El Sueño de Lucrecia

5 20
Villarrubia de Santiago, Toledo
Entero o habitaciones
1 - 25 personas
8 dormitorios
camas
28€ pers./noche (aprox)

Descripción del alojamiento

El Sueño de Lucrecia es el resultado de reformar una antigua casa de labor, con bodega con lagar, cámaras para almacén de grano y paja y cueva. Todas estas estancias han sido retocadas para adaptarlas a sus nuevos usos. El resultado es una casa con ocho habitaciones dobles con baño y calefacción, salón con tv y chimenea en planta baja, amplio salón comedor, zaguán de entrada, patio interior mas cocina en planta baja. Hay posibilidad de instalar hasta tres camas supletorias.

También disponemos de sala de juegos con mesa de ping-pong y jardín con sala apartada de relajación. Amplia terraza con bonitas vistas del pueblo.

Ofrecemos alimentos para el desayuno.[fin negrita]

En fines de semana se alquila únicamente la casa al completo.

La otra unidad en alquiler es "el apartamento" con capacidad para seis personas, en tres dormitorios, dos con dos camas y uno con una de matrimonio, todos los dormitorios tienen baño, calefacción- aire acondicionado, salón comedor, con tv y cocina.

Características y servicios

Exterior

  • Terraza
  • Zona de aparcamiento
  • Barbacoa
  • Jardín
  • Piscina

Interior

  • Baño en habitación
  • Chimenea
  • Cocina
  • Comedor
  • Sala de estar
  • Televisión
  • Aire acondicionado
  • Biblioteca
  • Calefacción
  • Colección de juegos
  • Equipo de música
  • Lavadora
  • Lavavajillas
  • Microondas
  • Ping pong

Servicios

  • Admite mascotas
  • Cuna disponible
  • Se sirven cenas
  • Se sirven comidas
  • Acceso internet

Situación

  • Acceso asfaltado
  • En el casco urbano

Actividades

Actividades terrestres

  • Bicicleta de montaña - BTT
  • Rutas a Caballo
  • Rutas gastronómicas
  • Senderismo - trekking
  • Caza
  • Enoturismo
  • Cata de vinos

Actividades aéreas

  • Paracaidismo
  • Ultraligeros

Además de las actividades que se pueden hacer en el interior de la casa:

• Juegos.

• Oír música.

• Pasar tranquilas veladas alejadas del estrés y los ruidos que nos acechan.

• Podemos disfrutar de paseos por los parajes del pueblo, visitas a sus alamedas, recorrer sus barrancos, introducirse en sus carcabas, vadear el Tajo (a 7 km del pueblo) y recorrer su vega, visita obligada a sus fuentes, la"Nueva" y la "Vieja", antiguos manantiales cerca del pueblo, que en tiempos dieron de beber a sus habitantes.

• Visita obligada también a la ermita del Castellar, santuario de la patrona local a orillas del Tajo.

Lugares de interés

Descubre lugares como:

• Aranjuez a 30 Km.

Se ha supuesto que el origen etimológico del topónimo podría ser vasco. Rafael Lapesa recoge la suposición de otros autores de que proceda de Arantza («Espino»),4 posiblemente en combinación con palabra Hotz («Frío»).5 También podría ser Aran («Valle») o incluso su homónimo Aran («Ciruela»). Llama la atención la situación de Aranjuez en el valle del Tajo, así como la cercanía a la localidad toledana de Ciruelos.

Según Antonio de Nebrija, el origen del nombre se debería al árabe Ibn Arankej («Lugar poblado de nogales»), aunque el Padre Sarmiento sugiere el topónimo latino Ara Iovis («Altar de Júpiter»), relacionado con un posible templo dedicado a Júpiter Pluvio.6

La aldea de Almuzúndica, mencionada en el siglo XI, podría corresponder a Aranjuez. Durante la Edad Media aparece en los textos como Arauz o Aranz (siglo XII), Aranzuel, Aranzuech (siglo XIII), Aranzueque, Aranzugue, Aranzuet o Arançuex, hasta que finalmente se llamó Aranjuez ya en el siglo XV.

Precisamente de Aranz proviene el gentilicio propuesto arancetano, que apenas es usado. Sin embargo, es más cotidiana y popular la palabra ribereño, usada por estar Aranjuez a orillas del Tajo y muy cercano del Jarama.

La voz Aranjuez parece estar ligada etimológicamente con Aranzuelo (río de Burgos), Aranzueque (localidad de Guadalajara) y Aránguiz (localidad de Álava).

•Chinchón A 27 Km.

La especial condición geográfica de la vega del Tajuña debió propiciar los asentamientos humanos desde tiempos muy antiguos. Los restos más lejanos pertenecen al Neolítico y junto a El Salitral se encontró un poblado probablemente íbero o celtíbero.

Más tarde puede verse reflejada la presencia romana en las vías de comunicación y en el sistema de regadíos del Tajuña la influencia musulmana, que luego los cristianos consolidarían. Estas repoblaciones cristianas comenzaron en dicha zona cuando Alfonso VI de León tomó militarmente Toledo en el 1085 y esta plaza sirvió de bastión para coordinar la conquista de las fortalezas que permanecían en manos almorávides.

Hasta 1480, momento en que se convierte en señorío concedido a los marqueses de Moya, Andrés Cabrera y Beatriz de Bobadilla, este territorio rendía cuentas a los concejos y arzobispados de Segovia y Toledo. En esta época, y en reconocimiento de los marqueses al apoyo militar a la causa de Isabel en su lucha por el trono de Castilla, fueron concedidos 1.200 vasallos y un extenso territorio al sur de la jurisdicción de Segovia que incluía el término de Chinchón. Fue entonces cuando se construyó el castillo de Chinchón, de estilo renacentista.

En 1498 los aldeanos de Chinchón se "mudaron" a lo alto de la colina más próxima debido a una infección de mosquitos dando lugar con ello una reconstrucción total del pueblo. De ahí se puede observar que la Plaza Mayor es irregular debido a que en esa época las plazas mayores era irregulares y alrededor de las casas al principio se guardaba el ganado para que los ganaderos que vivían en la Plaza Mayor pudiera verlo sin salir de su casa (desde el balcón). Gracias a ello evolucionó y con ello es obvio decir que el ayuntamiento era una antigua casa de un ganadero que se compró en su tiempo para una sala de reunión del pueblo para debatir los problemas del pueblo

• Ocaña a 12 Km.

Ocaña es hoy un bello conjunto monumental, que pierde sus orígenes en el periodo prehistórico del Paleolítico medio-superior, según nos han mostrado los yacimientos estudiados en toda la zona. Algunos historiadores ven en esta villa la antigua Vicus Cuminarius romana.

El principal núcleo habitado de toda esta zona de la vega del Tajo en la antigüedad, desde época prehistórica a la islámica, fue el enclave de Aurelia, la actual Oreja en Ontígola. Dependiendo de ella, se encontraba la posición fortificada de Ocaña, dominando un barranco en el borde norte de la Mesa que lleva su nombre. Ocaña se encuentra entre las distintas poblaciones con las que el emir de Sevilla Ebn Abed dotó a su hija Zaida en 1082, cuando la dio en consorcio a Alfonso VI. Los árabes volvieron a adquirirla nuevamente, para poco después ser conquistada por Alfonso VI hacia el 1106.5 Algo más tarde también se conquistaría Oreja a los almorávides, pero, debido a su emplazamiento y a la escasez y poca calidad de su término, esta población entró en declive. A ello se añadió la cercanía de Ocaña, que poco a poco la fue desplazando al encontrarse en una posición más favorable. Su poblamiento se apoyó primeramente en el fuero de Oreja y en 1156 Alfonso VII le concede fuero.6 Más adelante, en 1173, el castillo y la villa de Ocaña pasaron a Téllo Pérez de Meneses y a su pariente, Pedro Gutiérrez, magnates de Tierra de Campos. Es a ellos a quien se debe en gran parte su repoblación.[cita requerida] Poco después, en 1177 Téllo Pérez dona a la Orden de Calatrava la cuarta parte de Ocaña: «... quarta parte de tota

Ontígola a 15 km.

