Presa de Aldeadávila

Buscábamos lugares llenos de encanto y de tradiciones, de naturaleza y de gente, de rutas y leyendas, de gastronomía y de contrastes culturales. Y como lo hemos encontrado os lo presentamos: el Parque Natural Arribes del Duero. Se extiende a lo largo de unas 191.650 hectáreas de territorio y comprende parte de las provincias de Salamanca, Zamora y el país vecino, Portugal.

El Duero a su paso por Pereña de la Ribera

Aunque se podrían presentar cada uno de los pueblos y municipios que abarca este espacio natural por separado, hoy traemos una presentación global. Así, el recorrido pasa por las comarcas de La Ramajería, Vitigudino, Las Arribes, El Abadengo y tierras de Ledesma. En total: 56 municipios que recorrer y de los que impregnarse de sus historias, leyendas y tradiciones de sus gentes. Algunos de los pueblos que se integran en el parque son Cabeza del Caballo, Masueco, Mieza, Sobradillo, Moral de Sayago o Villar del Buey entre muchos otros…

Una vez en el interior del Parque Natural se pueden realizar muchas y muy diferentes rutas ya sean a pie, en bicicleta, a caballo o incluso en coche para aquellos que cuenten con menos tiempo. Aquí van algunas de ellas:

Tradiciones

Durante el recorrido, y en función del mes que se elija para conocer el Parque, seremos testigos de diversas tradiciones que celebran cada uno de los pueblos que forman parte como los Quintos, donde se celebran las carreras de cintas; las fiestas femeninas de Las Madrinas; el Hornazo, plato típico; la danza del Paleo en Saucelle, durante la fiesta del Ofertorio; o el baile de la Bandera, en Las Arribes.

Naturaleza

Todos los itinerarios aparecen bien señalizados y en varios puntos se ofrecen materiales informativos de divulgación. Una buena idea es prepar una pequeña escapada con tiempo para disfrutar de todos los rincones y, especialmente, para conocer a fondo la riqueza natural del lugar: fauna y flora constituyen un paisaje único en equilibrio.

Curiosidades

  • El río Duero el más caudaloso de toda la Península Ibérica, aunque es el tercero en extensión. Fue una de las principales vías que comunicó España y Portugal y estableció una de las fronteras naturales más sobrecogedoras del país.
  • En estos territorios pueden sorprender las singularidades de las lenguas autóctonoas, mezcla de castellano, portugués, leonés, el mirandés (Miranda do Douro) o el gallego según los casos que hacen referencia a su realidad particular. Son del todo interesantes los dichos de sus habitantes ya que reflejan mucho de las formas de vida de la zona, además del humor.

Alojamiento

Una interesante red de Casas Rurales se dispone en muchos de los pueblos que se integran en el Parque Natural Arribes del Duero, entre ellos:

Fuente imágenes: foto 1, foto 2, foto 3, foto 4

Publica un comentario

*Los campos marcados son obligatorios