Casas rurales en Valladolid

Precio medio aprox.
Tipo de alquiler
Características
  • Otras características
  • Seleccionadas otras 0
    características Modificar
    Seleccionada otra característica Modificar
Buscar alojamientos

3 alojamientos coinciden con tus requisitos

Ver en un mapa
Más baratos primero

Campo y Lumbre

Benafarces
Integro o habitaciones
2 - 17 personas
10 dormitorios
10 camas
29 
pers. noche
aprox

... Hotel Rural Completo La Moza El Paisano El Cura La Autoridad El Alcalde El Matador El maestro La joya de la Casona " La Moza" Antigua alcoba italiana adaptada y reformada con bañera de hidromasaje y todo...

Casa Rural El Cuento y La Leyenda

Mucientes
Integro o habitaciones
2 - 28 personas
15 camas
32 
pers. noche
aprox

... pueblo de Mucientes. Este pequeño hotel rural cuenta con 6 habitaciones dúplex: un acogedor salón individual en planta baja, dormitorio y baño en planta primera abuhardillada, y 4 habitaciones dobles con...

Residencia Real Castillo De Curiel

Curiel de Duero
Por habitaciones
1 - 50 personas
24 dormitorios
24 camas
50 
pers. noche
aprox

... Hotel ubicado en plena ribera del Duero. Se trata de un Castillo Medieval lleno de historia, te encantará perderte en el, gracias a sus 24 habitaciones, todas personalizadas y dedicadas a los...

Has encontrado sólo 3 alojamientos... ¿Quieres más?

Quizás si eliminases alguno de estos requisitos...

El mundo rural de Valladolid

Capital de Castilla y León, la provincia de Valladolid es atravesada por el río Duero inyectándole vida. En el norte brillan sus campos de cereal y las aguas del Canal de Castilla. Multitud de castillos dialogan contínuamente con la historia. Su sabrosa gastronomía y sus preciados caldos mantienen contentos a viajeros y habitantes. Y el sur se cierra con el verde de sus pinares. 

¿Lo vemos por comarcas? 

Tierra de Campos

Estás en el norte de la provincia y esto te va a encantar. Empezando por un paseo por la bella capital de la comarca, Medina de Rioseco, y acabando con un minicrucero por el Canal de Castilla a bordo del barco Antonio de Ulloa. En medio, es muy recomendable disfrutar su Semana Santa. 

Montes Torozos 

El castillo de Tiedra antiguamente defendía la frontera de León del reino de Castilla. Desde aquí, un paseo de 10 minutos te llevará a la ermita de Nuestra Señora de Tiedra Vieja, que contiene una imagen de la patrona, muy venerada sobre todo en Corpus Christi y durante la fiesta del Ofrecimiento (agosto). ¿Quieres añadir adrenalina a tu visita? Sobrevuela estos montes en parapente, en el paraje de Teso Alderete

A 10 kilómetros de la capital de Valladolid, Simancas peina una colina hasta besar la orilla del río Pisuerga. Su castillo será lo primero que llamará tu atención. Un consejo: busca una calle que está justo enfrente del ayuntamiento y que sirve de mirador. Desde allí podrás ver los 17 arcos del puente medieval y, en el horizonte, la cordillera Central. 

Cruzando un puente medieval sobre el río Duero te adentrarás a Tordesillas. ¿Sabías que aquí estuvo encerrada durante 46 años Juana la Loca? En un ya desaparecido Palacio Real. Lo que sí que vas a poder visitar será el Real Monasterio de Santa Clara, con el órgano realejo de dicha reina, a quien se le dedica una fiesta en marzo. Tampoco te pierdas su Semana Santa ni la celebración de la Virgen de la Peña (septiembre).

Duero-Esgueva

¿Qué puedes hacer en Peñafiel?

