Geoparque Arouca, Portugal

Por cristovao31

Primero griegos, después fenicios y cartaginenses y, luego, la fiebre del oro también atrajo a los romanos al nordeste de Hispania. Plinio el Viejo habló de una abundancia en oro, plomo, hierro, cobre y plata incomparable en el mundo conocido entonces. Los romanos no dudaron en hacer lo necesario para extraer estas riquezas y desarrollaron técnicas intensivas que fueron dejando marcas en el territorio. Y es a estas tierras del norte de Portugal a las que vamos a viajar. En muchos casos será un verdadero viaje en el tiempo a través de millones de años de historia de la Tierra y de las diferentes civilizaciones que la ocuparon.

Ruta de las minas y puntos de interés minero y geológico de Portugal

Una forma diferente de conocer Portugal, eso es lo que promueven las diferentes iniciativas locales que se han desarrollado en los últimos tiempos en un entorno patrimonial único de gran importancia histórica. La divulgación científica y el turismo se unen en una experiencia diferente: el geoturismo.

Vamos a encontrarnos con paisajes explotados desde la antigüedad, conoceremos infraestructuras de todas las épocas, sentiremos la textura de los minerales, los colores de la tierra, el óxido de las antiguas minas. Contemplaremos los famosos trilobites gigantes de Canelas o los icnofósiles de Cabanas Longas, ubicados en el entorno de la sierra de Freita, y batearemos oro dentro de un río como hicieron los primeros mineros. Grutas naturales, senderismo, tradiciones y los sabores de la gastronomía son sólo una parte de lo que nos aguarda en el norte de Portugal. Desde la costa de Oporto, pasando por el interior del país, hasta tocar con la comunidad de Castilla y León, en España.

El Geoparque Arouca

Arouca Portugal

Por Nelson Garrido Silva

Debido a su excepcional patrimonio, este parque es una de las joyas del geoturismo en Portugal. A sólo una hora de camino de Oporto, encontramos un entorno natural espectacular formado por las montañas mágicas de la sierra de Freita, Montemuro y el río Paiva, conocido como el río más bello de Portugal. Un paisaje con granitos de más de 550 millones de años.

Este geoparque suma hasta 41 lugares de interés. Aquí nos esperan las sorprendentes piedras parideras, únicas en el mundo. Se llaman así por un extraño efecto de erosión que hace que estas rocas graníticas suelten sus discos incrustados. Es como si nacieran pequeñas piedras de la piedra madre. Otro lugar de visita imprescindible es el Centro de Interpretación Geológica de Canelas, que se encuentra en el PR9 (Ruta del esquisto). Aquí encontramos una colección de fósiles de trilobites gigantes –animales marinos&#8211– que, con cerca de 465 millones de años, son los mayores ejemplares de trilobites del mundo.

El geoparque lo atraviesan varios ríos, lo cual lo convierte en una estupenda zona para la práctica de deportes de aventura como el barranquismo, piragüismo, kayak y el rafting. Por otro lado, el mayor monumento de Arouca es su convento, cuyos edificios están integrados en el entramado urbanístico del pueblo. También vale la pena visitar el Museo de Arte sacro y la sillería de la iglesia. Si lo que buscas son vistas, hay que subir al mirador de la Virgen de la Mo para contemplar la panorámica del pueblo y del valle.

Geología en el distrito de Oporto

Foz do Douro, Portugal

Por TasfotoNL

Vayamos hasta Oporto para seguir con las riquezas geológicas de Portugal. ¿Qué decir de uno de los destinos turísticos más antiguos de Europa? Las rocas que afloran en la costa de la ciudad son de las más antiguas de Portugal y constituyen un patrimonio geológico de alto interés científico y didáctico. El paseo geológico de la desembocadura del río es un complejo geológico clasificado como Patrimonio Natural Municipal.

Subiremos al tranvía en la Praça da Liberdade para hacer un viaje en el tiempo y en el espacio hasta Foz. Una vez allí, entre los lugares a visitar, iremos al Paseo Geológico de Foz do Douro.

En Oporto podemos visitar el Museo de la Fe, una interesante institución que integra, entre otros, el núcleo museístico del Departamento de Ingeniería de Minas. Y el Museo del Isep, que reúne diferentes instrumentos científicos y un considerable patrimonio bibliográfico con obras de referencia como la enciclopedia de Diderot e Alembert, o un libro de arquitectura de Leon Battista Alberti.

En las proximidades de Oporto podremos ir a Matosinhos, una de las mayores ciudades del distrito, donde se ubica el Museo de los yacimientos minerales portugueses. Los yacimientos son de varios tipos. Los más importantes son el cobre o el zinc, también volframio y oro. Si hay hambre, aprovechemos para comer. La tradicional sardina asada o los mariscos frescos de alta calidad son una delicia. Hay donde escoger, en Matosinhos hay más de 600 restaurantes.

