¿Quieres eliminar "Santo Domingo de Silos" de los lugares donde has estado? No se pueden eliminar valoraciones de rincones o destinos. No se puede quitar el "He estado" porque has publicado una Opinión sobre este lugar :)

48 horas en Santo Domingo de Silos

VIERNES

Salimos desde  Madrid rumbo a  Santo Domingo de Silos, con un sol entre nubes blancas y de fondo un azul celeste, mientras deberemos de tomar la A-1  con dirección a Burgos y nos hemos salido en el km 168 salida a Villanueva de Gumiel, una vez aquí la primera carretera de la rotonda a la derecha durante 4 km por la BU-912 hasta encontrarnos con la BU-910 que la tomaremos a la izquierda y estamos ya a 30 km de Silos. Mientras  María y Jonás, la otra  pareja viene del  norte deberá llegar hasta Lerma y allí tomar la carretera BU-900.

Ya en nuestro  término municipal primero nos encontraremos con los túneles del Desfiladero de la Yecla, aquí ya preparamos cámara o móvil, donde haremos un alto, para contemplar la Garganta de la Yecla.  Es una montaña caliza de color plomizo que cuando llueve se vuelve más oscura, a un lado tiene un robledal en donde se encuentran trufas de tamaño considerable, al otro lado son  sabinas y enebros, y en medio están los acantilados donde habita una importante colonia de buitre leonado y otras rapaces diurnas y nocturnas. Dejamos el coche, y enseguida nos llega un aroma a monte, tomillo, espliego, a enebro, aire puro y  bajamos por las escaleras donde nos adentramos en una garganta estrecha y profunda, que cuando uno mira al cielo apenas lo ve, pareciendo que se le viene el mundo encima, más fotos para nuestro archivo. Llegado al final nosotros retomamos la vuelta no por el túnel sino por el camino andado, la luz nos dará otra perspectiva cromática del lugar. Seguimos carretera y en poco más de dos kilómetros llegamos a Silos en donde nos esperan una amplia oferta de  lugares en donde pernoctar estos dos días que pintan muy sorprendentes:

  • -Hotel Tres Coronas de Silos/Asador Casa Emeterio, Plaza Mayor, 6, Teléfono: 947 390 047
  • -Hotel Arco de San Juan, Pradera de San Juan, s/n  Teléfono: 947 390074
  • -Hostal-Mesón Casa Guzmán, Plaza Mayor, 9, Teléfono: 947 390 125
  • -Hotel Santo Domingo, Calle Santo Domingo, 14 Teléfono: 947390053
  • -Hotel Convento de San Francisco, Camino de las eras, s/n Teléfono: 947 390010
  • -Casa Rural el Ciprés, Paseo Romeros de Cañas, 11  Teléfono: 65685925
  • -Casa Rural el Mirador de Silos, Paseo Romeros de Cañas, 33 Teléfono: 607986226
  • -Casa Rural Casilla de Carmen, Calle Del Medio, 1 Teléfono: 636000330
  • -Casa Rural  las Condesas, Calle las Condesas, 35 Teléfono: 650347801
  • -Hotel Silos 2000, c/Sto Domingo, 2 tfno 947 390132
  • Casa Rural La Clara, Calle Sto. Domingo, 24     tfno. 615406148
  • Casa Rural Los abuelos, Calle Sto. Domingo, 26    tfno, 653353643

Una vez alojados, es momento de tomarnos  un vinito de la Denominación del  Arlanza para entonar el cuerpo, que ya empieza a refrescar, en el bar La Plaza,  hasta que den las 21,40 h  es el momento  en que cruzamos la plaza y accedemos  a la Basílica de San Sebastián de Silos, diseñada por el mismo arquitecto que diseñó la Cibeles o Neptuno, Ventura Rodríguez, (es la iglesia de la Real Abadía Benedictina de Santo Domingo de Silos), para asistir al Oficio de Completas, cantadas  en Gregoriano por la Comunidad de monjes.

A la entrada está el folleto del día para poder seguir el rezo en latín y en castellano. Es algo único en el mundo, sublime, inolvidable,  voces angelicales hacen que te sientas flotando en el paraíso, aquí un cartel ya nos avisa que está prohibido hacer fotos o videos, en una ocasión el marketing de las discográficas lo pusieron de moda y vendieron 25 millones de discos en todo el mundo. En primavera y otoño es fácil encontrarse con norteamericanos, japoneses, europeos o de América del Sur.  Hoy hemos reservado en el restaurante del Hotel Arco de San Juan que nos dicen los lugareños,  que tiene ricas  verduras y buen entrecot de ternera de la Sierra de la Demanda, y famoso por sus flanes caseros y acertaron, nos despedimos de Enrique, un  burgalés noblote.

 

SÁBADO

Tras un  buen descanso empezamos el sábado a las 9’00 h tomando un  desayuno burgalés, dos huevos fritos con morcilla, copa de vino, pan y un café, estaba tan rico que no sobro nada. Son las 10 h, es el momento de acercarnos a la portería de turismo del monasterio benedictino. Aquí hacemos acopio de regalos para toda la familia, desde miel de espliego, cerámica, rosarios, CDs en gregoriano de Silos, infinidad de libros que escriben  los propios monjes a guías comarcales.

Hemos adquirido las entradas para visitar el claustro románico, la botica, la rebotica, el museo y la sala de arte contemporáneo que nos dicen que hay una exposición de  Cristóbal Gabarrón, antes lo hicieron Carmen Laffon, Tapies, Barceló, Miro o Chillida. Nos llama el guía, es el gran momento, se abre una puerta de medio punto y nos encontramos en la galería este del Claustro Románico de Silos, S.XI-XII. Joya entre las joyas, único, excepcionalmente conservado, claustro de dos plantas, paseamos a ritmo de capitel, arquitectura, escultura y pintura en los artesonados van de la mano prodigiosa de un creador, no articulamos palabra, la boca está abierta, es imposible quedarnos con todos los detalles, cada capitel es  diferente (grifos, arpías, mensajes divinos, vegetales como piñas, helechos, mimbres, hasta llegar a cada ángulo en donde escenas bíblicas  de gran tamaño nos absorben la mirada, nos quedamos perplejos, cada bajorelieve es una mañana para admirar todos y cada uno de los detalles. A la izquierda tenemos la Sala Capitular, la puerta de las Vírgenes por donde se accede a la iglesia y una imagen de la Virgen de Marzo de unas dimensiones sobrenaturales, más fotos por favor.

Pisar el suelo de las galerías del claustro  es pisar por donde paso El Mio Cid Campeador en sus diálogos con Santo Domingo de Silos, Fernán González, los Reyes de Castilla y de España, en diferentes épocas, escritores como Unamuno, Valle Inclán,  Gerardo Diego, los Hnos Machado,  Vidaurreta o Rafael Alberti y últimamente nos comenta el guía estuvo Umberto Eco y el pasado año  Mel Gibson.  Gerardo Diego escribió el soneto más hermoso de la literatura española,  dedicado al Ciprés de Silos: “Enhiesto surtidor de sombra y sueño/ chorro que a las estrellas casi alcanzas/ hoy llego a ti peregrino al azar/… y ahora nos encontramos en el ángulo de la galería noroeste, aquí nos espera el  bajorelieve más chip, insuperable a una cara los discípulos de Emaús con Jesús y en otra cara los doce apóstoles representando la duda de Santo Tomás.  Menos mal que sacamos el permiso de fotos porque no queremos perder detalle ninguno, selfie por aquí, selfie por allá, el guía está teniendo paciencia con nosotros. Despedimos al claustro mitad románico occidental, mitad románico oriental.

Visitamos la rebotica del S.XVII una de las más antiguas de España y en funcionamiento hasta los años1960, almireces, matraces, alambiques y un cuerno de hipopótamo nos reciben,  fue farmacia comarcal, pasamos a la botica con una amplia biblioteca de teriakas, Dioscórides, teatrum santitatis y una colección de frascos de cerámica de Talavera nos muestra el trabajo que allí hubo, pasamos al museo y a cada pieza un autorretrato, piezas de primer orden mundial, arquetas, cálices, patenas, píxides nos dice el guía que todas ellas  fueron realizadas en el Taller de esmaltes que tenía la Abadía en el 1250. También un códice del Beato de Liébana realizado por los monjes  en el Scriptorium Silense en el 1070 y terminado en el 1109. 