  • Visitar su elegante castillo, sede del Museo Provincial del Vino. Para profundizar más, recorre la Ruta del Vino Ribera del Duero
  • Sentirte rey por un día en la iglesia y convento de San Pablo, antiguo alcázar del rey Alfonso X el Sabio
  • Viajar a los siglos XIX y XX entrando en una casa tradicional del siglo XVI: la Casa de la Ribera. Dos actores salerosos y muy bien informados te acompañarán. 
  • Celebrar la Semana Santa y las fiestas patronales de Nuestra Señora y San Roque (agosto) en un escenario impactante: la plaza del Coso.

En las afueras de Cogeces del Monte sucumbirás al encanto del monasterio de Santa María de la Armedilla: un templo medio derruido en medio de la naturaleza que celebra su romería en agosto. Dentro del pueblo, aprenderás de su tradicional día a día en el Museo del Ayer. 

Tierra de Pinares

Dentro de esta comarca, por el sur de la provincia, discurre un tramo del Camino de Santiago

Pegadito a la frontera segoviana, Íscar domina la llanura bajo la atenta mirada de su fortaleza. Podrás zambullirte en el arte de la danza española en el Museo Mariemma, bailarina y coreógrafa iscariense que donó su legado. Conocerás la iglesia de Santa María de los Mártires y celebraciones como la romería de Cristo Rey (lunes de Pascua de Resurrección).

El coqueto castillo de la Mota, de estilo mudéjar, llena Medina del Campo de encanto medieval. Date un paseo por su plaza Mayor y saca instantáneas de su rico conjunto patrimonial. Hay dos épocas que no debes perderte: Semana Santa y la vendimia, cuando se te hará la boca agua con su arrope: una bebida elaborada con mosto en ebullición, pera, higos secos, melón y calabaza.

"Quién señor de Castilla quiera ser a Olmedo de su parte ha de tener."

Este refrán subraya la importancia del último destino, un pueblo que derrocha lirismo, el mismo que inspiró a Lope de Vega la obra El Caballero de Olmedo. Te resultará interesante recorrer el Parque Temático del Mudéjar de Castilla y León, que reúne réplicas arquitectónicas en miniatura de obras situadas a kilómetros de distancia. En verano, acércate al paraje de la Cerrajera, es ideal para el avistamiento de cigüeñas en sus charcas. 

Las “sietemancas” y sopas de petardos

Voy a contarte una leyenda. Debía de ser el siglo IX cuando un emir de Córdoba pedía el regalo de cien doncellas. Siete tenían que ser de Simancas. Como protesta, éstas se cortaron una de sus manos y, en su presencia, el emir dijo: "Si mancas me las dais, mancas no las quiero." En su recuerdo, el escudo del pueblo incorporó el dibujo de siete manos y cada año en la fiesta del Salvador (6 de agosto) se celebra el nombramiento de siete doncellas. 

Juntar comida con según qué tradiciones puede ser un poco accidentado. Esto lo saben bien (y lo podrás ver) en Tiedra, donde tratan de comer las tradicionales sopas de postores en el centro de la plaza Mayor mientras se arrojan cohetes, carretillas y petardos (sábado siguiente al Corpus). 

Marinas de interior

Interpretar el paisaje es un primer paso para entender la gastronomía de una tierra. En Tierra de Campos abundan los palomares y el Museo del Pan de Mayorga se entiende mejor contemplando los extensos campos de cereal. Por eso no es de extrañar que en Medina de Rioseco sea muy popular comer pichón con una rebanada de pan de Valladolid. Y luego, si eso, dar el asunto por zanjado con unas ricas marinas de postre. 

¿Te has quedado con ganas de más? Pues no te pierdas las peonillas de Simancas. Una sopa castellana con costra y unas pastas de Santa Clara de Tordesillas. Unas chuletillas de lechazo y un hornazo de Íscar. Una gallina en pepitoria y unas cocadas de Medina del Campo. Guisos de cerdo y unas cagadillas de gato de Olmedo.