideales para un pícnic o una siesta en la sombra cuando el calor apriete. Es de arena fina y aguas muy poco profundas. Además, estaréis muy cerca de las ruinas de la antigua ciudad de Emporion, donde desembarcaron los griegos por primera vez en la Península Ibérica.

Si queréis dar un paseo, seguid el camino de ronda que pasa justo por detrás de la playa, hasta llegar a Sant Martí de Empúries (20 min), un pueblo medieval precioso.

Cala Montgó, por su parte, también está en un entorno típicamente mediterráneo, lleno de pinos y vegetación. Aquí veréis el paisaje típico de la Costa Brava. Cala Montgó es de arena fina, poca profundidad y muy tranquila.

L’Estartit

En L’Estartit los niños podrán entrar y salir del agua solos y sin miedo, tocando de pie en el suelo, porque apenas hay un palmo de agua durante muchos metros de playa. En L’Estartit tenéis además club infantil en la playa, pulseras identificativas para los más pequeños y programa de animación. Es Destino Familiar desde 2007.

Justo enfrente de l’Estartit tenéis las Illes Medes (islas Medas), una reserva marina llena de peces, a las que podéis llegar a bordo del Nautilus, un barco con cristales para ver el fondo del mar. ¡Seguro que a los peques les encanta!

Tamariu

Y llegamos ya al corazón de la Costa Brava. La zona de Pals y Palafrugell está llena de pueblos encantadores para tomar un helado. Y en la costa, tenéis un montón de calitas y playas – si vuestros hijos son madrugadores, no tendréis problema para poner la toalla.

Mi favorita en esta zona para las familias con niños es la playa de Tamariu: preciosa, tranquila, de arena granulada, profundidad normal y, por su situación geográfica, goza de tener poco viento. Una apuesta segura si ese día sopla la tramontana (viento del norte típico de la Costa Brava).

Sant Antoni de Calonge

Sant Antoni de Calonge es una apuesta segura. Recientemente ha sido elegida como ciudad familiar y su playa goza de todo tipo de actividades y comodidades para las familias: un espacio bebé y club infantil en la playa, un espacio para cambiar pañales y, para los que sepan nadar bien ya, una zona de hinchables en el mar.

Sant Feliu de Guíxols: Sant Pol y S’agaró

Sant Feliu de Guíxols es una buena opción si queréis pasar varios días. No solo encontraréis varias playas a las que podréis ir con los niños, sino que además cuentan con muchas propuestas de ocio y cultura, y uno de los tramos más bonitos de Camino de Ronda para pasear frente al mar; no os perdáis el que va de Sant Feliu a Sant Pol.

Dos de las mejores playas de esta zona para las familias son Sant Pol y S’Agaró. Están una al lado de la otra, aunque S’agaró ya se encuentra dentro del municipio de Platja d’Aro.

¿Conocéis alguna más que podáis recomendar?

Casas rurales en la Costa Brava

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios