Marina Olarte es apicultora profesional desde 2015. Su familia tiene unas tierras a escasos kilómetros del pueblo, donde colocó sus colmenas. Varias cajas enormes de hojalata que sirven de hogar para las colonias de abejas.

Los lugares son las personas, por lo que no hay mejor forma de conocer una región que a través del trabajo, las tradiciones y costumbres de sus habitantes. Ese es el motivo por el que iniciamos un largo –pero muy entretenido- viaje por Castilla-La Mancha.