Apenas a 6 kilómetros de Oporto, encontramos en pleno litoral del Duero el pueblo de Gondomar, donde podremos visitar el antiguo complejo industrial de minería de São Pedro da Cova. El complejo revela la importante industria de la extracción de carbón que existía en la parroquia durante hace prácticamente 170 años. Podremos aprovechar para relajarnos en alguna de sus bellas playas fluviales o disfrutar de la gastronomía. En Gondomar se nota la influencia del Duero en su cocina con la presencia del sábalo y la lamprea, sus más emblemáticos productos.

En el interior del distrito, en la sierra, encontramos Valongo y Paredes. El primero es un claro referente de turismo de naturaleza en Portugal debido a su biodiversidad, su patrimonio paisajístico y los vestigios de culturas históricas. En Valongo encontraremos el Parque Paleozóico, proyecto en desarrollo con la importante Universidad de Oporto, y el Museo da Lousa, formado por tres viviendas construidas con la técnica tradicional de la pizarra que evocan las antiguas casas de los mineros de la zona. Más al este pasamos por Paredes, donde están las importantes minas de oro de Castromil, testimonio de que hace cerca de 2.000 años los romanos desarrollaron actividades de extracción de oro.

Geología en el distrito de Vila Real

Vila Real, Portugal

Por Vector

Siguiendo ruta, hay que hacer parada en Marco de Canaveses, donde la piedra se convierte en un monumento a la cultura ancestral de la minería. Algo que revela el Museo de la Piedra y las siete pequeñas rutas de senderismo que parten del municipio. En ellas destaca el patrimonio natural, las albuferas del Carrapatelo y del Torrao, así como su valor arquitectónico. En este sentido, no hay que perderse la singular iglesia parroquial de Santa María, una joya de la arquitectura moderna firmada por el importante arquitecto Siza Vieira (Premio Pritzker en 1992). Sin dejar la región norte nos adentramos en el distrito de Vila Real.

Millones de años de historia nos esperan en el Museo de Geología Fernando Real de Vila Real. Al ver la ubicación de esta localidad se entiende su vital importancia geológica: el viajero se encuentra a Vila Real encaramada en colinas rocosas, sobre la confluencia de los ríos Corgo y Cabril. El museo fue fundado en 1985 y se ubica en un edificio del campus de la Universidad de Trás-os-Montes e Alto Douro. Se trata de una excelente forma de conocer los minerales, rocas y fósiles de todo Portugal. Además, en Vila Real hay que pasear por su centro histórico, a lo largo de la avenida Carvalho Araújo y ver el bello palacio de Mateus, la catedral de Vila Real y la casa donde nació Diogo Cão Escudeiro, explorador de la costa occidental de África entre 1482 y 1486.

Más al norte de Vila Real están Vila Pouca de Aguiar, enclavado entre las sierras del Alvão y de la Padrela, en pleno Camino de Santiago; y Boticas. En el primero encontraremos un nuevo testimonio de la antigua presencia de los romanos en el Complejo Minero romano de Tresminas. Mientras que en las cinco aldeas que integran Boticas tenemos el Parque arqueológico del valle de Terva, que es todo un mundo por descubrir.

Hacia la frontera con España

Muy cerca de España se encuentra el Geoparque Terras De Cavaleiros, en Macedo de Cavaleiros, municipio donde la geología se combina a la perfección con la naturaleza, los sabores intensos de la gastronomía (con, por ejemplo, los platos de caza, cazuelas secas con butelo, el pudin de castañas o el arroz dulce), el arte y la tradición. Además de las rutas geológicas, podremos disfrutar del montañismo y de la escalada, sin olvidarnos de disfrutar del paisaje protegido de la albufera.

Hay hasta 42 geositios, concentrados sobre todo alrededor del monte de Morais y de la albufera. Uno de ellos es el Miradouro da Sra. Do Campo, desde el que podremos comprender los trazos más significativos de esta región minera. Entre las rutas marcadas hay museos rurales y de arte sacro, como el que se encuentra instalado en la casa Falcão, un solar del siglo XVIII en el centro de la ciudad donde se encuentra también la Oficina de Turismo.

A poco menos de tres horas de Salamanca, y colindante al Parque Natural de Arribes del Duero, llegaremos a Torre de Moncorvo, famoso lugar por la amabilidad de sus habitantes. Visitaremos el Museo Do Ferro e Da Regiao de Moncorvo. Este es un buen enclave para asimilar la importancia minera de Portugal, pues en esta región de se halla uno de los mayores depósitos de hierro de todo Europa. Esta riqueza mineral fue explotada desde la época romana; pero la extracción a gran escala aconteció entre 1951 y los primeros años 80 del XX. El museo contextualiza esta larga historia.

Casas rurales en el norte de Portugal

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios