Marina Olarte es apicultora profesional desde 2015. Su familia tiene unas tierras a escasos kilómetros del pueblo, donde colocó sus colmenas. Varias cajas enormes de hojalata que sirven de hogar para las colonias de abejas.