Los musulmanes poseían un castillo en tiempos de Alfonso VI de Castilla en el antiguo paraje romano de Aurelia (antecedente del nombre de Oreja) siendo adquirido por dicho rey como dote de su esposa Zaida.

Tras la derrota en la batalla de Uclés, en el año 1108, perdió el castillo y fue una amenaza constante para el reino de Toledo al controlar el vado del río y permitir su paso a expediciones que avanzaban por la orilla derecha hacia la ciudad, anulando la cabeza de puente del castillo de San Servando. En 1113 Mazdalí tomó el castillo y lo convirtió en un punto de ataque contra las tropas castellanas, que recibieron una gran derrota en sus proximidades en el año 1132.

Tras el asedio durante seis meses por Alfonso VII de León, con tropas toledanas, extremeñas, gallegas y leonesas, se rindió por hambre y sed en 1139 y se repobló la villa con cristianos, a quienes se otorgó un fuero de gran interés histórico.

Se restauró entonces el viejo castillo, acometiendo grandes reformas y fue cedido por Alfonso VIII a la Orden de Santiago, que lo utilizaron frente a los almohades. En el siglo XV se cedió a Gutierre de Cárdenas y posteriormente pasó a manos de los condes de Colmenar y a los duques de Frías.

Una vez perdida su utilidad belicosa, y debido a la incomodidad del paraje para ser habitado, casi todos sus vecinos se trasladaron a la localidad de Ontígola y a Aranjuez, quedando un modesto barrio anejo al castillo, visible desde lejos.

• Ruinas Romanas de Segobriga a 50 km.

En el año 1888 se halló un sepulcro colectivo (II milenio a. C.) de la Edad de Bronce (asentamiento celtibérico) en la Cueva de Segóbriga, excavada en piedra caliza y que se encuentra cercana al Cerro de Cabeza de Griego. Tal hallazgo fue publicado en el año 1893. En el lugar aparecieron tanto restos humanos como útiles cotidianos.

Cabe conjeturar que inicialmente sería un castro celtíbero que dominaba la hoya situada al norte de la ciudad, quedando defendido por el río Cigüela, que le servía de foso. Sus restos no han aparecido, pero un fragmento de cerámica ática del siglo V a. C. testimonia su ocupación desde esa temprana fecha.

Las primeras noticias que se tienen de Segóbriga son del geógrafo griego Estrabón, que hace una referencia muy breve y poco precisa. Sólo indica que, en la región celtibérica, alrededor de Bílbilis y Segóbriga, combatieron Metelo y Sertorio. Por tanto, nos enmarca geográficamente la ciudad de Segóbriga: la sitúa en plena Celtiberia. Cabe destacar que esta antigua zona olcade fue arrasada en las Guerras de Sertorio y sustituida por la Segóbriga romana.

A partir de unos textos de los siglos III y II se llama olcades a los habitantes de esa zona hacia las Serranías de Cuenca, hacia la Alcarria y Guadalajara se les llama lusones, y hacia Toledo, carpetanos. Por tanto, los habitantes de la zona y la antigua ciudad serían olcades o carpetanos. A 7 km se encuentra el yacimiento de Villas Viejas, identificado con la Contrebia Carbica, ciudad de carpetanos.

En el siglo I Sexto Julio Frontino, en su obra Strategemata, menciona en dos ocasiones a Segóbriga. En ellas describe el ataque realizado por el lusitano Viriato contra Segóbriga (año 146 a. C.) debido a su alianza con Roma durante la conquista de Hispania por parte de ésta. Así, en una de ellas comenta:

Viriato disponiendo sus tropas en emboscada, envió a unos pocos a robar el ganado a los segobrigenses; como saliesen éstos en gran número para castigarlos, echaron a correr aquellos, simulando que huían,...

