Mapa
Entrada - Salida

Personas:

Busca por:

Precio medio:

De a
persona / noche

Tipo de alquiler:

Recomendados:

Características más usadas:

Ubicación:

Acondicionamiento:

Servicios:

464 Alojamientos en Cáceres

Más relevantes primero
  • Calendario actualizado
  • Mejor valoradas
  • Más opiniones

21 - 40 de 464 alojamientos rurales

Nos vamos de escapada rural a Cáceres

La provincia de Cáceres es una región que posee una multitud de encantos como excusa para visitarla en cualquier época del año. Su orografía, repleta de bosques, ríos y sierras, conquistará a los apasionados del turismo rural. Sus ciudades históricas serán el escenario perfecto para cualquier fotografía. Su naturaleza y sus gentes enamorarán al turista. Y su gastronomía deleitará a los paladares más exigentes. Con casi 450 casas rurales en las que poder descansar después de un día de descubrimientos, Cáceres dejará en la memoria el recuerdo de una de las mejores escapadas rurales.

Cáceres y sus ciudades históricas

Con la Vía de la Plata (antigua calzada romana que conectaba España de sur a norte) atravesando la provincia, no es de extrañar que Cáceres tenga pueblos con tanto encanto como Baños de Montemayor, Hervás, Casar de Cáceres, Gargantilla o Segura de Toro. Entre sus ciudades, nos detenemos en tres enclaves históricos que merece la pena visitar:

Cáceres

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986, Cáceres aún hoy es heredera de la fusión de las culturas judía, cristiana y musulmana, que convivieron en el pasado. El visitante no puede perderse la antigua muralla árabe (siglo XII), con la torre de Bujaco y la torre de los Púlpitos; ni los palacios de los Golfines y Toledo Moctezuma. Entre sus angostas calles, encontraremos la judería Vieja y la ermita de San Antonio (antigua sinagoga). Fuera de la ciudad amurallada, descubrimos la iglesia de Santiago de los Caballeros (siglo XIII), el templo más antiguo de la ciudad.

Trujillo

Cuna de conquistadores del Nuevo Mundo, como Francisco Pizarro o Francisco de Orellana, Trujillo se presenta como tierra de aventureros. Las fortunas que llegaron tras el descubrimiento hicieron que en este pueblo se erigieran grandes palacios, templos y complejos arquitectónicos como la puerta de Santiago. Sin embargo, Trujillo es un pueblo con encanto gracias a su calles estrechas e irregulares, su castillo del siglo IX, sus dos aljibes y su iglesia románica de Santiago del siglo XII.

Plasencia

Fundada por Alfonso VIII de Castilla en 1186, esta población nos acoge entre sus murallas con unas espectaculares vistas, repletas de iglesias, conventos y palacios. También, por su casco antiguo pasa la Vía de la Plata, en la que aún se observan los rastros de celtas, romanos, árabes, judíos y cristianos. El mayor atractivo arquitectónico de Plasencia se encuentra en el convento de Santo Domingo, la catedral de Santa María, el palacio de Mirabel, la judería y el impresionante acueducto.

Las mejores rutas rurales por la provincia de Cáceres

La provincia de Cáceres también sorprende al aficionado al turismo rural gracias a la gran cantidad de senderos que ofrece. Seleccionamos las mejores rutas por Cáceres para ti:

Valle del Jerte

Con origen en Plasencia, esta ruta propone al viajero ascender hasta la localidad de Piornal (a 1.175 metros). Por el camino, pueden contemplarse acequias, cascadas, pozas y gargantas (la de los Infiernos es la más espectacular). En Valdastillas, hay que detenerse y maravillarse con la cascada del Caozo en la garganta Bonal. Siguiendo la ruta del Valle del Jerte, llegamos a Navaconcejo y Cabezuela del Valle, que nos atrapan con su arquitectura típica de la zona. Una vez allí, es obligatorio degustar un asado de cordero con patatas revolcás.

Valencia de Alcántara

Encontramos esta localidad en la frontera entre España y Portugal. En Valencia de Alcántara es de visita obligatoria el conjunto neolítico de dólmenes (4.000 a.C.). Muy cerca de allí, podemos adentrarnos en el Parque Natural de Tajo Internacional a través de uno de los diez senderos que ofrece y que van desde los 2,8 a los 86 kilómetros. Allí, el visitante podrá conectar plenamente con la naturaleza gracias a la diversidad de fauna y flora que alberga y la tranquilidad que se respira.

Sierra de Gata

La sierra de Gata es un enclave natural en el que destacan los frondosos bosques. El Castañar del Soto es uno de los más bonitos de la zona. Si seguimos la ruta entre ríos y bosques, contemplaremos robles, acebos, mostajos y olmos. Los que planeen la escapada rural a la comarca gateña en verano, podrán disfrutar de refrescantes baños en cualquiera de los ríos que la salpican: Malavao, Erjas, Tralgas y Árrago. Y, sobre todo, no olvides probar su excelente aceite de oliva (con Denominación de Origen Gata-Hurdes), sus maravillosos quesos de cabra y sus exquisitas mieles.

Comarca de La Vera

La comarca de La Vera es el lugar que eligió Carlos V para pasar sus últimos días; de hecho, puedes recorrerla a partir de la Ruta del emperador Carlos V. En esta senda nos dejaremos seducir por pueblos como Pasarón de la Vera, declarado Conjunto Histórico por su arquitectura popular y el palacio de los Condes de Osorno; Jaraíz de la Vera, con la iglesia de Sta. María de Gracia (Bien de Interés Cultural) y el museo del Pimentón; Garganta la Olla; Yuste, con sus majestuoso bosque y su monasterio (Patrimonio Nacional); Jarandilla de la Vera, donde visitar el castillo de los Condes de Oropesa; Losar de la Vera, con sus extraños jardines; Villanueva de la Vera, cerca de la cascada del Diablo y la garganta de Alardos; y Madrigal de la Vera, con una magnífica piscina natural. Después de la larga excursión, un cuchifrito de cochinillo será lo mejor para reponer fuerzas.

Las Hurdes

Como colofón final, te proponemos la ruta que hizo Alfonso XIII para recorrer esta tierra de bosques y acequias salpicados de espectaculares saltos de agua. Partiendo del río Los Ángeles, podemos dar un tranquilo paseo por Las Hurdes. De parada obligatoria es Cambrón, con un centro de interpretación del Agua y el Medio Ambiente y unas vistas sensacionales. Desde allí, el visitante puede remontar el río Hurdano y recorrer piscinas naturales o meandros; descubrir la típica y encantadora arquitectura de la zona y probar un potaje de alubias con berzas.