Nos despedimos de Roberto el guía, y Lorena que recibe a los turistas nos entrega las bolsas con los recuerdos, así hacemos felices a quien lo va recibir  y a quien lo realizo.  Enfrente una estatua nos recuerda a Santo Domingo de Silos exiliado de Navarra y peregrino a Castilla. En medio un gran manantial donde hemos tirado una moneda pidiendo dos deseos, uno regresar … Seguimos por la calle de la Cadena, y pasamos por el fielato y el lavadero municipal, esto sí que era ecológico y sano, nos dice Lucio que está cavando la huerta que hay al lado y que antaño hasta cogíamos truchas y cangrejos autóctonos. Cruzamos el Arco de San Juan, es una de las cuatro entradas que tenía la Villa cuando estuvo amurallada, sobre la puerta un escudo de los Velasco, que fueron Condestables de Castilla.

Cruzamos el puente románico de dos ojos, que bien merece una foto desde la terraza del Hotel en donde cenamos la noche anterior, y por el Camino del Destierro del Cid, ascendemos una montaña hasta llegar a un mirador donde está la Virgen de los pueblos. Nos permite hacernos una idea de la grandiosidad de la Abadía Benedictina y lo pequeño que es el pueblo. Ya hemos hecho apetito pero es pronto así que vamos a la plaza a disfrutar ahora del vermut que hay varios mesones, pero antes nos hacemos fotos con las fachadas de palacios blasonados uno del 1565 de estilo renacentista construido por la familia Pérez-Majo y otro  palacio de estilo  barroco construido en  torno al 1700  por la familia Septien;  enfrente el Ayuntamiento y al lado la iglesia románica de San Pedro que custodia la Patrona de la Villa, nos dice la Sra Fermina que solo se abre en verano, se trata de Santa Isabel popularmente conocida por la Virgen del Mercado, y la Sra.

Rita nos comenta  que son  los niños más pequeños del pueblo el día de la fiesta la bailan todo el día y la recitan cuartetas con una gracia muy especial, es una talla del S.XIII. al lado una fuente con agua de manantial muy fresca y junto a las escaleras de la plaza nos hacemos una foto en grupo  rodeando una escultura de hierro con una pluma que nos indica el Camino de la Lengua Castellana, pues aquí se escribieron unas de las primeras palabras del castellano, las glosas silenses. Enfrente esta la tienda el Rincón de Silos, ya en la calle Félix Rodríguez de la Fuente,  embutidos, quesos, dulces monacales, vino y antigüedades, nos atiende Jesús amablemente y nos recomienda unos dulces del convento de monjas de Villamayor de los Montes y una botella de ginebra de Silos, esto lo dejaremos en la habitación para después de comer.

Vemos que los lugareños frecuentan la Posada de la Villa y hacía allí nos dirigimos para tomar unas cañas, Alfonso nos dice que solo tiene San Miguel que es de Burgos, así que donde vayas bebe lo que haya del lugar, y una ración de rico jamón de la Demanda para abrir apetito. Seguimos de ronda y pasamos a Casa Guzmán que tiene fama sus torreznos y no queríamos perdérnoslos, pedimos vino blanco y Claudia nos recomienda un verdejo que es  típico  vino de Rueda en Castilla y León.

 

Son las dos y media y ya es hora de acercarnos al Hotel Tres Coronas haber qué tal va nuestro lechazo asado,  Elvira la recepcionista nos muestra  nuestra mesa, nos sentamos y Miguel nos ofrece un vino de Silos, se llama Alma Silense se oxigena un poco y estupendo bouquet, nos muestra el lechazo asado, y a continuación es trinchado por Pedro  con buena maña, ante nuestra mirada vemos como se deshace y empezamos a relamernos, no sobra nada, costillas por aquí, paletilla por allá, excepcional incluso hacemos unos barquitos con la salsa.

Otra vez postres caseros, hacemos una degustación: María se pide una tarta de queso, Isa una leche frita, Jonás un arroz con leche y yo que soy goloso un postre del abuelo porque me dice Endeye la camarera que las nueces y la miel son de Silos, tuve que pedirme otro postre más porque estos me lo ramparon. De digestivo nos ofrecen un GIN SILOS, la ginebra que habíamos comprado, sabe a enebro, que es la base de la ginebra, nos dice la camarera que aquí está el mayor enebral del sur de Europa con clima continental y sus catorce botánicos son recolectados a mano en otoño en las montañas de Silos. Exquisita e ideal para tomar seca o con tónica. 

Desde la misma Plaza Mayor tomamos el coche por la calle de los Cuatro Cantones y ascendemos hasta la Cruz, antiguo paraje donde estuvo el castillo, allí mismo empieza la pista que nos conducirá a Sad Hill, durante 3 km, ascendemos hasta cumbrear  el alto de Mirandilla, atrás queda el valle del Tabladillo con Silos y otros pequeños pueblos de la meseta castellana, en frente  el montaña de San Carlos, antigua ciudad ibera romanizada por Clunia, después sería alcazaba morisca y otras veces castillo cristiano. Y abajo en el valle el cementerio que Sergio Leone construyo con 5000 tumbas para el rodaje de la tercera película  sobre la trilogía  del dólar, “EL BUENO, EL FEO Y EL MALO” corría el año 1966. Descendemos por la pista y un cartel nos indica que es término municipal de Santo Domingo de Silos, Avanzamos a pie entre las tumbas y cruces, mientras foto va, foto viene y al llegar al centro, pues es un cementerio circular como eran en Roma,  nos encontramos a Diego, Sergio y David realizando una recreación del triduelo de la escena que catapulco a Clint Eastwood a la fama universal y pasar a ser un grande entre los grandes del cine. Estos chicos ataviados con ropas del wenters actúan ante la mirada de Joseba un profesor de Bilbao vinculado a esta tierra y que se ha traído a todos sus alumnos para revivir este momento.  La suerte está de nuestro lado, mientras Montse enciende la música, y suena  de fondo la  banda sonora compuesta por  Errio Morricone.

Retomamos el coche y seguimos por la pista pasamos por  Contreras, Barbadillo del Mercado hacía Covarrubias,  y nos encontramos con las ruinas de la  Abadía Benedictina de San Pedro de Arlanza, en donde surgió el espíritu y sentimiento de Castilla, llegamos a Covarrubias y cruzamos por el Arco del Archivo de Castilla hasta llegar a Casa Galín en la plaza, nos dejamos recomendar y las chicas piden trucha escabechada y nosotros la olla podrida. Estamos a 18 km de Silos y mañana nos espera otro día largo con viaje de vuelta, así que tomamos el coche, la carretera parece que estamos en un safari, de repente una manada de jabalíes, más tarde dos corzos, luego un conejo y mientras el cielo estrellado, se aprecia la vía láctea. Ora de descanso.

 

DOMINGO

Tiempo de desayuno con tostadas de pan de pueblo con aceite de oliva español, tomate, fruta, zumo y doble de café.

Nos perdemos por el caserío de Silos que parece se ha detenido el tiempo, casas de piedra, blasones, soportales, la calle de las Condesas nos encontramos con el Museo Sonidos de la tierra que expone permanentemente una amplia colección de instrumentos musicales de todo el planeta.  Seguimos por la calle del Arrabal y un horno de adobe suspendido nos espera al paso hasta llegar al Convento de San Francisco, antigua iglesia de la Virgén del Paraiso, hoy es un convento reconstruido y convertido en un bello hotel que tiene un museo sobre el monacato. Siguiendo por la calle de San Pelayo nos encontramos con la Bodega Alma Silense, nos recibe su bodeguero David Sebastián, un castellano recio que ya embotella vino de Rueda 86400, Vino de Ribera de Duero 86400 y su último proyecto esta bodega en D.O de Arlanza con Alma Silense, nos hace una cata con los tres vinos, le dijimos que ayer probamos Alma Silense en la comida y nos sentó fenomenal.

Es hora de comer porque debemos de regresar y acudimos al Hotel Santo Domingo, donde Carlos  nos recomienda  el chorizo frito, un consomé  y las chuletillas de lechazo. Buenísimo todo.

Son las cuatro de la tarde y antes de despedirnos queremos visitar Clunia Colonia Sulpicia S. I d C., a 30 km de Silos, antigua ciudad romana con 35.000 habitantes, mosaicos  originales, termas, anfiteatro excavado en la roca impresionante, y antes nos gustaría al menos pasar por Caleruega, Peñaranda de Duero y Salas de los Infantes, otros tres pueblos que dejaremos para el próximo viaje. Con la pena en el alma llega el momento de la despedida.

Autor: Emeterio

 

 

Ver más

Población:



Cómo llegar


Opiniones

  • 5
  • 4
  • 3
  • 2
  • 1
4
1 opinión

Deja tu opinón

Qué dicen otros viajeros

David Rodriguez Perez

Opinión sólo con puntuación