Y en la otra, comenta:

Villarrubia de Santiago:
Villarrubia de Santiago Modificar | Eliminar
Villarrubia de Santiago es una interesante localidad de la provincia de Toledo, ubicada en la comarca de la Mesa de Ocaña, distando tan sólo 13 kilómetros de la monumental villa de Ocaña.

• Visitar Villarrubia de Santiago es conocer un pueblo estrechamente vinculado a la Orden de Santiago, de donde toma su nombre.

Poder contemplar su imponente Iglesia Parroquial de San Bartolomé y pasear por sus calles salpicadas de casonas como la de los Lara, es sumergirse en un pueblo de glorioso pasado.

Algunas curiosidades, como la maleta olvidada aquí por Santa Teresa en su peregrinar por tierras castellanas fundando conventos, y sus vinos, galardonados con interesantes distinciones son, sin duda, un buen reclamo para conocer más y visitar Villarrubia de Santiago.

Ubicación

Dirección: Honda, 10 - Villarrubia de Santiago (Toledo)

Coordenadas: Latitud 39.986321184912 - Longitud -3.368265596573


Opiniones

(20)

  • Estupenda semana santa en familia

    Jose Antonio Herranz

    Hemos pasado unos días estupendos de familia en la casa de Gabriel. La vivienda es urbana, en un pueblo manchego con gente, servicios básicos y animación, a tiro de piedra de Ocaña. La casa es acogedora y preciosa, llena de arte, de cultura y de vida. Habitaciones perfectas, todas.con baño y entregadas en impecable estado. La cocina industrial, perfectamente equipada, da mucho juego para grupos numerosos como el nuestro. El comedor dispone de una gran mesa en la que cabíamos todos, y una zona de sofás alrededor de la chimenea que ha sido nuestro rincón favorito. Para los niños, espacio amplio de interior, mesa de ping pong y diana de dardos. Gabriel, además, tiene detalles encantadores con los huéspedes (entre ellos, el de la conversación amena e interesante) Es un alojamiento ideal para grupos familiares o de amigos tranquilos. Eso sí, si no estáis dispuestos a disfrutar y cuidar la obra de Gabriel, mejor buscaros otro sitio. ¡Gracias por.tu acogida!

    Ver opinión completa
  • Estancia genial

    Elena

    Hemos tenido unas vacaciones de Semana Santa pasadas por agua y gracias a la casa tan grande ,bien preparada y bonita, lo hemos pasado genial. Gabriel el propietario encantador, desde luego para volver, totalmente recomendable.

    Ver opinión completa
  • Perfecto

    Marysol Medina

    Estupendo fin de semana de reencuentro familiar. La casa es muy acogedora y tan grande que todos teníamos nuestros propios espacios. Éramos 10 adultos y 4 niños que no pararon de jugar por la casa sobre todo, en la zona de juegos; Además pudimos disfrutar del patio con barbacoa incluida. Nos sentimos muy bien acogidos y atendidos por Estrella con la que mantuvimos ratitos de conversaciones muy agradables. A destacar también la rápida respuesta de los propietarios ante las dudas que surgieron. Muchas gracias de parte de toda mi familia.

    Ver opinión completa
  • Find fantástico

    Vanessa Triviño Y

    Fantástica casa, con todo lo que necesitas para pasar un fin de semana especial. Éramos en total 14 personas con dos perros, nos hemos sentido súper acogidos, muy rural y bien equipada, con chimenea, mesa de ping pong, habitaciones con baño propio y el detalle de la casera de hacernos una paella que le ha quedado de 10.

    Ver opinión completa

El propietario

  • Calendario actualizado hace 13 días.
  • Responde el 75% de los mensajes en menos de 12 horas.
  • Idiomas: Español.
 

Comparte este alojamiento


Nº de registro

Este alojamiento está gestionado por un comerciante profesional.

El Sueño de Lucrecia, situado en Villarrubia de Santiago, Toledo. Alojamiento oficial 45012120052


¿Ves algún error?

¿Todavía no has encontrado alojamiento?

Seguir buscando

Puntos de interés cercanos


Pueblos cercanos


Destinos cercanos

Entrada - Salida

Personas: