Magazine Slider Senderismo y esnórquel en la isla de Benidorm

Senderismo y esnórquel en la isla de Benidorm

34 Shares
Isla de Benidorm
Por Elísabet García

La ciudad alicantina de Benidorm es uno de los destinos estrella del Mediterráneo, aunque no todo el mundo sabe que tiene su propia isla. Sí, justo en frente de sus dos playazas: la de Poniente y la de Levante. Allí se levanta un pequeño islote deshabitado de 6.75 hectáreas, que alcanza los 73 metros en su punto más alto, y que se encuentra flanqueado por unas nítidas aguas turquesa en las que deleitarse con su rica y amplia fauna marina. Ideal si te apasiona el esnórquel.

Como curiosidad, si bien hoy está deshabitada, siglos atrás fue un refugio para la población ante las continuas epidemias de cólera. También fue muy codiciada por los piratas que querían atacar la costa mediterránea.

Isla de Benidorm
Por Elísabet García

Pero eran otros tiempos. Hoy día, la isla de Benidorm forma parte del Parque Natural de la Sierra Helada (Serra Gelada en valenciano). Un espacio natural que separa las bahías de Benidorm y Altea que entró a formar parte de los espacios protegidos de la Comunidad Valenciana en 2005.

Llegar hasta ella es muy sencillo, sobre todo en verano. Basta con tomar uno de los ferris que parten a diario desde el puerto de Benidorm, cada hora entre las 10:00 y las 17:00 horas. El precio del viaje de ida y vuelta son 15€ y apenas tarda 15 minutos.

Isla de Benidorm
Por Elísabet García

Como bien puede apreciarse desde la lejanía, la isla de Benidorm es abrupta y carente de vegetación, por lo que apenas hay sombras bajo las que cobijarse. De ahí que sea más que aconsejable llevar protección y un buen sombrero; así como ir bien acompañado con unas zapatillas de senderismo si tu pretensión es caminarla, o con unas cangrejeras o escarpines, si vas a disfrutar de sus profundidades.

Isla de Benidorm
Por Elísabet García

Eso sí, hay un restaurante, por lo que del agua y la comida no tienes que preocuparte.

Ya en acción, encontramos hasta cuatro sendas distintas con varios paneles descriptivos y muy bien acondicionadas para no salirse de la ruta y proteger el espacio salvaje.

Isla de Benidorm
Por Elísabet García
Isla de Benidorm
Por Elísabet García

Cualquiera de ellas te mostrará la abundante flora y fauna que cohabita en la isla. Una fauna en la que destaca, con especial énfasis, la gaviota. Las verás por todos lados.

Isla de Benidorm
Fuente: Elísabet García

Y si optas por sumergirte, en los alrededores hay varias zonas para practicar submarinismo y buceo: La Llosa, Los Arcos, el Embarcadero, Punta Garbí y Cara Norte. Elegir una u otra solo dependerá de si estás empezando en este deporte o ya eres todo un experto.

Isla de Benidorm
Por Elísabet García

En cuanto al esnórquel, hay varios accesos. El más accesible y cómodo es el que está justo a un lado de donde atraca el ferri. La zona es bastante amplia y las rocas de alrededor producen alguna que otra sombra bajo la que refugiarse en las horas centrales del día.

Isla de Benidorm
Por Elísabet García

Otra opción es caminar unos minutos para alcanzar accesos donde disfrutar de la vida marina con mayor intimidad. En cualquiera de ellos solo tendrás que extremar la precaución en los últimos metros para no resbalar sobre la superficie húmeda de las rocas.

Isla de Benidorm
Por Elísabet García

Independientemente de cual sea la opción que elijas para conocerla, la isla de Benidorm es un pequeño paraíso donde pasar un estupendo día maravillándote del Mediterráneo con los cinco sentidos.

34 Shares

Artículos relacionados

Deja un comentario

Pulsando en ENVIAR aceptas la privacidad

Copy link
Powered by Social Snap