Mapa
Entrada - Salida

Personas:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

23 Alojamientos en San Vicente de la Barquera

Más relevantes primero
  • Calendario actualizado
  • Mejor valoradas
  • Más opiniones

21 - 23 de 23 alojamientos rurales

San Vicente de la Barquera, un cuento marinero

San Vicente de la Barquera sabe a mar y saca a relucir una de las facetas más bellas de la cornisa Cantábrica, que magnetiza a todos cuantos se mueven por la región y a los que van y vienen de Asturias. Los 62 kilómetros que la distancian de la capital de Cantabria, Santander, dispararán las posibilidades de un turismo ecléctico. 

Cuatro apuntes (breves) de historia

Un poco como el eterno enigma de ¿qué fue primero, el huevo o la gallina?, los orígenes de San Vicente de la Barquera no están muy claros. Aunque hay quien la relaciona con la Evencia romana y atribuye a sus orillas el Portus Vereasueca.

Están vinculados a ella un mártir aragonés que en el siglo XIII le prestó su nombre; un inquisidor del siglo XV, Antonio del Corro, y un triunfito del siglo XX, David Bustamante, que cantaba eso de: “Cantabria, / la tierra que me vio nacer, / crecer y enamorarme. / Cantabria, / el trigo que llevo en mi piel / y siembro en todas partes.”

Para iniciar tu operación triunfo por estas tierras, te las voy a presentar yendo de mar adentro a tierra firme, avistándolas y atracándolas como los piratas… 

Aquí sí hay playa

Entre los más de 220 kilómetros de costa cántabra y 90 playas, ahora estás invitado a remojarte en las aguas barquereñas. O a relajarte tumbado en la arena mientras ves recortadas sobre el horizonte, en la ría, botes y barcas de distintos colores. 

Algunas de sus zonas más aclamadas son las playas de fina arena blanca de Merón, el Tostadero, el Rosal y Gerra, removida por fuertes vientos y olas que hacen las delicias de los surferos.

La puebla vieja

Esta villa marinera tiene todos los ingredientes a punto para dejarte fascinado: 

  • Ríos que se funden ampliamente en el mar. 
  • Bellos puentes que te encaminan al casco antiguo (alzado en un peñón): el del Parral y el de la Maza, con 28 ojos que todo lo miran y todo lo ven. 
  • Una iglesia-fortaleza coqueta, Santa María de los Ángeles (con el sepulcro del inquisidor Corro).
  • Un castillo gótico.
  • Más restos medievales en forma de murallas con varias puertas. 
  • El antiguo convento franciscano de San Luis, restos de una hermosura comida a bocados por la naturaleza… 
  • La casa renacentista del inquisidor Corro, sede del ayuntamiento.
  • La fachada del antiguo hospital de la Concepción, en ruinas (no es solo ahora que la sanidad flaquea...).
  • Y todo bajo la imponencia de las cumbres nevadas de los Picos de Europa. 

Queda abierta la portada de tu libro de cuentos…

Parque Natural de Oyambre

Es un puzle de playas, dunas, rías y acantilados, valles, bosques y praderías que encaja entre los municipios de San Vicente de la Barquera y Valdáliga uniendo mar y montaña. 

Este es su perímetro, para que te pierdas por sus adentros: de punta África a punta Lumbreras por la costa, y, por el interior, triangula con la peña Mayordoma, la sierra de Sarría y el monte Corona. 
Algunas recomendaciones:

  • Las marismas de Pombo y Rubín, en San Vicente de la Barquera, y las rías de Capitán y de la Rabia, en Oyambre. Sus estuarios quedan al descubierto durante la bajamar y es entonces cuando gran variedad de aves se pegan un festín de berberechos, almejas y todo lo que pescan.
  • Los acantilados del cabo Oyambre. 
  • La extensa playa con dunas de Oyambre, que en 1929 sirvió de pista de aterrizaje del avión El Pájaro Amarillo, uno de los precursores en los vuelos transoceánicos.  
  • Sus praderías, llenas de ganado rumiante. No sabemos si es por el entorno o por la hierba que comen, pero algo aquí invita a filosofar sobre la vida.
  • Los bosques de monte Corona.

Pero, antes, dirígete al centro de interpretación del parque, acomodado en el faro de la Silla, concretamente en la que fue la vivienda del farero. Te darán información y te guiarán en alguna ruta. Desde aquí, al borde de los acantilados de la punta de la Silla, podrás echar un primer vistazo al parque.


D de deporte

Anímate a hacer surf, buceo, golf, navegación, pesca, ciclismo, rutas a caballo… ¡O senderismo! Aquí tienes dos buenas opciones: el Camino del Norte, con destino a Santiago de Compostela, y el Camino Lebaniego (unos 70 kilómetros en tres etapas), uno de sus ramales, que empieza en San Vicente de la Barquera y conduce hasta el monasterio de Santo Toribio de Liébana para venerar la Lignum Crucis, el que se dice que es el trozo más grande conservado de la cruz de Cristo. 


Un mar de platos y fiestas populares

El mar también se expande sobre tierra firme, inundando fiestas y platos de los barquereños, como el llamado sorropotún o marmita barquereña, un guisado de bonito y patatas. ¿A que te lo comerías ahora mismo? Pues si te puedes esperar a la celebración de La Barquera y El Mozucu (7-9 de septiembre) te lo servirán de forma gratuita, junto con todo tipo de actos populares. 

En las Fiestas del Carmen (16 de julio), el agua salada también ondea entre manteles con numerosas sardinadas, que acompañan (o están acompañadas por) una procesión y bailes. Pero, entre todas, reina La Folía (segundo domingo después de Pascua) con la procesión marítima de la Virgen, en la que se embarcan todas las embarcaciones del puerto. 

Por San Vicente y su feria ganadera (22 de enero) todo adquiere ya un toque algo más continental, y no hay que olvidarse de las fiestas patronales de los pueblos que integran el municipio (en verano). 


Las preguntas más frecuentes sobre el turismo rural en San Vicente de la Barquera

💰 ¿Qué precio suele tener una casa rural en San Vicente de la Barquera?

El precio es muy variable según la zona, tipo de casa o fechas en las que viajes. Si generalizamos podemos decir que las casas en San Vicente de la Barquera suelen tener un precio medio de 26 euros por persona y noche. No obstante si tienes en cuenta todo el entorno es posible encontrar casas más económicas y también casas de lujo.